Oso Polar | WWF España

Un icono del dramático avance del cambio climático

Clasificada como una especie en peligro de extinción, el oso polar podría desaparecer en el próximo siglo, si continúa la tendencia actual de calentamiento en el Ártico. 

CONOCE LA ESPECIE

Principales características 

  • Ursus maritimus
  • Pesan entre 352 - 680 kg y miden entre 2 y 3 metros
  • Los osos polares que tienen acceso continuo al hielo marino son capaces de cazar durante todo el año. Sin embargo, en aquellas áreas donde el hielo se derrite completamente cada verano, los osos se ven obligados a pasar varios meses en tierra, donde se concentran en pequeñas superficies y dónde la dificultad para conseguir alimento los lleva a una situacion crítica.
  • Está en lo más alto de la cadena alimentaria en el Ártico, y supone un gran indicador del estado de salud de sus ecosistemas. 

Hábitat

Los osos polares viven en las aguas cubiertas de hielo del Ártico.
  • Se encuentran en Canadá (Manitoba, Terranova, Labrador, Nunavut, Territorios del Noroeste, Quebec, Territorio del Yukón, Ontario).
  • Groenlandia
  • Dinamarca,
  • Noruega (Svalbard y Jan Mayen) 
  • Federación Rusa (Rusia del Norte de Europa, Siberia, Chukotka, Sakha, Krasnoyarsk)
  • Estados Unidos (Alaska). 
  • Además, ocasionalmente llegan a Islandia
 
La población se divide en 19 unidades o subpoblaciones. De ellos, los últimos datos del grupo de especialistas en oso polar de la UICN muestran que tres de ellas están en declive y que hay un altísimo riesgo de pérdida debido al cambio climático. Entra en la web del grupo de especialistas en oso polar de la UICN y navega por el mapa dónde encontrarás información más detallada de cada área. 

 

Nivel de amenaza

Vulnerable” (datos de la UICN). 

La población de osos polares se estima entre 22.000 y 31.000 ejemplares en el mundo. 


La "Lista Roja de especies amenazadas", elaborada por la UICN (Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza), nos permite conocer el estado de la amenaza de las especies de animales y plantas en el mundo. 

 

 



Mapa IUCN de presencia de osos polares en el mundo


 

UNA ESPECIE AMENAZADA

Cambio climático = pérdida de hábitat y hambruna: 

El hielo marino del Ártico, del que depende para cazar focas, se está derritiendo, cada vez antes en primavera y se forma cada vez más tarde en otoño, por lo que los osos polares tienen que aguantar más tiempo sin comida. 

Durante más de 20 años el hielo marino de verano ha ido disminuyendo en tamaño y derritiéndose por períodos más largos de tiempo. Los osos deben moverse largas distancias para quedarse en las zonas heladas, que retroceden rápidamente. En la mayoría de las áreas, llegan a tierra cuando el hielo se derrite y dependen de las reservas de grasa hasta que el hielo vuelve a congelarse para volver a cazar. Algunos osos polares, especialmente en el sur de su área de distribución sufren de desnutrición, más aún las hembras con cachorros.

En este video, elaborado por Administración Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (la NOAA), se muestra cómo el hogar de los osos polares se deshace.

Hace décadas, la mayor parte de la capa de hielo del invierno del Ártico estaba formada por hielo grueso y perenne, hoy en día, el hielo más antiguo es raro. Esta animación registra la cantidad relativa de hielo de diferentes edades desde 1990 hasta principios de noviembre de 2016. El hielo estacional es el azul más oscuro. Hielo de 9 o más años es blanco: 

Conflictos con los seres humanos, contaminación industrial y explotación petrolera.

En el Ártico, la mayor parte del desarrollo industrial ha estado en pedazos de tierra relativamente pequeños. A medida que se va retirando el hielo marino del verano, un nuevo océano está emergiendo, lo que genera más oportunidades para el desarrollo industrial en mar y tierra. Por ejemplo, el negocio del gas y del petróleo está avanzando con la retirada del hielo. De igual forma que el tráfico de barcazas y buques de carga aumenta, también lo hacen el riesgo de derrames de petróleo y la perturbación humana a los osos polares.

La explotación, extracción y transporte de petróleo en el Ártico afectará sin remedio el hábitat de los osos polares: un derrame de petróleo afectaría a toda la cadena alimentaria, el ruido generado por las operaciones petroleras, así cómo el aumento de la navegación en el Ártico molesta a las poblaciones. 

Furtivismo:

Esta amenaza se da en la actualidad en menor medida.

El Acuerdo Internacional para la Conservación del Oso Polar (1973) puso fin a la caza comercial de esta especie. Sólo se permite su captura como medio de subsistencia para las comunidades locales, siempre que se realice con métodos tradicionales. Sin embargo, en países como Rusia existe una importante falta de regulación, control e información sobre su caza. 

© naturepl.com / Steven Kazlowski
© Florian Schulz / visionsofthewil

WWF POR LA CONSERVACIÓN DE LOS OSOS POLARES

La mejor manera de proteger los osos polares es frenando el cambio climático.

Desde WWF apoyamos la investigación sobre los efectos del cambio climático y mostramos el camino a seguir financiando investigaciones y análisis sobre energía alternativas e influímos a los gobiernos para reconocer y mitigar los efectos del cambio climático en los osos polares.

WWF apoya las investigaciones de campo para entender cómo el cambio climático afecta a los osos polares y desarrollar estrategias de adaptación.

Protegiendo las últimas áreas heladas del Ártico:

Apoyamos la identificación y protección de hábitats importantes de oso polar (áreas donde los osos alimentan en épocas estivales, dan a luz o son corredores naturales para sus desplazamientos...). Por ejemplo, impulsamos la creación de la Reserva Nacional de Vida Silvestre del Paso Polar en el Alto Ártico de Canadá y el Parque Ártico Ruso en la parte norte de la isla de Novaya Zemlya por encima de Rusia. También, hemos proporcionado un amplio apoyo financiero a la Reserva Natural de la Isla Wrangel, conocida como "vivero de osos polares" por su alta concentración de la especie. Logramos que la isla de Wrangel fuera incluída como lugar Patrimonio mundial de la UNESCO en 2004, y en 2012, conseguimos una extensión significativa de una zona de amortiguación marina alrededor de la isla de Wrangel y de su vecino más pequeño, isla de Herald.

Reducción del conflicto con las personas:

Para la mayor parte del mundo, el oso polar es un animal blanco y entrañable, pero para las personas que conviven con ellos, estos animales son grandes y peligrosos depredadores. Por tanto, mantener a los osos polares separados de la gente es mejor para todos, evitándo ataques a personas y matanzas de osos. Para ello, apoyamos poyectos comunitarios en Alaska y Rusia para prevenir encuentros potencialmente peligrosos entre osos polares y personas.

Los equipos locales de patrulla de osos polares ayudan a mantener las ciudades y los osos seguros. Una mejor iluminación en lugares públicos, cercas eléctricas, recipientes metálicos para guardar alimentos a prueba de osos y planes de alerta para cuando los osos entren en las comunidades ayudan a reducir conflictos. Reunimos a las comunidades del Ártico para compartir sus conocimientos sobre métodos eficaces de disuasión no letal (herramientas como el aerosol de pimienta). 

Monitorización de ejemplares: 

Actualmente, los científicos están controlando las condiciones y el movimiento de los osos en las regiones estadounidenses, canadienses y noruegas del Ártico con monitorización vía satélite. Trabajamos para entender el impacto que las diferentes amenazas, como el cambio climático y la expansión de la industria en el Ártico están teniendo sobre la especie.

Reducción de los impactos industriales: 

Ofrecemos experiencia técnica en prevención y respuesta de derrames de petróleo, y también nos oponemos al desarrollo de petróleo y gas en estas áreas de gran valor ecológico.

Para ayudar a los buques marítimos a mantenerse alejados de lugares ecológicamente frágiles, WWF está preparando mapas de sensibilidad para áreas del Ártico.

AYÚDANOS A CONSERVARLO

HAZTE SOCIO: Puedes hacerte socio de WWF colaborando con la cantidad y periodicidad que tú decidas. 

ADOPTA UN OSO POLAR: Si eres un enamorado de esta especie puedes hacer una adopción simbólica de un oso polar realizando una donación de 39€ en un único pago. Recibirás en tu domicilio (gastos de envío incluidos) un precioso peluche con información sobre la especie y su conservación y un certificado de adopción. Mucho más que un regalo para los más pequeños, un regalo para la naturaleza y para los niños del futuro, que podrán seguir conociendo al tigre como una especie que no sólo vive los libros. 

Los donativos y las cuotas de socios a favor de WWF, tienen una desgravación en la declaración de la renta del 50% (en los primeros 150 €) y el 27,5% en el resto.