WWF/Adena exige responsabilidades a la Junta de Andalucía por la muerte de un lince en el corazón del Parque Nacional de Doñana | WWF España

WWF/Adena exige responsabilidades a la Junta de Andalucía por la muerte de un lince en el corazón del Parque Nacional de Doñana

Publicado el
04 abril 2008


Tras conocer hoy nuevos datos sobre la muerte de otro lince en la Reserva Biológica de Doñana, WWF/Adena pide nuevamente a la Junta de Andalucía cambios en la dirección del equipo LIFE y solicita a la Unión Europea una investigación sobre las posibles negligencias que han motivado la muerte de uno de los últimos linces del Parque Nacional.

Las últimas informaciones no oficiales sobre la muerte de Clavo, un joven macho de lince residente en plena Reserva Biológica de Doñana, parecen confirmar que éste habría muerto al quedarse atrapado en el interior del cercón construido por la Junta de Andalucía en los alrededores de la Laguna de Santa Olalla para la traslocación de ejemplares de Sierra Morena.

Esta muerte significa seguramente la pérdida del único macho que se encontraba en la Reserva Biológica y en la parte meridional del Parque Nacional, lo que supone un revés enorme para la población de linces en Doñana, comprometiendo aún más el futuro de la misma.

Es incomprensible que un animal radiomarcado y por tanto teóricamente controlado haya permanecido encerrado tanto tiempo como para acabar muriendo en un cercado localizado en la zona de máxima protección y vigilancia del Parque Nacional y en el marco de un proyecto emblemático y financiado por la Unión Europea.

Por ello, WWF/Adena vuelve a exigir a la Junta de Andalucía cambios en el equipo gestor del proyecto y se ha dirigido a la Unión Europea para que solicite al Gobierno Español un informe detallado de las causas de esta muerte y otros fallos similares que se hayan podido producir durante la ejecución del proyecto.

Según Juan Carlos del Olmo, Secretario general de WWF/Adena: “Es absolutamente inaceptable e incomprensible que mientras la Junta de Andalucia pretende traslocar linces desde Sierra Morena, deje morir a los pocos que aún quedan en Doñana”. Y concluye: “La Junta de Andalucía y el Parque Nacional de Doñana deben explicar cómo se ha producido esta negligencia sobre el felino más amenazado del mundo en uno de los parques nacionales, en teoría, más protegidos de Europa”.

Más información

Luis Suárez
lsuarez@wwf.es

Juanjo Carmona
wwfhinojos@wwf.es