Aznalcóllar y El Corredor Verde

La catástrofe de Aznalcóllar

 / ©: WWF
El 25 de abril de 2008, se cumplió el Décimo Aniversario de la catástrofe de Aznalcóllar
© WWF
La noche del 25 de abril de 1998 se recuerda en Doñana como la fecha de la mayor catástrofe ambiental que ha sufrido este espacio natural a lo largo de su historia.
A 60 Kms de Doñana, en el pueblo sevillano de Aznalcóllar, se rompían y caían casi cincuenta metros del muro de contención de una balsa de decantación, que se usaba para los residuos de piritas de las Minas de Aznalcóllar, propiedad de la empresa sueco-canadiense Boliden Apirsa S.L.

La rotura produjo de forma inmediata el vertido al río Agrio y al Guadiamar de dos mil millones de litros de lodos, con alto contenido en elementos metálicos procedentes del proceso de flotación de la pirita, y otros cuatro mil millones de aguas ácidas cargadas de metales pesados en disolución.

El vertido afectó a un tramo de 62 kilómetros de longitud de la cuenca del río Guadiamar, con una anchura variable de entre 500 y 1000 metros, desde Aznalcóllar hasta Entremuros, en el límite con el Parque Nacional de Doñana, donde quedó retenido casi la totalidad del vertido por una serie de muros de contención.
 / ©: WWF/Adena
Protesta contra la contaminación en Doñana
© WWF/Adena
El vertido acababa a su paso con la vida en el cauce del río, afectando a flora, fauna piscícola, cangrejos, anfibios y otra fauna acuática, viéndose también dañadas varias colonias de aves, donde los nidos fueron arrastrados por el agua.

WWF pidió entonces la urgente retirada de los lodos y la restauración del Guadiamar. Lo primero comenzó a llevarse a cabo a través de un Plan de Medidas Urgentes. Posteriormente se ejecutó un proyecto de restauración de la cuenca del río y sus ecosistemas, en el cual WWF participó aportando ideas y propuestas de regeneración de ríos y cauces. El 22 de abril de 2003, una vez finalizadas las principales actuaciones, el Corredor Verde del Guadiamar entró a formar parte de la Red de Espacios Protegidos, con la categoría de Paisaje Protegido.

Esto no significa que la catástrofe de Aznalcóllar haya finalizado, puesto que aun quedan diversas cuestiones pendientes, para las que WWF tiene una serie de propuestas con el objetivo de mejorar la situación ambiental del espacio natural y el entorno minero:
  • La finalización de la restauración ambiental del área minera de Aznalcóllar.
  • La ampliación del Corredor Verde hacia el norte (Sierra Morena).
  • La ordenación del territorio de la cuenca y el control de la presión urbanística    entorno al Corredor Verde.
  • La realización de un plan de desarrollo económico y social, con la participación de los Ayuntamientos y agentes sociales, basado en los principios de la sostenibilidad para el área de influencia del Corredor Verde.


Más Información:

Junta de Andalucía