Pesca Ilegal | WWF España

¿Qué es la pesca ilegal?

La pesca que viola las normas establecidas de una pesquería, o que no se declara su captura, o que opera  en una pesquería "no regulada" (es decir, que nadie la gestiona). Por ello hablamos de pesca ilegal, no declarada y no regulada (en su siglas en inglés: INDNR). Por ejemplo, alguien que tiene una licencia de pesca legal, pero no declara el total de su captura, estaría incurriendo en pesca INDNR y cometiendo una irregularidad. 

Esta práctica pone en peligro la seguridad alimentaria mundial y la biodiversidad marina.

 

Las cifras

Se estima que el 15% del pescado que entra en Europa proviene de prácticas ilegales.

Cada año se capturan ilegalmente en todo el mundo entre 11 y 26 millones de toneladas de pescado, lo cual conlleva pérdidas anuales de entre 10.000 y 23.500 millones de USD para la economía mundial. Las estimaciones indican que las capturas mundiales de pescado INDNR corresponden a entre el 13% y el 31% de la producción total notificada de productos de la pesca. En algunas regiones esta cifra puede incluso alcanzar el 40%.

 

Un problema que va más allá de las mafías

Estas grandes cifras son el reflejo de un problema muy extendido y habitual. La pesca ilegal no es sólo un tema minoritario o marginal, ya que el volumen que mueven estos grupos criminales es muy pequeño en relación al gran volumen de producto ilegal que llega a los mercados. 

Las grandes cifras proceden de una pesca ilegal que se produce porque, a menudo, no existe una buena gobernanza pesquera, es decir, planes de gestión y marcos de control y seguimiento adecuados para una explotación sostenible de los recursos. 

LA PESCA ILEGAL ES CONSECUENCIA DE LA FALTA DE GESTIÓN

Europa, y sobre todo España, lideran la lucha contra la pesca ilegal

Ni Estados Unidos ni Japón tienen unos controles tan exhaustivos como Europa, lo que nos convierte en pioneros e impulsores de esta lucha que debe ser global, dada la naturaleza del delito.

En 2010 se creó un reglamento que ha hecho posible este "éxito" de Europa. El "Reglamento de lucha contra la pesca ilegal no declarada y no regulada" (INDNR) ha resultado ser una poderosa herramienta a la hora de evitar que el pescado capturado ilegalmente entre en la UE. Es la legislación más ambiciosa de su género que persigue el objetivo global de evitar la pesca ilegal.

 

OBJETIVO 1: PESCA ILEGAL CERO EN EL MERCADO EUROPEO

Como pasa con otras muchas leyes europeas, la dificultad está en lograr que todos los países la apliquen de manera sólida. En el caso de la pesca ilegal, curiosamente dada su fama, Alemania es un ejemplo de mala gestión.

Los Estados miembros tienen que ser más sistemáticos y efectivos a la hora de verificar la documentación de capturas (certificados de captura) y los lotes (en especial, los procedentes de países considerados como de alto riesgo) para asegurar que el pescado que consumimos ha sido capturado legalmente.

A pesar de ser el mejor Reglamento que existe, aún quedan cosas por mejorar. Por ejemplo, crear una base de datos centralizada, informatizada y compartida de control de capturas para detectar aquellos lotes "sospechosos", ya rechazado en un Estado miembro pero que puede entrar por otro. 

Junto con WWF, las organizaciones Environmental Justice Foundation (EJF), Oceana, The Pew Charitable Trusts colaboramos para garantizar la aplicación armonizada y efectiva del Reglamento de la UE (INDNR). Puedes informarte de todo nuestro trabajo común en: Iuuwatch

En un análisis llevado a cabo por estas organizaciones en 2016 se extraen conclusiones interesantes sobre la aplicación del Reglamento en la Unión, destacando España como el país más avanzado en su aplicación. 

 

 

OBJETIVO 2:  DIVULGAR LAS BUENAS PRÁCTICAS EUROPEAS AL RESTO DEL MUNDO

Es importante resaltar que el 60% de lo que comemos en Europa viene de estos países extracomunitarios, lo que convierte a  la Unión Europea es el principal importador mundial de productos de la pesca.

Países como Tailandia, Camboya y otros muchos de Asía o África que son grandes exportadores de pescado a Europa no tienen controles adecuados de sus flotas y capturas. La UE ha creado un sistema de tarjetas de advertencia ("tarjetas" amarillas y/o rojas, llegando a la total prohibición de comercio con Europa) para que estos países extracomunitarios actúen en el control de la pesca ilegal en sus respectivos territorios y flotas.

Un patrulla de "eco-guardas" patrullan el estuario de Libreville en Gabón en busca de pescadores ilegales para confiscarles sus capturas.

Un patrulla de "eco-guardas" patrullan el estuario de Libreville en Gabón en busca de pescadores ilegales para confiscarles las capturas ilegales.

HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO