España es el país europeo que peor protege su biodiversidad | WWF España

España es el país europeo que peor protege su biodiversidad



Publicado el 13 julio 2009   |  
Delta del Ebro
Delta del Ebro
© WWF
La UE ha invertido sólo  0,1% de su presupuesto en conservación de la naturaleza

España es uno de los países que peor conservan su biodiversidad, según el primer informe presentado hoy por la Comisión Europea, pues tan sólo el 1% de sus hábitats amenazados y el 12% de sus especies están bien conservados. Además, es el país de la UE25 que menos datos ha proporcionado, pues ni siquiera dispone de información para el 64% de  sus hábitats y para el 44% de las especies.   

Ni España ni la Unión Europea van a cumplir el objetivo de detener la pérdida de biodiversidad en 2010. Esto es lo que se deduce de los resultados de la primera revisión del estado de las especies y los hábitats amenazados, publicado hoy por la Comisión Europea. Para WWF, este fracaso refleja claramente la falta de voluntad política de los Estados Miembros y la falta de conocimiento sobre la biodiversidad y su importancia no sólo para nuestro medio ambiente, sino para la salud de nuestro sistema social  y económico.

Han pasado 17 años desde la aprobación de la Directiva Hábitats de la Unión Europea para la protección de los habitas y de las especies amenazadas de Europa. En su primer análisis, la Comisión Europea muestra que el 65% de los hábitats y el 52% de las especies europeas están en un estado de conservación malo o desfavorable, incrementándose el riesgo de extinción de la vida silvestre Europea.

Para WWF, la mala situación del patrimonio natural europeo no es una sorpresa. La Unión Europea y Estados Miembros como España no han logrado entender el valor real de la biodiversidad y han hecho caso omiso de su progresiva desaparición. En la última década, la Unión Europea no ha dejado de reducir las inversiones directas en protección de la naturaleza hasta un ridículo 0,1% de su presupuesto. Cada ciudadano europeo paga al año unos 235 euros a la Unión Europa, pero sólo 30 céntimos son usados para proteger nuestro patrimonio natural. Andreas Baumüller, Técnico de Biodiversidad de la Oficina de Política Europea de WWF, declaró: “Es tiempo de hacer cambios serios en la forma de tratar con la naturaleza o todos nosotros sufriremos las consecuencias económicas y los efectos de la salud de un entorno menos diverso y por tanto, menos resistente al cambio climático”

Décadas de agricultura intensiva y de pesca descontrolada han puesto a los recursos naturales de la Unión Europea en un estado crítico. En áreas dependientes de la agricultura, al menos el 80 por ciento de los hábitats están en un estado de conservación desfavorable. Esto es especialmente grave en España donde, según este informe, la principal amenaza para la biodiversidad son las malas prácticas agrícolas y forestales. Unos resultados igualmente negativos surgen de nuestros mares, donde casi el 90 por ciento de los de las poblaciones de peces comerciales están sobreexplotados y donde casi la tercera parte de las mismas están por encima de sus límites biológicos y no tienen la capacidad de recuperarse.

Además de los datos negativos de este informe, WWF está preocupado por la gran cantidad de especies y de hábitats que no han sido presentados por los Estados Miembros, lo que podría esconder una imagen casi peor del estado de los recursos naturales europeos. Esto es especialmente grave para España, pues es el país europeo que más desconocimiento tiene del estado de sus hábitats amenazados y el cuarto en especies. De hecho, España indica que desconoce el estado de especies que claramente están mal conservadas y que son bien conocidas, como es el caso del oso pardo cantábrico.

“Es una vergüenza que, a pesar de la obligación legal de recopilar información y de tomar las medidas apropiadas para la protección del medio ambiente, en países como España, más del 60% de los hábitats y del 40% de las especies están todavía en un estado desconocido y casi el resto están en un estado de conservación desfavorable. No se puede proteger lo que no se conoce.  Por lo tanto, los retrasos en la entrega de información así como la incorrección de la misma en países como España, deben implicar sanciones si queremos garantizar que se conserve la biodiversidad para las generaciones futuras”, concluyó Baumüller.

Desde 2001, cuando los jefes de Estado se comprometieron a “Frenar la pérdida de biodiversidad para  2010” la Comisión Europea y los Estados Miembros han hecho algunos progresos significativos con la creación de la red de áreas protegidas Natura 2000 que cubre el 17 % del territorio europeo. Sin embargo, WWF está preocupada sobre la falta de puesta en marcha y las apropiadas inversiones que hacen peligrar la efectividad de las leyes.

Para Luis Suárez, responsable del programa de Especies de WWF España “ Es urgente que el Ministerio lidere la conservación de la biodiversidad,  aprobando las Directrices de Conservación de la red Natura 2000 y asegurando suficientes recursos  económicos. Además, las Comunidades Autónomas deben aprobar los planes de recuperación de especies y los planes de gestión de los LIC y las ZEPA”. Y concluye: ”En España es imprescindible comenzar a integrar las políticas sectoriales en la conservación de la Biodiversidad. Por ejemplo, es inaceptable que el Plan de Infraestructuras del Estado (PEIT) no cuente con una evaluación de su afección sobre espacios protegidos cuando con un rápido análisis se puede comprobar que afectará de forma irreversible a 180 de estos espacios”.

Comentarios

blog comments powered by Disqus