Los recortes amenazan 25 años de protección en las Reservas Marinas de nuestro país | WWF España

Los recortes amenazan 25 años de protección en las Reservas Marinas de nuestro país

Publicado el
23 mayo 2012
Las partidas presupuestarias dedicadas a la gestión de estos espacios han pasado de 5,1 a 3,4 millones de euros

Las reservas marinas en España son también víctimas de los recortes presupuestarios que están afectando a su vigilancia y seguimiento científico. WWF muestra su preocupación por la situación y alerta de que los recortes no deben, en ningún caso, disminuir la protección de estos espacios.

Según WWF, este problema ya afecta de forma drástica a 10 de las 25 reservas marinas de interés pesquero gestionadas por el MAGRAMA o conjuntamente con las CCAA. Otros ejemplos son las reservas marinas cogestionadas por los pescadores, como las de Os Miñarzos o Cedeira, dependientes de la Xunta de Galicia, que están sufriendo igualmente este problema, a pesar de haberse convertido en un referente internacional.

En estos espacios las partidas dedicadas a la vigilancia, el mantenimiento y el seguimiento científico han pasado de 5,1 millones de euros a 3,4 millones durante esta legislatura. Sin embargo, el Ministerio asegura que garantizará una vigilancia adecuada. Ante esta situación, WWF considera positivo la integración de los diferentes cuerpos de la administración (guardia civil, guardapescas, inspectores de pesca, inspectores de medio ambiente, etc) en la protección de las reservas marinas, y pide, por eficacia, que esta medida se siga aplicando en el futuro.

Cabe recordar que en 2011 se celebró el 25º aniversario de la declaración de la primera Reserva Marina del país, Tabarca (Alicante). Desde entonces se ha concedido este mismo estatus de protección a otros 24 espacios marinos. Las reservas marinas tienen una extensa tradición de protección de los recursos pesqueros y los hábitats marinos. De hecho, obedecen a un largo proceso que ha durado treinta años y cuyos beneficios podrían desaparecer en pocos meses.

WWF insiste en que los efectos positivos de la protección son múltiples y así lo ha corroborado la ciencia, siendo las reservas marinas españolas un referente a escala europea. No en vano, estos espacios son ejemplo de cómo la conservación y el uso de los recursos no solo se limita a que las especies pesqueras de interés comercial aumenten de talla, sean más abundantes o se extiendan más allá de los límites de las reservas, sino que asegura los beneficios pesqueros.

Asimismo, también ha fomentando la economía local de las comunidades costeras cercanas y ha garantizado una mejor calidad de las aguas, lo que se ha traducido en un valor añadido que atrae al turismo interesado en disfrutar de un entorno marino bien conservado y con productos de calidad.

Óscar Esparza, Experto en Áreas Marinas Protegidas de WWF, subraya: “La ausencia de vigilancia está generando ya diferentes problemas. De un lado, está creando conflictos sociales por el acceso a estos espacios y a sus recursos. De otro, está aumentando el furtivismo, lo que supone una amenaza para el sector artesanal y para la economía local, ya que fomenta el mercado negro”. Y concluye: “No creemos que las reservas marinas sean las partidas presupuestarias en las que deba hacerse un recorte tan drástico, por los beneficios que comportan. Por otra parte, con pequeñas modificaciones de otras partidas del Fondo Europeo de Pesca (FEP) se podría asegurar el futuro de estos espacios sin sobresaltos.”.

Comentarios

blog comments powered by Disqus