WWF España - El "retrato" de los pequeños linces de Montes de Toledo

El "retrato" de los pequeños linces de Montes de Toledo



Publicado el 25 septiembre 2016  | 
Esta primavera, los compañeros del LIFE+ Iberlince encargados del seguimiento de los felinos reintroducidos en los Montes de Toledo nos dieron la alegría. ¡Kuna, una de las hembras liberadas, había tenido cuatro cachorros! En junio, nos ayudasteis a ponerles nombre –Naia, Nubara, Neo y Nieve- pero aún faltaba hacer algo clave: decidir, a la vista de las fotos de cámara trampa (el método menos intrusivo de seguimiento), quién era quién, o sea, identificar y adjudicar los nombres a cada uno de los cachorros. Los compañeros del LIFE+ Iberlince -en este caso, los agentes forestales de la Junta de Castilla-la Mancha y los compañeros de la empresa FOMECAM- se pusieron manos a la obra...

Puede parecer sencillo, pero el asunto es muy complicado. Las manchas de cada lince son únicas, y cada lateral del mismo lince también es distinto, así que para tener el “retrato” de cada uno de los cachorros necesitamos una serie de fotos de cámara trampa en la que el pequeño lince se dé la vuelta y muestre claramente sus dos flancos, sus dos perfiles.

De ahí la complicación: los pequeños linces no se quedan quietos para ayudarnos, y lo que tenemos para identificarlos es, básicamente, un montón de fotos con cachorros dando vueltas sin parar o cambiando de sitio, y muchas de ellas movidas o tomadas en un ángulo que no permite distinguir bien las manchas.



Con mucha paciencia, vamos identificando los diferentes flancos en las fotos, hasta tener cuatro diferentes para cada lado. Una vez tenemos claros los distintos laterales, sólo queda encontrar en las series de fotos algún momento en el que cada se vea bien los dos laterales del pequeño lince, y listo: ya tenemos el “retrato” de cada cachorro, que nos permitirá identificarlo para toda su vida en las fotos de cámara trampa.

Sólo queda determinar el sexo de cada cachorro, y para ello necesitamos que en esas mismas series se les vea la zona genital claramente (como podéis ver en el caso de Neo y Nieve). Cuando los linces machos son pequeños, aun no tienen los testículos muy desarrollados, por lo que estos no se ven claramente en fotos de costado como con los linces adultos. Si la foto es buena, veremos dos puntos negros muy juntos en el caso de las hembras (como podéis observar en la foto de Naia). Los machos muestran dos puntos negros separados por un espacio mayor, los testículos, aunque a veces podría parecer que estos tuvieran tres puntos oscuros.

Estas “tareas de reconocimiento” nos llevan mucho tiempo –viendo miles y miles de fotos- a quiénes trabajamos con el lince ibérico, pero sin duda es una tarea fundamental en los esfuerzos para conservar a esta especie única en el mundo. 

Adopta un lince ibérico hoy y ayúdanos a seguir luchando por su futuro

Foto de cámara trampa de Neo, uno de los cuatro cachorros de la lince Kuna nacidos en la primavera de 2016 en los Montes de Toledo
© Fomecam / Junta de Castilla-La Mancha / LIFE+ Iberlince Ampliar

Comentarios

blog comments powered by Disqus