WWF suspende a las CC.AA. en la lucha contra el veneno | WWF España

WWF suspende a las CC.AA. en la lucha contra el veneno

Publicado el
21 junio 2017
  • Castilla y León, País Vasco, Madrid, Canarias, Cantabria, Galicia, Valencia, Murcia, La Rioja y Extremadura,  por este orden, las peor valoradas por el Venenómetro
  • Andalucía lidera el ranking en la lucha contra el veneno realizado por WWF y es la única que aprueba, aunque disminuye su puntuación desde 2011 
El nuevo informe de WWF “Venenómetro 2016”, un análisis del trabajo de las 17 comunidades autónomas ante este grave problema, revela unos malos resultados demoledores en cuanto a la lucha contra el veneno en España. Según WWF, suspenden todas las regiones excepto Andalucía, y solo se acercan al aprobado Aragón y Cataluña. Además diez de las diecisiete CCAA están en la categoría inferior del ranking, la de “graves carencias”. WWF exige a las CCAA que cumplan con sus competencias en cuanto a la aplicación de la Ley reduciendo la alta impunidad  actual y al Gobierno que actualice la Estrategia Nacional de lucha contra el veneno y priorice este tema en su política ambiental

Con este Venenómetro, WWF denuncia la escasa prioridad política tanto a nivel autonómico como estatal que se está dando para solucionar el grave problema del veneno en el medio natural, lo que se traduce en el estancamiento detectado en aspectos clave como la investigación de los casos y la aplicación de la normativa. Esto es muy preocupante en ciertas comunidades, como Castilla-La Mancha y Extremadura, donde el veneno tiene especial gravedad debido a que albergan algunas de las principales poblaciones de las especies más afectadas, como el buitre negro, alimoche, milano real o águila imperial.

Por comunidades autónomas, Andalucía es la región mejor valorada en el Venenómero 2016, si bien disminuye su puntuación sensiblemente respecto a 2011, debido a la falta de aplicación de su  completa normativa contra el veneno. Vuelve a encabezar la clasificación gracias a su equipo humano especializado y profesional en la Estrategia Andaluza, seguida por Aragón y Cataluña, respectivamente, por sus avances en la aplicación de la Estrategia regional  y  por  los excelentes resultados del grupo de agentes rurales especializados en Lérida. A continuación se encuentra en el ranking un grupo intermedio “insatisfactorio”, formado por Castilla-La Mancha, Baleares, Navarra y Asturias, que muestra muchas deficiencias, excepto en algunos puntos concretos donde se ha producido algún avance significativo.

Las valoraciones más negativas son, por este orden, para las comunidades de Castilla y León, País Vasco, Madrid, Canarias, Cantabria, Galicia, Valencia, Murcia, La Rioja y Extremadura. Todas estas regiones presentan en diferente grado “graves carencias” en la lucha contra el veneno. Un caso muy particular es el de Castilla y León, que ocupó el segundo puesto del Venenómetro en 2011 y ahora cierra la clasificación con apenas 10 puntos. Esto se debe, principalmente, a la penalización por las tres campañas de envenenamiento con rodenticidas que ha llevado a cabo en 2012, 2014 y 2016.

A pesar de los alarmantes datos en la lucha contra el veneno, también se han dado algunos avances. Siete comunidades autónomas -la Comunidad Valenciana, Cantabria, Canarias, Cataluña, Navarra y Extremadura y la propia Castilla y León - han aprobado Estrategias o Planes de Acción de lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados, que se han sumado a las que ya disponían de Estrategias (Andalucía, Castilla-La Mancha y Aragón).  Esto, que supone un cierto avance, se ha visto limitado porque el grado de compromiso e implicación para cumplir lo establecido en los Planes es, en general, muy reducido.

Según estimaciones de WWF, los cebos envenenados habrían matado a 185.000 animales en España en el período 1992-2013, entre aves y mamíferos, muchos de ellos amenazados. Sin embargo, pese a que el uso ilegal  de cebos envenenados se cita de forma reiterada como tema prioritario en los Planes de recuperación de determinadas especies, como águila imperial, quebrantahuesos y oso pardo, y en Planes de conservación del buitre negro y milano real, entre otros, lo cierto es que no se logran progresos especialmente significativos en la lucha contra el veneno. Para WWF, esto se debe a que la solución del problema no se está planteando como una prioridad para las autoridades ambientales.

Para contribuir a solucionar este problema, WWF pide a la Administración General del Estado que actualice la Estrategia Nacional de lucha contra el veneno y endurezca  las sanciones  por tenencia o uso de veneno. Asimismo pide tanto a la Administración estatal como a las comunidades autónomas que impulsen medidas de sensibilización y de lucha contra el problema – por ejemplo, creando nuevas patrullas caninas -, y que mejoren los equipos  para la detección del veneno, como agentes de medio ambiente y SEPRONA.

Según Luis Suarez, Responsable del Programa de Especies  de WWF España: “Por desgracia, seis años después del último Venenómetro de WWF no vemos avances significativos en la lucha contra el veneno en España, pese a que se trata de uno de los mayores problemas de conservación de nuestra biodiversidad”.
Y exige: “Los responsables de las CCAA y del propio Ministerio tienen que convertir este tema en una prioridad máxima, para aplicar  y desarrollar las diferentes herramientas que permitan reducir la impunidad con la que se sigue cometiendo este delito. 

Comentarios

blog comments powered by Disqus
El buitre negro es una de las especies más sensibles a los cebos tóxicos, principal causa de mortalidad acutalmente.
© WWF/ Luis Suarez