informe 2019 ardemediterraneo | WWF España

What would you like to search for?

Defiende los bosques. Ayúdanos a parar los incendios forestales

ACTÚA
© Aykut İnce. General Directorate of Forestry Turkey (OGM)

En 2019, hemos puesto la atención del informe anual de incendios forestales en una emergencia ambiental y social que nos afecta a todos los países que componemos la cuenca Mediterránea. Los grandes incendios forestales, que padecemos en los últimos años.

 "Arde el Mediterráneo, propuestas mediterráneas de WWF para la prevención de incendios forestales" supone un completo informe que va del análisis de la problemática hasta la propuesta de soluciones contra los incendios forestales. 

DESCARGA EL INFORME (PDF)

LO MÁS DESTACADO DEL INFORME ARDE EL MEDITERRAÉNO

Estos son algunos de los datos que arroja el informe: 

En Portugal, España, Francia, Italia, Grecia y Turquía arde al año más del 80% de la superficie total quemada en el continente.

De media se queman 375.000 hectáreas de bosque y monte al año en la región mediterránea en más de 56.000 siniestros.

La mano del ser humano está detrás del 96% de los incendios, ya sea de forma negligente o intencionada.

España es el segundo país del Mediterráneo donde más superficie arde cada año (más de 12.000 siniestros por año). Portugal es el primero (con más de 22.600 siniestros de media). Y en tercer lugar, Grecia con más de 9.000 incendios.

Los incendios forestales ha causado la terrible cifra de 488 personas fallecidas desde el año 2.000. Entre España, Gracia y Portugal, en tan solo dos años, han sumado 225 vícitmas mortales por el fuego. Estamos ante una amenaza civil, no solo ambiental o económica.

La lucha contra los incendios en el Mediterráneo alcanza los dos mil millones de euros cada año. De media, el 80% va destinado a extinción (+1.500 millones), frente apenas un 20% (385 millones) a prevención.

La 6ª generación de incendios

Los expertos alertan de que nos enfrentamos a una nueva tipología de incendios. Superincendios o megaincendios donde el fuego es ingoberenable e impredecible, y que se extiende a tal velocida (hasta 4.000 hectáreas por hora), lo que supone que los cuerpos de extinción no puedan hacer nada para controlarlos. 

Nunca podremos olvidar los terribles incendios de Pedrógão Grande en Portugal del año 2017, que costaron la vida a 66 personas o el de Ática en Grecia que llegó a los 100 fallecidos. 

ACTÚA CONTRA LOS INCENDIOS

¡Defiende los bosques!

Firma y pide una Estrategia Comunitaria para luchar contra los incendios forestales. 

¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN EL MEDITERRÁNEO?

En Portugal, España, Francia, Italia, Grecia y Turquía arde al año más del 80% de la superficie total quemada en el continente. Sus montes arden año tras año una media de 375.000 hectáreas en más de 56.000 siniestros, con importantes daños ambientales y económicos y con un serio riesgo para las vidas humanas (España, Grecia y Portugal en tan solo dos años han sufrido 222 vícitmas mortales por el fuego). 

Este informe, elaborado conjuntamente con las oficinas de WWF en Francia, Italia, Grecia, Portugal y Turquía, denuncia esta situación y con él pedimos a los gobiernos que unan esfuerzos en una Estrategia de Prevención de Incendios comunitaria.

¿Por qué los países del Mediterráneo están tan amenazados por el fuego?

Los ecosistemas mediterráneos son especialmente vulnerables al cambio climático. Además, en el sur de Europa padecemos los efectos acumulativos de la despoblación rural, el abandono de usos tradicionales, la ausencia de gestión forestal, un caótico modelo de urbanismo y la arraigada cultura del fuego (tanto para la gestión como para usos recreativos). Estos factores crean las condiciones perfectas para los grandes incendios forestales hayan dejado de ser un problema vinculado únicamente al verano.

Además, en el 96% de los casos, la mano del ser humano está detrás del inicio de un incendio forestal, no siempre son intencionados, también son negligencias o accidentes, pero lo que es claro es que el uso del fuego como herramienta de gestión agrícola así como sus usos recreativos son causantes de gran parte de estos siniestros. 



En este escenario, la única estrategia eficaz para hacer frente a los incendios pasa por abordar las causas y apostar por una prevención real: reducir la alta siniestralidad y hacer el territorio menos inflamable y más resiliente al cambio climático.

DESCARGAR EL INFORME

LOS INCENDIOS FORESTALES SON UN PROBLEMA GLOBAL QUE EMPEORA CON EL CAMBIO CLIMÁTICO

Seguro que recuerdas los gravísimos incendios de 2018 en Californía y Suecia e incluso el círculo Polar Ártico se enfrentó al problema del fuego.

Los incendios forestales ya no son un problema de una región, ni un problema circunscrito al verano (el 55% de los incendios en los países del informe se produjeron en el mes de octubre). 

La subida de la temperatura, a causa del cambio climático, trae consigo esta "epidemia" letal para los bosques de todo el planeta. 

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA COMBATIR EL FUEGO?

Planificar y prevenir: la extinción es una respuesta de corto plazo, no una solución de largo plazo. 

  1. Es necesario invertir en desarrollo rural (ya que el abandono de las zonas rurales supone el abandono también de las forestales y de los usso tradicionales del suelo. El abandono, es una de las principales causas de que nuestros montes sean tan inflamables) 
  2. Debemos rediseñar el paisaje para hacerlo más resiliente al fuego, o lo que es lo mismo, que nuestros campos y montes vuelvan a ser paisajes mixtos con vegetación de diferente tipología. 
  3. Estamos hablando de un problema que afecta a toda Europa, y por lo tanto, deberíamos tener una política comunitaria para los bosques que dedique recursos económicos a dar soluciones. Sin embargo, lo que tenemos es que la Política Agraria Común (PAC) solo invierte un 15% en nuestros bosques). 
  4. Priorizar. Debemos identificar las Zonas de Alto Riesgo de Incendio (ZARIS), así como las plantaciones forestales que son peligrosas (como por ejemplo las plantaciones de eucalipto abandonadas...) 
  5. Acabar con la impunidad y perseguir y castigar a los incendiarios. A pesar de que el porcentaje de los incendios provocados no es muy grande, si es cierto que un endurecimiento de las penas reduciría su incidencia. 
  6. Debemos conocer las causas. De casi un 30% de los incendios no se conoce su causa. Sin saber el origen, no se pueden poner las soluciones. 
  7. Y por último, hay que frenar el cambio climático, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero con la transición a una economía más verde. 

CONSULTA LOS INFORMES ANTERIORES

HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO