Estado de la biodiversidad | WWF España

 

¿CÓMO SE HACE EL ESTUDIO?

El Informe Planeta Vivo es un estudio exhaustivo, presentado cada dos años, sobre la evolución de nuestra riqueza natural y la salud del Planeta.

Un análisis que recoge una visión panorámica del estado de las especies, los impactos generados por el ser humano y las soluciones disponibles. Este análisis, realizado en colaboración con la Red de la Huella Global y la Sociedad Zoológica de Londres, analiza la tendencia de casi 15.000 poblaciones de más de 3.700 especies, reflejada en un índice, el Índice Planeta Vivo (IPV).

La base de datos del IPV crece todo el tiempo y cada Informe Planeta Vivo dispone de más información para realizar sus análisis. Desde el último informe en 2014, se han añadido 668 especies y 3.772 poblaciones nuevas la base de datos.  De momento está restringida a las poblaciones de especies de vertebrados, pero se están desarrollando métodos para incorporar invertebrados y plantas.

De acuerdo con el estudio, las poblaciones mundiales de peces, anfibios, reptiles aves y mamíferos, han disminuido cerca del 58%, entre 1970 y 2012, el año más reciente del que se tiene información. Las poblaciones de agua dulce son las que han sufrido un mayor descenso, con una caída del 81%, mientras que las poblaciones terrestres han disminuido un 38% y las marinas un 36%.

El Informe ofrece la tendencia del IPV para el año 2020, fecha en la que deberíamos estar cumpliendo los objetivos Para el Desarrollo del Milenio. La previsión muestra un escenario nada halagüeño con una disminución de hasta un 67% en tan solo medio siglo (en el periodo 1970-2020).

 

 

¿POR QUÉ ESTÁN DESAPARECIENDO LAS ESPECIES?

La amenaza más común es la desaparición y degradación de su hábitat. Esta amenaza es en gran medida resultado de prácticas a grícolas insostenibles y a la explotación forestal, así como a la pérdida de agua dulce.  

Estas son las cinco grandes amenazas a las que se enfrentan las especies para su supervivencia: 

Según la especie, el dato de desaparicíon varía y la amenaza más dañina también. Por ejemplo, son las especies que viven en el agua dulce las más dañadas principalmente debido a la pérdida de su hábitat y a la pesca insostenible. En los ecosistemas marinos el impacto es menor, pero la sobrexplotación pesquera amenaza a las poblaciones de los océanos

DESCARGAR INFORME
HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO