Big Jump 2018 | WWF España
© WWF

Big Jump

Una actividad que es lúdica y reivindicativa al mismo tiempo. ¡Ven al Big Jump!

En verano somos muchos los que buscamos un baño refrescante en nuestros ríos. Participando en Big Jump hacemos de estos baños algo reivindicativo. 

Big Jump es un evento europeo que se celebra desde el año 2002 para reclamar más protección para el agua y denunciar el estado crítico en el que se encuentran las aguas europeas.

Con esta acción trasladamos un mensaje a la sociedad y las instituciones públicas: nuestros ríos no son simples "cañerías". Los ríos necesitan llevar agua de calidad y en cantidad suficiente para estar sanos y poder cumplir con sus funciones y aportar bienes y servicios de manera gratuita a los ciudadanos. ​

Los "servicios" que nos proporcionan los ríos son tan variados como fundamentales para garantizar la salud y nuestra calidad de vida

Los ríos depuran las aguas y recargan los acuíferos que nos dan de beber, nos protegen con sus bosques de ribera de las inundaciones, y son el refugio de multitud de especies de animales y plantas.​

La salud de los ríos es mala

Según el último informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente publicado el mes de julio de 2018: el 60% de los ecosistemas de los que dependemos para beber –ríos, acuíferos, humedales y lagos- se encuentran en mal estado, por problemas como la construcción de presas y otros obstáculos en los ríos, la contaminación difusa de la agroindustria o la mala depuración de las aguas residuales.

En España, más del 40% de las aguas superficiales (ríos y humedales) sufren problemas de contaminación. Los mayores problemas en nuestro país son relativos a la sobreexplotación de acuíferos (el 25% de ellos sufren una extracción excesiva de agua, según los datos oficiales) y a la contaminación puntual y difusa de los ríos, acuíferos y humedales. 

El informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente ofrece una visión clara y completa del estado ecológico de 130.000 fuentes de agua en la Unión Europea: ríos, humedales, lagos, estuarios, reservas de agua subterránea y aguas costeras. (Consulta el informe)

Este informe (“Estado del Agua” de 2018) es la prueba de que los estados miembros de la Unión Europea están ignorando su obligación legal de recuperar la salud de las masas de agua, al mantener amenazas como la construcción de presas o el uso excesivo de agua para la agricultura.

Las leyes que protegen el agua "están en cuestión"

En un intento de resolver décadas de mala gestión, los estados europeos se comprometieron en el año 2000 a proteger y restaurar los ecosistemas acuáticos al aprobar la Directiva Marco del Agua. Esta ley que protege este preciado recurso en Europa. Una legislación ambiciosa que afrontaba todas las presiones sobre las fuentes del agua de un modo holístico, y que obligaba a los países a alcanzar el buen estado ecológico en 2015, o como muy tarde en 2027. 

El informe confirma que la aplicación de la Directiva Marco del Agua es muy deficiente en aspectos como por ejemplo la recuperación de costes del agua. Es una conclusión que coincide con un reciente análisis de WWF, ‘¿Quién paga el agua en España?’: un informe en el que denunciábamos que el precio del agua sigue sin reflejar la escasez de este bien tan preciado, especialmente en sectores como la agricultura, la energía o la industria. La recuperación de costes del agua serviría para incentivar el buen uso, y para asegurar que los usuarios contribuyen a recuperar los ecosistemas acuáticos, de acuerdo con el principio de “quien contamina, paga”.

Está previsto que la Comisión Europea inicie en otoño de 2018 el proceso para revisar la ley que protege el agua... Y no podemos permitir que ese proceso se utilice para recortarla.

Desde WWF pediremos justamente su fortalecimiento y aplicación: una mejor aplicación de la Directiva Marco del Agua y que sus principios se integren en otras políticas relevantes, como la agricultura o el transporte. También trabajaremos a nivel europeo para que se respete la Directiva, la única legislación europea que puede asegurar la gestión sostenible del agua y la protección de los ecosistemas acuáticos.

Big Jump 2018 en un minuto.

Este año nos hemos "mojado" en España en plena naturaleza y también en ríos urbanos. En concreto "el chapuzón" ha tenido lugar en cinco lugares de nuestra geografía simultaneamente. En desembocadura del Río Vinalopó en Santa Pola, en el Pont romànic de Cremal (Queralbs a Vall de Núria); en la desembocadura del Río Butrón; el río Tajo (Auñón); en el río Gállego y en el Guadalquivir a su paso por Sevilla junto al puente de Triana. 

También en Sevilla, organizamos dentro del Campeonato del España juvenil de remo (con el apoyo de la Federación española y andaluza de remo), una concentración de embarcaciones de remo que portaban una gran pancarta con nuestro lema de campaña: RÍOS VIVOS! 

Además de España, otros 18 países europeos se han sumado a Big Jump. Saber más sobre este movimiento en defensa de los ríos en Europa.

 

actualidad sobre el estado de nuestras aguas y ríos

¿Nos ayudas a mejorar nuestras redes sociales?

¿Tienes un minuto para ayudarnos a mejorar las redes sociales de WWF?

10 jul 2018 Leer más »
HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO