WWF España - Indice Planeta Vivo
IPV banner / ©: WWF

Indice Planeta Vivo

IPV cifras / ©: WWF
IPV cifras
© WWF
Las poblaciones de vertebrados silvestres se han reducido a la mitad en los últimos 40 años.
El Índice Planeta Vivo (IPV), que mide las tendencias de miles de poblaciones de especies de vertebrados, presenta una disminución del 52 por ciento entre 1970 y 2010. Dicho de otra manera, el número de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces en todo el planeta es, en promedio, la mitad de lo que era hace 40 años.

Esta es una disminución muy superior a ediciones anteriores del IPV, debido a una mejora sustancial de la metodología que busca ser más representativa de la biodiversidad global.

La biodiversidad se está reduciendo tanto en las regiones templadas como en las tropicales, pero la disminución es mayor en el trópico.

Entre 1970 y 2010 se produjo una disminución del 32 por ciento en 6.569 poblaciones de las 1.606 especies en el IPV templado.

El IPV tropical muestra una reducción del 56 por ciento en 3.811 poblaciones de 1.638 especies durante el mismo período. América Latina presenta la disminución más dramática, una caída del 83 por ciento.

La pérdida de hábitats y la degradación y explotación debidas a la caza y la pesca, son las principales causas de esta disminución. El cambio climático es la siguiente principal amenaza común y es probable que ejerza mayor presión sobre las poblaciones en el futuro.

 / ©: WWF
Tigre indio
© WWF

SOS Biodiversidad

El estado de la biodiversidad mundial es alarmante: las poblaciones de vertebrados se han reducido a la mitad en los últimos 40 años.

A lo largo del siglo XX, el número de tigres ha descendido de 100.000 a 3.200 ejemplares.
Evolución del Indice Planeta Vivo / ©: WWF
Evolución del Indice Planeta Vivo
© WWF

 / ©: Jurgen Freund / WWF
En el año 2003 se habían perdido el 27% de los arrecifes de coral, según datos del Informe Planeta Vivo 2014.
© Jurgen Freund / WWF
Las especies terrestres disminuyeron un 39 por ciento entre 1970 y 2010, una tendencia que no presenta señas de disminuir. La pérdida de hábitats para dar espacio al uso humano de la tierra —especialmente para la agricultura, el desarrollo urbano y la producción de energía— sigue siendo una gran amenaza, agravada por la caza.

El IPV de las especies de agua dulce presenta una disminución promedio del 76 por ciento. Las principales amenazas a las especies de agua dulce son la pérdida y fragmentación de sus hábitats, la contaminación y las especies invasoras. Los cambios en los niveles de agua y la conectividad del sistema acuático, por ejemplo mediante el riego y las presas hidroeléctricas, están afectando gravemente a ríos y humedales.

Las especies marinas disminuyeron un 39 por ciento entre 1970 y 2010. Entre 1970 y mediados de la década de los 80 se experimentó la disminución más marcada, seguida por un período de estabilidad antes de experimentar el siguiente período de notable disminución. Los descensos más acentuados han sido en los trópicos y en el Océano Antártico. Entre las especies afectadas están las tortugas marinas, muchos tiburones y grandes aves marinas migratorias como el albatros viajero.