WWF salva en el Tribunal Supremo la marisma de Las Aletas en Cádiz | WWF España

WWF salva en el Tribunal Supremo la marisma de Las Aletas en Cádiz

Publicado el
04 abril 2017
Diez años de lucha en los tribunales han dado sus frutos. El Tribunal Supremo ha dado la razón a WWF y ha tumbado el plan del Gobierno y la Junta de Andalucía para construir un polígono industrial en la marisma de Las Aletas (Cádiz), preservando así un patrimonio ecológico de toda la sociedad. Es la segunda vez, tras 2009, que el Tribunal Supremo anula a instancias de WWF este proyecto que hubiese destruido de forma irreversible esta franja costera de alto valor ecológico. WWF celebra esta victoria y pide al Gobierno central y la Junta de Andalucía que renuncien definitivamente al polígono de Las Aletas, un ejemplo de los proyectos faraónicos del pasado que han endeudado a nuestra sociedad a costa de destruir la naturaleza.

La sentencia del Alto Tribunal tumba el acuerdo del Consejo de Ministros de febrero de 2015, con el que el Gobierno intentaba sortear otro revés judicial del año 2009 –en el que el Supremo también dio la razón a WWF- para destruir la marisma de Las Aletas y construir un gran polígono industrial en esta zona de la Bahía de Cádiz. 

La sentencia del Tribunal Supremo es muy clara: el dominio público marítimo-terrestre sólo puede ocuparse por actividades que no puedan ubicarse en otro lugar, como un puerto, y no por razones de interés o conveniencia como en el caso de las instalaciones industriales, logísticas y empresariales de Las Aletas. 

WWF lleva desde 2007 peleando en los tribunales frente al Gobierno central y la Junta de Andalucía para frenar este proyecto, que para la organización se trataba de un ejemplo paradigmático de la destrucción de nuestras costas. WWF siempre ha defendido que hay alternativas al desarrollo y la generación de empleo en la zona que no implicarían acabar con una marisma y un gasto injustificable de dinero público. En la zona hay 27 polígonos industriales con espacio, e incluso hay algunos de nueva construcción que están prácticamente vacíos, como el de Chiclana y Puerto Real. En un informe sobre transporte marítimo, el Tribunal de Cuentas de la UE consideraba un despilfarro injustificable seguir financiando con fondos públicos ampliaciones en puertos vecinos, que luego acaban con infraestructuras infrautilizadas o directamente abandonadas. 

Además, como se ha mostrado con crudeza este invierno con los daños sufridos en el litoral por temporales, en el contexto del cambio climático no tiene sentido ocupar el espacio costero con construcciones. En todo el mundo se está empezando a valorar a los ecosistemas costeros, como las marismas, por ser la barrera más eficaz y barata frente a los temporales y la subida del nivel del mar. 

“Las Aletas era un ejemplo paradigmático de los proyectos faraónicos del pasado que con la promesa de un falso desarrollo han vaciado las arcas públicas, destruido espacios naturales y dejado esqueletos de hormigón por toda España. Proyectos como el aeropuerto de Castellón, o la ciudad del Medio Ambiente de Soria, que la sociedad ya no está dispuesta a tolerar”, ha declarado el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo. “Ahora el Gobierno y la Junta de Andalucía deben dejar de prometer lo imposible al pueblo de Cádiz, invertir en restaurar la marisma en vez de en destruirla e incluir Las Aletas dentro del Parque Natural de la Bahía de Cádiz.” 

 

Comentarios

blog comments powered by Disqus
La marisma de las Aletas, un espacio de gran valor ecológico en la costa gaditana salvado del hormigón
© Juan Carlos del Olmo / WWF