No es una fábrica | WWF España

EL CAMPO NO ES UNA FÁBRICA. ¡ACTÚA!

©: WWF

Firma por una Política Agraria Común respetuosa con la gente y la naturaleza

Aunque sea una gran desconocida para la mayoría de la sociedad, la Política Agraria Común (PAC) condiciona las decisiones diarias de aquellos que producen lo que comemos y cuenta con gran parte del presupuesto público de la Unión Europea, hasta 58.000 millones de euros cada año. Además de influir en lo que comemos y en nuestra salud, tiene un impacto directo en la biodiversidad, en los paisajes, en el agua, el suelo y el clima. 

El sistema agroalimentario que promueve la PAC no es bueno ni para las personas, ni para el planeta, ni para la inmensa mayoría de agricultores y ganaderos. La PAC actual está fomentando que el campo se convierta en una fábrica y se vacíe de gente y de vida. El resultado es la degradación del medio ambiente, y el imparable abandono del mundo rural. 

Pero ahora tenemos una gran oportunidad para cambiar esta situación. La Comisión Europea ha iniciado un proceso para reforma la PAC, y ha abierto una consulta pública para preguntar a la sociedad cómo quiere que sea el futuro de esta política tan vital. Firmando abajo puedes enviar tu opinión a la Comisión Europea, para que sepan que queremos un sistema agroalimentario que sea bueno para las personas, la naturaleza y la mayoría de agricultores y ganaderos. ¡Sólo hasta el 2 de mayo!

La PAC destina tu dinero a un sistema agroalimentario insostenible e injusto

La Política Agraria Común, tal y como está planteada, destina la mayor parte de los fondos públicos a la agricultura industrial, la más intensiva e insostenible. España recibe cada año más de 7.000 millones de euros al año en ayudas de la PAC para la agricultura y la ganadería... ¿Dónde va ese dinero, tu dinero?

  • El 20% de los beneficiarios recibe el 80% de las ayudas.
  • Quién contamina, cobra: gran parte de las ayudas se concentran en las zonas con mayor contaminación y sobreexplotación del agua.
  • Los agricultores y ganaderos que producen de forma más respetuosa con la biodiversidad, y que cuidan paisajes como las dehesas o los olivares de alto valor natural, apenas reciben apoyo. 
  • La PAC margina también a los pequeños y medianos agricultores y ganaderos, forzando al abandono de quienes no quieren convertir sus campos en una fábrica.
  • La PAC destina más ayudas a cultivos súper intensivos, con un uso elevado de agroquímicos (plaguicidas, fertilizantes...)

Tienes hasta el 2 de mayo para cambiar esta situación, y que se escuche tu voz en la reforma de la PAC. Para que tu dinero se invierta en conservar un campo vivo y producir alimentos saludables y de calidad, respetando a las personas y a la naturaleza. 

Descubre más sobre la PAC

Esta acción es parte de "Living Land", una campaña europea que pretende unir a organizaciones y personas concienciadas para lograr un cambio de raíz en la PAC. En España, la campaña está coordinada por SEO/BirdLife y WWF.