Los tigres salvajes volverán a rugir en Kazajistán tras 70 años de ausencia | WWF España

Los tigres salvajes volverán a rugir en Kazajistán tras 70 años de ausencia

Publicado el
08 septiembre 2017

Los tigres salvajes volverán a pisar las tierras de Kazajistán, en Asia Central, un país donde se extinguieron hace 70 años por la persecución humana. La República de Kazajistán ha firmado hoy un acuerdo con WWF para implementar un plan conjunto de reintroducción, que devuelva a los tigres a sus territorios históricos en la región de Ili-Balkhash.

Son muy buenas noticias para impulsar el llamado "Tx2": la meta que se pusieron los países donde viven tigres en libertad, y en la que trabaja WWF, para duplicar el número de tigres salvajes en 2022. El número de tigres a nivel global ha pasado de 3.200 individuos en 2010 a 3.890 en la actualidad, una tendencia positiva a la que ahora se suma la iniciativa de Kazajistán.  

Los tigres llegaron a habitar prácticamente toda Asia, desde el sudeste asiático hasta la moderna Turquía. Pero a lo largo del siglo XX la especie perdió más del 90% de su área de distribución, incluida toda Asia Central. Los tigres desaparecieron por completo de la región en los años 70, víctimas del furtivismo, la caza masiva de sus presas, y la destrucción de los humedales y bosques de ribera donde vivían. 
 

Si la iniciativa anunciada por Kazajistán y WWF tiene éxito, será el primer país del mundo que devuelve a los tigres salvajes a una región donde habían desaparecido por completo. Hasta ahora, sólo se ha logrado la reintroducción de tigres dentro de las fronteras nacionales y en áreas ya habitadas por la especie. 

Todos son ventajas. Recuperar al tigre supone la obligada conservación y recuperación de hábitats y de otras especies, también desaparecidas de la zona 

El programa de reintroducción del tigre supondrá además la restauración de inmensos bosques de ribera y humedales, para dar espacio a la especie. En tan sólo unos meses, el 1 de enero de 2018, el Gobierno de Kazajstán establecerá una nueva reserva natural en el suroeste de Ili-Balkhash, con el fin de restaurar este hábitat adyacente al Lago Balkhash.

Además, esta restauración, incluirá la protección de la fauna silvestre existente y la reintroducción de nuevas especies que sirvan de alimento al tigre. El kulan (burro salvaje) y el ciervo bactriano, ya extinguidos en Kazajstán debido a la caza furtiva y la pérdida de hábitat, serán algunas de las presas reintroducidas para habitar de nuevo esta área.

Por último, este plan ayudará a proteger el Lago Balkhash -uno de los lagos más grandes de Asia y una importante fuente de agua en la cuenca del río Ili. El objetivo es evitar que repita el destino del Mar de Aral, el cuarto lago del mundo hasta que la actividad humana secó el 90% de su superficie.
 
La iniciativa es el fruto de años de colaboración entre WWF Rusia, la República de Kazajstán y expertos en conservación que han culminado en esta gran noticia.  Juntos, identificamos Ili-Balkhash como el mejor territorio para el regreso de los tigres salvajes.



De momento, esto es un paso de gigante, pero la verdadera alegria llegará cuándo el tigre se asiente en la zona prevista para ello. El equipo de WWF sabe todo el trabajo que hará falta para que esto se convierta en una realidad, y los tigres vuelvan a rugir en sus territorios históricos. 

"Tenemos que aumentar nuestros esfuerzos para preparar la región para los tigres e involucrar a todas las partes para que esto suceda. Eso significa combatir la caza furtiva y las actividades ilegales, tener guardabosques bien entrenados y equipados, poblaciones de presas abundantes y comunidades locales comprometidas ", dice nuestra compañera Ekaterina Vorobyeva, directora del programa WWF-Rusia para Asia Central.
 
Únete a WWF y ayúdanos a proteger al tigre

Comentarios

blog comments powered by Disqus