WWF denuncia el escándalo de las carreteras de Doñana | WWF España

WWF denuncia el escándalo de las carreteras de Doñana

Publicado el
08 marzo 2010
Muere un  lince atropellado, el cuarto ejemplar muerto en las mismas circunstancias en menos de un año

En la noche del sábado 6 de marzo, fue encontrado el cadáver de un joven macho de lince ibérico de 2 años de edad, de nombre Esturión, en la carretera que une las localidades de El Rocío con Matalascañas. Se trata del cuarto lince que muere atropellado en algo más de medio año. Los atropellos son la principal causa de mortalidad para la especie, y tienen lugar mayoritariamente en las mismas carreteras desde hace 20 años. La Junta de Andalucía no ha sido, sin embargo, capaz de poner freno a esta situación, sino que la fomenta. WWF solicitará el bloqueo de todo tipo de financiación a las infraestructuras en la zona de Doñana, hasta que el gobierno regional no plantee un plan global que solucione de forma definitiva esa situación.

Desde el comienzo de la presente década han muerto en Doñana 57 linces. 24 de los cuales, atropellados. El índice de mortalidad es, además, más alto en un serie de carreteras. La A-483 (Almonte-Matalascañas) es la que ostenta el triste record de muertes, con 8 animales desde el año 2.000. Una cifra exageradamente alta si tenemos en cuenta que el número total de linces en Doñana apenas supera el medio centenar.

Uno de cada cuatro linces atropellados en Doñana muere en esta carretera, y lo hace en uno de los tres tramos que coinciden con los principales corredores naturales que usan los animales para sus desplazamientos. Pese a que estos puntos negros son bien conocidos por la administración, todavía no se ha realizado ninguna actuación de calado en esta carretera, más allá de la variante de El Rocío, cuyo objetivo no es disminuir el impacto de esta infraestructura sobre la biodiversidad, sino regular el tráfico que acude a la aldea.

Para WWF, resulta inadmisible que la Junta de Andalucía no sea capaz de afrontar el problema con una visión de conjunto, y se limite a realizar pequeñas obras, como pasos de fauna o vallados de exclusión, que muestran repetidamente su ineficacia.

En los últimos 20 años no se ha eliminado un solo kilómetro de asfalto en el espacio natural, ni en su entorno próximo. Tampoco se ha aplicado una sola medida encaminada a reducir el número de vehículos privados que atraviesan el espacio. Todo lo contrario, las diferentes obras realizadas por la Junta tienen como objetivo favorecer y facilitar el uso del vehiculo privado. Dos buenos ejemplos de esta política de asfalto, absolutamente incompatible con la conservación de la biodiversidad, son la variante de El Rocío y el camino agrícola asfaltado Villamanrique-El Rocío.

Para Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España: “La situación de las carreteras en Doñana constituye un verdadero escándalo internacional” Y se pregunta: “¿Cuantos linces más tienen que morir atropellados para que la Junta de Andalucía tome conciencia del problema y entienda que no se pude seguir ahogando Doñana con más asfalto, ni con mas coches?. Del Olmo concluye: “Es necesario afrontar el problema de una forma valiente y decidida, desarrollando un plan de movilidad sostenible, que no esté diseñado siguiendo criterios políticos o intereses locales, sino que tenga como objetivo preservar la biodiversidad”.

Ante esta situación, WWF se dirigirá a las autoridades nacionales y europeas, exponiéndoles la gravedad del problema, y solicitando el bloqueo de cualquier tipo de financiación destinada a la creación o mejora de infraestructuras, hasta que la Junta de Andalucía no plantee un plan global que solucione de forma terminante esta situación.


Comentarios

blog comments powered by Disqus
Señal de precaución por tránsito de linces
© WWF España