WWF exige la paralización de la tala de un abetal protegido en el Pirineo de Huesca | WWF España

WWF exige la paralización de la tala de un abetal protegido en el Pirineo de Huesca

Publicado el
25 agosto 2016
La organización WWF ha escrito al Gobierno de Aragón para demandar la paralización de una tala masiva en el abetal de Laspuña, en el Pirineo de Huesca, un bosque protegido como parte de la Red Natura 2000 de la Unión Europea. Como han denunciado diversas organizaciones locales, como la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos o Fondo Natural, la tala –realizada, supuestamente, para combatir una plaga de muérdago- se ha producido sin una evaluación previa del impacto ambiental, como obliga la Directiva Hábitats en casos como éste.

“Es inadmisible que se realice una tala destructiva como ésta en una zona protegida sin evaluación de impacto ambiental. Se trata de un bosque de alto valor natural, con presencia de especies protegidas como el pito negro, que necesita árboles maduros y anchos para anidar como los que están siendo talados”, ha asegurado la coordinadora de Red Natura 2000 en WWF España, Gema Rodríguez.

Para WWF, el Gobierno de Aragón está utilizando una plaga de muérdago como excusa para realizar un aprovechamiento que principalmente tiene objetivos económicos, causando importantes daños sobre el suelo, fauna y flora de este espacio protegido. Según han denunciado las organizaciones locales, se están talando principalmente los árboles grandes y menos afectados por el muérdago, mientras se han dejado en pie los más delgados, infectados de muérdago pero con poco valor comercial. Y todo ello, sin que ni siquiera exista consenso científico-técnico sobre cómo tratar eficazmente esta plaga.

“La excusa de una plaga para realizar una tala salvaje de abetos en una zona protegida es la misma que está utilizando el Gobierno polaco en el mítico bosque de Bialowieza”, ha dicho Rodríguez.

Las organizaciones locales temen que esta primera tala intensiva en Laspuña sea la antesala de otras, en abetales del Prepirineo y las Sierras Exteriores de Huesca también afectados por el muérdago, como Villanua y Castiello de Jaca, Lasieso y Biescas, o en la Sierra de Guara.

“Con esta tala, e ignorando las reivindicaciones de las organizaciones ambientales, el Gobierno de Aragón demuestra muy poco compromiso con la conservación de la naturaleza, de sus bosques y sus espacios protegidos”, ha concluido.

Aragón es una de las dos únicas comunidades autónomas que no ha aprobado todavía ningún plan de gestión de sus espacios de la Red Natura 2000. 

La Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos ha iniciado una recogida de firmas para detener la tala - puedes firmar aquí

Comentarios

blog comments powered by Disqus