Liberamos anguilas marcadas en el Mar Menor para investigar su comportamiento | WWF España

Liberamos anguilas marcadas en el Mar Menor para investigar su comportamiento

Publicado el
24 octubre 2018
ANSE y WWF reúnen en el Mar Menor esta semana a expertos en anguila europea con el objetivo de ahondar en la situación de la especie y debatir sobre la gestión de sus pesquerías. Esta mañana, las organizaciones han liberado en el Mar Menor anguilas marcadas para investigar su comportamiento, ya que sigue habiendo muchas lagunas sobre la especie que aún están sin resolver.

El Mar Menor se convierte esta semana en el centro neurálgico de expertos y gestores de anguila europea, que participan en una jornada sobre la especie organizada por ANSE y WWF. Durante varios días, investigadores, pescadores, ONG, gestores de pesquerías, entre otros, se reúnen en San Pedro del Pinatar para poner luz sobre este pez con el fin de conocerlo mejor y apoyar su recuperación en el sureste peninsular.

Durante la mañana de hoy, representantes de los grupos políticos en la Asamblea Regional de Murcia, y la presidenta de la Cámara han participado, junto a representantes de los pescadores y técnicos de ANSE y WWF, en la liberación de medio centenar de anguilas marcadas para su estudio desde el catamarán solar y el velero Else.

Durante los próximos días y semanas se realizarán nuevas sueltas de ejemplares adquiridos por ANSE a la Cofradía de Pescadores de San Pedro, algunas de las cuales llevarán también equipos electrónicos de localización para averiguar si salen hacia el Mediterráneo.

En peligro crítico de extinción a escala mundial, las anguilas siguen siendo grandes desconocidas para la ciencia. De hecho, la información disponible aún es escasa. En los últimos 30 años las anguilas juveniles pueden haber disminuido hasta el 90% y las maduras hasta más de la mitad y sus poblaciones están cayendo de forma alarmante, sobre todo por amenazas como la pérdida de hábitat, la sobrepesca y la construcción de grandes infraestructuras en los ríos que impiden su migración. La pesca ilegal y tráfico de angulas se ha demostrado en los últimos años como un grave problema, aunque no en el sureste ibérico.

A pesar de que la especie sigue siendo en parte un misterio, se trata de un pez migratorio que puede superar el metro de longitud y los 20 años de edad. Su ciclo de vida es muy complejo, pasando por diferentes fases desde la etapa larvaria hasta la madurez. Este animal se reproduce en un único punto del Planeta, el mar de los Sargazos, en el Atlántico norte, frente a las costas de Estados Unidos. Tras cruzar el océano en un viaje de más de 6.000 km que dura 2 o 3 años, llega a estuarios y desembocaduras de ríos europeos empujado por las corrientes marinas.

Allí se convierten en angulas capaces de nadar y ascender por los cauces de los ríos para distribuirse por lagunas y humedales donde alcanzan la madurez transcurridos entre 6 y 12 años. Las anguilas plateadas inician luego el viaje de vuelta hasta su lugar de nacimiento, donde mueren.

En el Mar Menor tiene lugar una de las mayores pesquerías europeas de la especie, por lo que la zona es clave para su conservación con un volumen anual de capturas de unos 24.000 kg. No obstante, sus capturas han descendido durante las últimas décadas.

La correcta gestión de las pesquerías se convierte en un elemento crucial para la conservación de la especie, por lo que los planes de conservación europeos y nacionales recomienden evitar o al menos reducir la captura de ejemplares reproductores en especies tan longevas.
 

Comentarios

blog comments powered by Disqus