España es el país con mayor sobreexplotación de agua de Europa | WWF España

España es el país con mayor sobreexplotación de agua de Europa

Publicado el
22 marzo 2019

Consumimos demasiada agua y nuestra "seguridad hídrica" está en entredicho. Una tercera parte del territorio español tiene sus acuíferos en riesgo de sobreexplotación o están sobreexplotados.


Las viejas recetas para gestionar el agua basadas en la construcción de nuevos embalses, trasvases o aumentar la superficie de regadíos no hacen sino dilapidar ingentes recursos públicos que  no contribuyen a mejorar nuestra seguridad hídrica. El rumbo de la política hidrológica encamina al país a aumentar  la deuda hídrica e hipotecar nuestro futuro. 

El escenario no pinta bien. 

No todos nuestros males se deben a la falta de lluvias ni los embalses y trasvases son solución

A pesar de que en España el fenómeno de las sequías es recurrente, no todos nuestros males se deben a la falta de lluvias. Contamos con un largo historial de problemas ligados al abuso del agua de nuestros ríos y acuíferos. Especialmente, el sur y este del país se llevan la peor parte, zonas que presentan los niveles más graves de sobreexplotación de Europa.

Para hacer frente a las sequías se han construido más de 2.000 presas y varios trasvases, lo que nos ha situado como el noveno país del mundo con mayor número de grandes presas.

El caso del trasvase Tajo-Segura  es un ejemplo paradigmático del futuro que le puede esperar a estas infraestructuras hidráulicas como consecuencia del cambio climático y el aumento de la intensidad de la duración de las sequías. En enero de 2018 entró en vigor la reserva mínima de nivel embalsado en Entrepeñas y Buendía, bajo la cual no se podían realizar trasvases  en ningún caso. Entones se registró el nivel más bajo en ambos embalses en el mes enero desde su puesta en funcionamiento en 1958.

El regadío para la agricultura es el gran consumidor de agua en España

Por otro lado, el regadío para la agricultura es el gran consumidor de agua en España: se bebe el 80% de este recurso de nuestras cuencas, y según los datos oficiales, su superficie no ha dejado de crecer en las últimas décadas. Se estima que los cultivos de regadío en España consumen 100 veces más agua de lo que necesitan los más de 3 millones de habitantes de la ciudad de Madrid en un año. Y en aquellas zonas donde no existe agua disponible en ríos y embalses, se hace uso del agua subterránea, poniendo en peligro las reservas de agua del futuro.

Como consecuencia, el 25% de los acuíferos están gravemente sobreexplotados, de acuerdo a los Planes Hidrológicos. Y esto sin contar el agua que se consume de forma ilegal: se estima que existe más de medio millón de pozos ilegales en España.

Disparatado: los planes hidrológicos vigentes prevén que la demanda de agua para uso agrario crezca un 3% en 2021 

Pese a ello, las políticas actuales van en la dirección contraria. Los planes hidrológicos vigentes prevén que la demanda de agua para uso agrario crezca un 3% en 2021 y en cuencas como el Ebro, por ejemplo, se espera un crecimiento del 9% para este periodo.

Recientemente, la reutilización, la desalación y el aumento de eficiencia en el uso se están promoviendo como la panacea tecnológica para resolver estos problemas.Esta apuesta por estas tecnologías no han supuesto un ahorro de agua en todos los casos. Las cifras no son transparentes en muchos casos, pero se estima que han supuesto un coste de 3.800 millones de euros en inversiones en medidas que por sí solas no van a ser capaces de brindarnos una mayor seguridad hídrica” (Rafael Seiz, técnico del programa de Aguas

Estas presiones hídricas han provocado que casi la mitad de nuestros ríos, humedales y acuíferos estén en mal estado. Por ello, España debe cumplir con los compromisos asumidos en la Directiva Marco del Agua y alcanzar el buen estado de las masas de agua. 

La Directiva Marco de Agua no debe tocarse, debe aplicarse. 350.000 personas han apoyado a WWF en esta petición a la Comisión Europea. 

En este sentido, recordamos como recientemente, en marzo de 2019 se cerró una votación pública europea donde más de 350.000 personas (con el apoyo de WWF y cientos de organizaciones ecologistas que velan por el futuro del agua en Europa) pedimos a la Comisión Europea que no permita que esta directiva se debilite, tal y como han pedido varios Gobiernos Europeos (como Alemania, Holanda o Inglaterra, entre otros), conscientes de que no van a poder cumplir con las exigencias de esta directiva, que vela por conservar en buen estado las fuentes de agua de las que depende la vida en nuestro contienente. 

En este sentido, y una vez finalizado el proceso de recogida de apoyos para defender la postura del sentido común en la Comisión Europea, desde WWF seguimos defendiendo los derechos de todos los ciudadanos, y seres vivos a tener agua en cantidad y calidad. 

Bajo el título: "Agua para hoy, sed para mañana". Hemos desarrollado un completo informe sobre la situación actual de la gestión del agua en nuestro país. 

Comentarios

blog comments powered by Disqus