WWF España - Para WWF, las negociaciones del G8 y del MEF avanzan, pero no lo suficiente

Para WWF, las negociaciones del G8 y del MEF avanzan, pero no lo suficiente



Publicado el 10 julio 2009  | 

L’Aquila, Italia, 10 de julio de 2009.- Las naciones ricas y pobres no han sido capaces de superar las divisiones y la desconfianza entre ellas durante el Foro de las Principales Economías (MEF) y la Cumbre del G8 y, a pesar de haber conseguido algún progreso, los líderes de las naciones ricas no han asumido su responsabilidad respecto al cambio climático, afirma WWF.

Ambas reuniones han tenido algunos resultados positivos, como acordar el objetivo de limitar el aumento de la temperatura media global a dos grados, condición minima para evitar los impactos más adversos del cambio climático. Pero también han sido decepcionantes por la falta de ambición en cuanto a los objetivos de reducción de emisiones y compromisos financieros firmes por parte de los países industrializados.

Kim Carstensen, Director de la Global Climate Initiative de WWF Internacional, declaró: "Todo se reduce al dinero. Los países ricos se están compadeciendo de los pobres pero siguen sin comprometerse a pagar su parte justa y esto no es ni suficiente ni justo”. Y continuó: "Los países ricos tienen que mostrar una verdadera empatía, un liderazgo real, compromisos financieros sólidos y no limitarse a afirmaciones reconfortantes.”

El MEF ha pedido a los ministros de economía que hagan sus contribuciones en la reunión del G20 en Pittsburg en septiembre. “Necesitamos que los ministros de economía propongan un nivel de compromiso que sea por lo menos tan ambicioso como el propuesto recientemente por Gordon Brown”, afirmó Carstensen.

Brown propuso invertir 100.000 millones de dólares al año en políticas de mitigación y adaptación. Para WWF, son necesarios más fondos hasta alcanzar los 160.000 millones de dólares anuales hasta 2017.

Según WWF, el hecho de que el MEF no haya logrado consensuar una reducción del 50% de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2050 es un signo de la desconfianza que existe entre los países desarrollados y en desarrollo.

Durante la reunión de las principales economías, que ha agrupado a los estados responsables de aproximadamente el 80 por ciento de las emisiones mundiales, algunos países industrializados intentaron culpar a las economías emergentes por no haber progresado suficientemente.

Según Kim Carstensen, “para poder lograr un compromiso, se tiene que dejar de jugar a culpar a la otra parte y en cambio adoptar compromisos responsables y creíbles por parte de los países industrializados.”

WWF apoya las declaraciones realizadas en el Foro de las Principales Economías abogando por un límite del calentamiento global de dos grados así como  por una duplicación de la financiación pública destinada a la investigación en tecnologías verdes.

Carstensen concluyó: “Existen signos de buena voluntad que, si se mantienen, podrían resultar en un consenso. Estamos convencidos de que es totalmente posible alcanzar un acuerdo en Copenhague.”


Comentarios

blog comments powered by Disqus