Celebramos el 44 aniversario del Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega | WWF España

Celebramos el 44 aniversario del Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega

Publicado el
11 enero 2019
El Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega celebra este año su 44º aniversario. Desde WWF hemos gestionado y protegido este espacio natural de increíble riqueza desde su creación en 1975. En la fecha de su aniversario, celebramos los importantes logros alcanzados en este lugar emblemático en sus más de cuatro décadas de historia, pero lamentamos que todavía carezca de un plan de gestión que garantice la conservación de sus valores.

El Refugio de rapaces de Montejo de la Vega (Segovia) es, junto con Doñana, de una de las primeras iniciativas de custodia del territorio en España, y el primer espacio protegido de iniciativa privada, inaugurado en Castilla y León el 13 de enero de 1975.

El Refugio fue creado a iniciativa de Félix Rodríguez de la Fuente, entonces vicepresidente de WWF (todavía ADENA), para conservar y recuperar las poblaciones de rapaces, que se habían reducido drásticamente en ese espacio. Además, junto a la población local de Montejo y algunas entidades y empresas, logró el reconocimiento de la increíble riqueza ecológica de este lugar. Hoy se encuentra integrado en el Parque Natural Hoces del río Riaza, desde que este espacio protegido fue declarado en el año 2004 por parte de la Junta de Castilla y León, y forma parte de la Red Natura 2000 (la red ecológica europea de espacios protegidos).

En su 44º aniversario, celebramos los importantes logros alcanzados en el Refugio de Montejo en sus más de cuatro décadas de historia gracias al apoyo de miles de voluntarios, entidades como el Fondo para el Refugio de las Hoces del Riaza y la población local. El trabajo conjunto lo ha convertido en un espacio protegido de referencia y la colonia de buitre, con 699 parejas en la actualidad, se ha recuperado.

Actualmente centramos los esfuerzos en algunas de las especies más amenazadas del espacio, entre las que destaca el alimoche, cuya población se había reducido a más de la mitad la pasada década. En los últimos años, para revertir la tendencia negativa de la población de alimoche, hemos puesto en marcha acciones de conservación como el programa de alimentación suplementaria, el marcaje de ejemplares con GPS y su seguimiento, acciones de sensibilización contra el veneno y aumento de la vigilancia.

Afortunadamente la población de alimoche se ha recuperado ligeramente desde el mínimo de parejas registrado en 2008, y hoy se mantiene estable, con 11 parejas. Además, en 2018 hemos descubierto un dormidero de esta especie en el Refugio y ha marcado un nuevo ejemplar con GPS para que actúe como “centinela” de la presencia de veneno en la zona.

Otro de los logros de 2018 ha sido la participación de más de un centenar de personas en actividades de sensibilización y educación ambiental organizadas por la organización.

En los últimos años se han conseguido ciertos avances en la planificación de este emblemático espacio, como la aprobación en 2015 de los planes de gestión de la ZEC y la ZEPA Hoces del río Riaza. Sin embargo, todavía no se han puesto en marcha algunas de las medidas de gestión activa más importantes.

El pasado año enviamos una carta al consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León para pedir la aprobación urgente del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Natural Hoces del Río Riaza a fin de evitar un mayor deterioro de los valores naturales del parque, sin que haya obtenido respuesta a la misma hasta la fecha.

La organización recuerda la importancia de que este parque natural cuente con un plan de gestión que garantice la recuperación y conservación de los valores del espacio, algunos gravemente amenazados (como el halcón peregrino, la perdiz, los peces o los anfibios).

Comentarios

blog comments powered by Disqus