Consideramos la declaración de sobreexplotación del acuífero de Doñana un avance para combatir el robo del agua en la agricultura | WWF España

What would you like to search for?

NOTICIAS

Consideramos la declaración de sobreexplotación del acuífero de Doñana un avance para combatir el robo del agua en la agricultura

El Ministerio de Transición Ecológica declara hoy sobreexplotado el acuífero de Doñana

El acuífero de Doñana está oficialmente sobreexplotado. Es la medida que ha adoptado hoy el Gobierno de España, a través de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, que ha declarado las masas de agua subterráneas que alimentan Doñana en riesgo de no alcanzar el buen estado, de acuerdo con las exigencias de la Directiva Marco del Agua. Este proceso, iniciado en febrero, se abrió tras la decisión de la Comisión Europea (CE) de llevar a España ante el Tribunal de Justicia Europea por la inacción para proteger las fuentes de agua de las que depende este espacio natural protegido.

WWF ha denunciado esa inacción y la permisividad del Gobierno y la Junta de Andalucía durante años y considera que esta medida es un paso necesario para acelerar el urgente cierre de todos los pozos ilegales. Además, solicita la puesta en marcha de medidas más ambiciosas para recuperar el estado crítico de Doñana, como la adopción de un plan anual de extracciones del acuífero o la suspensión de nuevas concesiones de agua subterránea, como contempla la propia Ley de Aguas en su artículo 56. 

Con esta decisión se marca un hito en el proceso que se inició en 2010, cuando WWF España presentó en la CE una queja en la que se denunciaba la extracción abusiva e insostenible de agua en el entorno de Doñana con destino al cultivo intensivo de frutos rojos. En el año 2016, la CE abrió un procedimiento de infracción, que terminó en un dictamen motivado, en el que llamó la atención a España sobre el drástico descenso de los niveles de aguas subterráneas y superficiales temporales y el mal estado del agua debido a la contaminación por nitratos procedentes de la agricultura intensiva para la producción de frutos rojos. Finalmente, ante la inacción y los reiterados incumplimientos de los gobiernos anteriores, en enero de 2019 la Comisión Europea decidió llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE por la evidente degradación de Doñana.

“Ya no hay excusa para no actuar. A pesar de las denuncias e informes científicos que alertaban de la gravedad de la situación del acuífero, éste no ha hecho más que empeorar. Esperamos que con esta decisión se tomen medidas urgentes y ambiciosas para recuperar el estado crítico de Doñana y se descarte definitivamente la idea del proyectado trasvase que es insostenible”, explica Teresa Gil Responsable del Programa de Agua de WWF.

De acuerdo a los nuevos datos ofrecidos por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, analizados por WWF, en 15 de los 16 sectores del acuífero el nivel de agua ha empeorado en 2019 con respecto a 2010. Tan solo el Sector Sur del Arroyo de la Rocina ha mantenido su situación, precisamente donde se encuentra la finca los Mimbrales, comprada por la Confederación, y a la que se le retiraron los cultivos en 2016. 

En el resto del acuífero se dan situaciones muy graves, por ejemplo, el Sector Sur de Villamanrique ha tenido un descenso sostenido en esta década, acumulando entre dos y siete metros, según la zona, con algunos máximos de hasta de 20 metros de descenso. Mientras, el Sector Norte del Rocío se encuentra en estado de alarma desde 2012 sin que haya recuperado sus niveles de 2010, y el Sector de la Cabecera Sur de la Rocina se encuentra en alerta desde hace una década.

 Esta situación crítica ha obligado a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir a desplazar hasta el año 2027 el horizonte de recuperación del acuífero, ya en el marco del próximo plan hidrológico, cuya entrada en vigor está prevista para el 1 de enero de 2022. La salud de Doñana se ha visto agravada por el crecimiento irregular de la superficie de cultivos de frutos rojos que ocupa 1.653 hectáreas, la dispersión de más de 2.000 infraestructuras de uso de agua ilegales por el territorio, así como otros problemas que se documentan en un nuevo informe de WWF. 
 
“Durante la última década, los niveles de agua del acuífero han empeorado, pese a que la administración anunció en 2014 el Plan de la Corona Forestal y a que se han abordado dos planes hidrológicos para atajar el problema. Esto demuestra que el actual régimen de explotación del acuífero de Doñana es totalmente insostenible y está llevando al colapso ecológico de Doñana”, explica Juanjo Carmona, Coordinador del Programa de Doñana en WWF.

WWF reclama la aplicación estricta e inmediata del Plan de la Corona Forestal,  poner en marcha de forma urgente las medidas previstas en la Ley de Aguas para las masas de agua en riesgo de no alcanzar el buen estado, aprobar y aplicar un plan anual de extracciones del acuífero y el cierre de fincas ilegales.

 

Lee el informe completo sobre el estado del acuífero de Doñana aquí 

COMPÁRTELO

Ayúdanos a difundir este mensaje