WWF denuncia que el furtivismo de rinocerontes se extiende por el sur de África



Publicado el 21 enero 2016  | 
Ligera disminución del furtivismo de rinocerontes en Sudáfrica

Sudáfrica acaba de anunciar que por primera vez desde 2007 la caza furtiva de rinocerontes se ha reducido, con un total de 1.175 ejemplares abatidos en 2015 frente a los 1.215 del año anterior. Para WWF, esta leve mejoría contrasta con el alarmante incremento del número de rinocerontes muertos en los países vecinos: al menos 130 en Namibia y Zimbabwe, lo que representa casi un incremento del 200% desde 2014. La organización recuerda que estos tres países africanos acogen casi el 95 por ciento del total de la población africana de rinocerontes.
 
"Después de siete años de aumento, la disminución en la tasa de caza furtiva de rinocerontes en Sudáfrica en 2015 es alentadora y es el resultado del liderazgo del gobierno y de los incansables esfuerzos de muchas personas comprometidas", dijo Carlos Drews, director del Programa Mundial de Especies de WWF. "Sin embargo, la tasa sigue siendo inaceptablemente alta -1.175 en 2015 - y el aumento de los niveles de furtivismo en Namibia y Zimbabwe es alarmante”.
 
Mientras que los cazadores furtivos siguen actuando principalmente en Sudáfrica, cifras oficiales de Namibia y Zimbabwe sugieren que las redes delictivas están ampliando su alcance a través de la región y extendiéndose a zonas anteriormente seguras para los rinocerontes. En Namibia fueron abatidos 80 rinocerontes a manos de furtivos en 2015 - frente a los 25 en 2014 y sólo cuatro en 2013. En Zimbabwe, 50 animales fueron asesinados - más del doble que el año anterior.
 
"Necesitamos de forma urgente coordinar los esfuerzos internacionales de la policía y otras entidades para combatir las organizaciones criminales organizadas de tráfico de cuernos de rinoceronte en todo el sur de África y más allá", dijo Jo Shaw, Director del Programa de rinocerontes de WWF Sudáfrica. "Los países más importantes de este tráfico ilegal y consumidores, como Mozambique y Vietnam, deben actuar de forma urgente para detener el tráfico ilegal y la venta de productos provenientes de la fauna salvaje”.
 
La semana pasada, el Comité Permanente de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) determinó que Mozambique y Vietnam deben informar antes del 30 de junio sobre las acciones que van a realizar para detener los crímenes contra los rinocerontes, lo que incluye la mejora de los procesamientos y el uso de técnicas de investigación especializadas para destapar las redes de tráfico ilegal.
 
Estas cifras de caza furtiva se anuncian justo un día después de que el Tribunal Superior de Sudáfrica desestimara la solicitud del Gobierno de apelar un fallo anterior de levantar la moratoria sobre la venta nacional de cuernos de rinoceronte.
 
"La reapertura del comercio nacional de cuerno de rinoceronte iría contra la convención CITES, que insta a todas las Partes a que adopten y apliquen leyes y controles, incluidas las restricciones y sanciones comerciales internas, encaminadas a reducir el comercio ilegal de cuernos de rinoceronte", dijo Drews. "Esta reapertura también haría aún más difícil a los agentes encargados de hacer cumplir la ley, ya sobrecargados, de hacer frente al comercio de cuerno de rinoceronte".
 
WWF destaca que detener la caza furtiva de rinocerontes no es sólo cuestión de cumplir la ley, sino que  también requiere la participación de las comunidades locales alrededor de las áreas protegidas.  "La actuación de bandas criminales en estas comunidades no sólo amenaza los rinocerontes, sino que también ponen en peligro la seguridad y el desarrollo sostenible de las personas que viven ahí", dijo Shaw. “Las comunidades locales pueden ayudar a combatir el crimen contra la vida salvaje, pero sólo si se ven a sí mismos como socios activos en la conservación con una participación real en la protección de la fauna y no meros peones en una pelea entre los agentes del orden y los criminales internacionales".
Rinoceronte
Rinoceronte
© Martin Harvey / WWF Ampliar

Comentarios

blog comments powered by Disqus