El robo del agua en Doñana | WWF España

Un humedal sin agua no es un humedal. El aporte de agua a Doñana se ha reducido un 80%

Doñana es lo que es gracias al agua, pero el agua se está agotando: el aporte de agua a Doñana se ha reducido un 80%.

Declarada Patrimonio de la Humanidad UNESCO y uno de los humedales más importantes del mundo el acuífero, se seca poco a poco por la sobreexplotación agrícola que asedia el entorno del Parque; los arroyos ya casi no llevan agua. 

FIRMA PARA EVITARLO

El crecimiento descontrolado de la agricultura intensiva nos ha llevado a esta situación. 

​En WWF ponemos los medios técnicos y humanos necesarios para controlar y denunciar esta actividad ilegal: vigilamos de forma continua la situación alrededor de Doñana, sobre el terreno y utilizando imágenes por satélite, para controlar y denunciar el aumento de la agricultura ilegal. 

Gracias a las imágenes que hemos tomado con un dron no hay espacio a la duda: las balsas de riego, en su mayoría ilegales roban el agua ante la mirada de todo el que quiera verlo. 

La lucha contra el riego ilegal en Doñana necesita la aplicación estricta y urgente del Plan Especial 

Para intentar poner orden en el caos de cultivos que rodean Doñana, la Junta de Andalucía aprobó en 2014 – tras siete años de trabajo y con el consenso de los agricultores- el llamado “Plan de la Fresa” o “Plan Especial” (Plan Especial de ordenación de las zonas de regadíos ubicadas al norte de la Corona Forestal de Doñana).

Casi tres años después de su aprobación, el Plan sigue sin aplicarse y la superficie de regadío en la zona no deja de crecer.

Los datos: 

  • Más de 1.000 pozos ilegales.
  • Hasta 2015, la superficie total ocupada por cultivos de regadío (tanto legales como ilegales) en el ámbito del Plan Especial era de 11.023,7 hectáreas. Más de 3.000 hectáreas de cultivos ilegales (1.680 hectáreas aparecen entre 2004 y 2015, siendo 2004 es el año en el que se puso fin –sobre el papel- al crecimiento descontrolado de la agricultura de regadío en el entorno de Doñana)
  • El último análisis de imágenes por satélite, que hemos realizado en la zona, revela la aparición de 251,9 nuevas hectáreas de regadíos en los últimos dos años, casi 2.000 desde 2004. Todas ellas se han plantado fuera de los suelos clasificados como “regables” por el Plan Especial y 160 hectáreas están en zonas ambientalmente sensibles (zona A de protección de los recursos naturales, zonas clasificadas como corredores ecológicos por el Plan Especial, o montes públicos). 

ACCEDE A LOS DATOS EN DETALLE (FORMATO PDF) 

Súmate a la campaña de protección de nuestro Patrimonio común: Doñana

Hemos puesto en marcha una campaña internacional de recogida de firmas para presionar a las instituciones implicadas y frenar esta actividad ilegal.

En esta galería de imágenes ilustramos la agricultura intensiva de regadío en el entorno del Parque de Doñana:

"Salvar Doñana significa mantenerla con agua" 

Carmen Díaz Paniagua, investigadora de la Estación Biológica de Doñana, está tan cómoda en las lagunas y humedales de Doñana como las ranas o gallipatos que lleva toda la vida estudiando. En los últimos años, sus estudios han detectado que las lagunas de Doñana están secándose por el uso insostenible de agua en la agricultura y el desarrollo urbanístico, especialmente de la cercana Matalascañas.

Contenido relacionado