Ríos vivos | WWF España

What would you like to search for?

Conservemos las arterias del planeta

© Michael Poliza / WWF

Queremos ríos vivos para asegurar el agua del mañana, y la de hoy. Un río sano tiene el agua que necesita y un espacio donde fluir. 

¿Cómo aseguramos el agua del futuro en España?

La gestión del agua en España se ha centrado en satisfacer la demanda a base de construir embalses y trasvases y a costa de la salud de nuestros ríos, acuíferos y humedales. Poco se ha hecho para gestionar y reducir esa demanda y para poner en marcha un modelo de desarrollo menos dependiente del agua: cerca del 70% del agua que consumimos está destinada a la agricultura.

En la actualidad contamos con una buena herramienta para mejorar la gestión del agua: la Directiva Marco de Agua (DMA), que regula a escala europea la planificación del uso del agua con el objetivo de mejorar el estado de los ríos, acuíferos y humedales, de modo que nos aseguren agua en cantidad y calidad suficiente ahora y en el futuro. El problema es que aplicar esta normativa europea supone cambiar y hacer las cosas de otra forma, y las administraciones públicas españolas se resisten a este cambio.

El trabajo en planificación hidrológica

Una de las herramientas que aporta la Directiva Marco del Agua (DMA) es la planificación hidrológica. España debe hacer unos planes con medidas que aseguren que en el futuro tengamos agua y que sea en buen estado. Con esta filosofía trabajamos conjuntamente con las confederaciones y los diferentes actores afectados para conseguir planes de gestión buenos y realistas, en línea con lo marcado en la Directiva Marco de Agua. Necesitamos que se haga un uso razonable del agua y lograr la "recuperación de costes", a la que obliga la Directiva Marco de Agua. Es decir, quién gasta agua o se beneficia de las infraestructuras, debería pagar más por ella, y también para limpiar y restaurar. 

Desde WWF España, también hemos trabajado en caudales ecológicos o lo que es lo mismo, cuánta agua necesitan los ríos para "estar vivos". 

Por último, trabajamos en un asunto muy grave: el robo de agua a través de la denuncia de pozos ilegales, que utilizan un volumen de agua equivalente al que consumen los ciudadanos de España y Portugal durante un año.

Defensa y aplicación de la directiva marco de agua (DMA)

Han pasado casi 20 años desde que los Estados miembros de la Unión Europea acordaron este marco legal, innovador y único en el mundo para la protección de los ríos, los humedales y los acuíferos, la Directiva Marco del Agua.

Gracias a la DMA conocemos el estado de nuestras masas de agua, que no es bueno (el 60% de los acuíferos, ríos y humedales europeos se encuentran en mal estado). Esta legislación nos ha facilitado un conocimiento de los ecosistemas acuáticos sin precedentes en Europa, y sus objetivos ambientales han ayudado a establecer unos estándares de protección claves para avanzar hacia la sostenibilidad en el uso del agua.

Cuando sí se ha aplicado con ambición, ha ayudado a mejorar el estado de los ecosistemas acuáticos. Si los avances no han sido mayores, ha sido porque no hemos sido capaces de cumplir con los compromisos que los estados aceptaron para tener en buen estado todas las masas de agua.

WWF y la ciudadania en defensa de la DMA y de su aplicación

Lo tenemo claro: la Directiva Marco de Agua (DMA) no debe ser modificada, debe ser aplicada. Por eso, en 2019 lanzamos, junto a otras organanizaciones sociales europeas, una campaña política que, gracias al imprescindible apoyo ciudadano (que sumó más 375.000 firmas de ciudadanos apoyando nuestra posición ante la Comisión Europea) nos permitió evitar los cambios que se querían aplicar en la DMA. Estos cambios estaban promovidos por las grandes potencias europeas (como Alemania, Holanda o Inglaterra), que a sabiendas de que no iban a cumplir con las exigencias impuestas por la directiva, querían modificarla para debilitarla. Gracias al trabajo de las organizaciones sociales y ambientales y el apoyo ciudadano recibido, hoy podemos respirar tranquilos porque la DMA no va a ser modificada.

Hoy en día seguimos trabajando en Bruselas y España para que la Directiva no solo no se modifique, sino que se aplique. 

HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO