Huella Ecológica | WWF España

 

NUESTROS IMPACTOS EN EL PLANETA YA SON VISIBLES 

La Huella Ecológica es la medida del impacto de las actividades humanas sobre la naturaleza, representada por la superficie necesaria para producir los recursos y aboserber los impactos de dicha actividad. Esta superficie suma la tierra productiva (o biocapacidad) necesaria para los cultivos, el pastoreo y el suelo urbanizado, zonas pesqueras y bosques   el área de bosque requerida para absorber las emisiones de CO2 de carbono que los océanos no pueden absorber. Tanto la biocapacidad como la Huella Ecológica se expresan en una misma unidad: hectáreas globales (hag). 


A través de la historia, la capacidad de la naturaleza para absorber el impacto del desarrollo humano ha tenido límites. En tiempos pasados, la contaminación y otras presiones desembocaron, sobre todo, en el deterioro de los ambientes locales. Pero hoy, además, hemos forzado a escala planetaria los límites de la resiliencia de la naturaleza. 

 

NOS COMEMOS EL PLANETA: NUESTRA DEMANDA DE RECURSOS NECESITA DE MÁS DE UN PLANETA Y MEDIO PARA SATISFACERSE

El estudio incluye los datos más actualizados de la Huella revelando que, para satisfacer sus necesidades actuales, la humanidad está consumiendo una cantidad de recursos naturales equivalente a 1,6 Planetas. De seguir así, en 2020 se necesitarían 1,75 Planetas, y 2,5 Planetas en 2050.

Para contrarrestar esta tendencia, hay que mejorar de forma urgente la manera en que producimos, escogemos y consumimos los recursos, sobre todo en los campos de la alimentación y la energía.

© Tom van Limpt/Hollandse Hoogte/laif

EL IMPACTO DE CÓMO PRODUCIMOS Y CÓMO COMEMOS

Los datos del informe demuestran que el sistema alimentario actual es insostenible. Casi el 80% de los terrenos agrícolas se destina al ganado para producir carne y lácteos; y sin embargo, estos productos animales suministran apenas el 33% de las proteínas que consumen los seres humanos en el mundo.

La agricultura ocupa el 34% del área de tierra del Planeta, es responsable del 69% de las extracciones de agua dulce y, junto con el resto del sistema alimentario, genera casi la tercera parte de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Y la mayor de las contradicciones: mientras que 759 millones padecen desnutrición, la cifra de personas con sobrepeso ascendió a 1.900 millones.

© Graham Eaton / naturepl.com

LAS RENOVABLES YA SON PRESENTE, PERO AÚN ESTAMOS MUY LEJOS DE LA REDUCCIÓN DE EMISIONES NECESARIAS PARA FRENAR EL CALENTAMIENTO GLOBAL

En cuanto al uso de la energía, aunque ya estamos ante un proceso imparable de transición energética tras los Acuerdos de París, hay que insistir en la necesidad de apostar por el ahorro, la eficiencia y las renovables como único modelo para luchar contra el cambio climático.

LAS SOCIEDADES MODERNAS SE BASAN EN UN MODELO DE COMBUSTIBLES FÓSILES

 

En el gráfico vemos como, con independencia del nivel de ingresos, los países están siguiendo a diferente ritmo, un patrón de desarrollo similar, caracterizado por la transición de las economías agrarias (basadas en la biomasa) a las industrializadas (basadas en los combustibles fósiles).

LA HUELLA ECOLÓGICA POR PAÍSES

Según el estudio, los países con más Huella Ecológica total son China, EEUU e India, mientras que los que tienen una Huella Ecológica superior per capita son Luxemburgo, Australia y EEUU.

España ocupa el puesto 22 del ranking mundial de la Huella Ecológica. 

Desde 2007, la Huella Ecológica nacional ha disminuido. Los expertos señalan como principal causa la crisis económica, que ha generado un descenso de todos los componentes de la Huella, especialmente la de carbono y cultivos. Aun así nuestro país sigue consumiendo más recursos de los que puede producir. De hecho, España necesitaría casi 3 países como el nuestro para satisfacer sus demandas.

 

 

DESCARGAR INFORME