What would you like to search for?

Incendios forestales de sexta generación

Una nueva generación de incendios arrasa los bosques del planeta

FIRMA LA PETICIÓN
© Nuno Andre Ferreira EFE

Bosques: incendios forestales

Los incendios forestales en nuestros bosques son un problema global y ya no se limitan al verano.

Décadas de análisis e informes lo dejan claro: hay menos incendios, pero son más destructivos, son superincendios casi imposibles de extinguir por los equipos de extinción. 

Algunos de ellos, los más terribles, son los incendios de sexta generación (los hemos bautizado como "súperincendios" por su capacidad destructiva. Son una amenaza para el medio ambiente,, pero también lo son para las personas. En los últimos años, hemos tenido que lamentar muchas víctimas mortales de los grandes incendios forestales, y miles de evacuados (como sucedió con los incendios de California en 2020 o con el trágico desenlace de Pedrógão Grande en Portugal en (2017) o como los recientes ejemplos de Turquía, Grecia e Italia en el verano de 2021. En España, nos hemos estrenado en esta dramática clasificación y el incendio de Sierra Bermeja (Málaga) es un ejemplo de este tipo de grandes incendios forestales.

Devastadores incendios que se producen alrededor del mundo, en lugares impensables, destrozando ecosistemas únicos de un valor ecológico incalculable para la salud de todo el planeta, como Amazonas, los pulmones de la Tierra o el desastre ambiental que sacudió Australia a finales de 2019.

Ni siquiera países que históricamente se han mantenido ajenos al drama de los incendios se libran de esta nueva realidad. Ya van varios años que el Círculo Polar Ártico registra incendios. En esta "helada" región, ya se registran temperaturas de récord con 38ºC. En total en 2020 ardieron 5,5 millones de hectáreas que emitieron 182 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera. El Ártico se está calentando dos veces más rápido que el resto del planeta y, como consecuencia, se están generando incendios de altísima intensidad.

El informe de incendios forestales de WWF en 2020, llevaba por título precisamente este problema global: "Un planeta en llamas"

¿Por qué son tan importantes los árboles para el cambio climático y para luchar contra la zoonosis?:

Cada árbol que acaba en cenizas nos aleja más de vencer al cambio climático

Los incendios forestales no son fenómenos aislados o catástrofes locales: todos los árboles forman parte de un mismo ecosistema global. Juntos mantienen el clima estable, capturan inmensas cantidades de C02, liberan oxígeno, crean agua y forman bosques que son el hogar de millones de personas y de la mayor parte de la biodiversidad de la tierra.

Existe una relación directa entre los incendios, deforestación y pandemias: la destrucción de los bosques, en especial los tropicales como la Amazonia, Indonesia o el Congo, posibilita que los seres humanos entren en contacto con poblaciones de fauna silvestre portadoras de patógenos. En este sentido, Naciones Unidas y WWF coinciden en el concepto One Health porque unos bosques bien conservados se convierten en la mejor vacuna contra zoonosis como el coronavirus.
 

Únete a la lucha contra los incendios forestales a nivel global: 

Firma nuestra petición para exigir un Acuerdo Global por la Naturaleza y en defensa de nuestros bosques: nuestro hogar y única fuente de vida.

FIRMA LA PETICIÓN

Incendios forestales en España

España como le sucede a todos los países de la zona mediterránea, es especialmente vulnerable, dado el escenario de sequía y desertificación, acelerada por el cambio climático.

En los últimos años, hemos sido testigos de grandes incendios forestales que han arrasado miles de hectáreas de bosque. En 2021, tenemos tristes ejemplos: el incendio de Navalacruz (Ávila) y Sierra Bermeja (Málaga), pero no son los únicos.

En España somos buenos apagando incendios forestales (el 65% de ellos son extinguidos en fase de conato (menos de 1 hectárea) sin embargo, no lo somos evitando que se produzcan. Un ejemplo de ello son los incendios que hemos pacedido en los últimos años, que han sido de los peores de nuestra historia. 

Los "paisajes cortafuegos" como solución a los incendios vs la extinción:

Llevamos años advirtiendo, con sucesivos informes, que muchos montes españoles son "bombas de relojería forestales listas para arder" en grandes incendios forestales que son devastadores e incontrolables ante una chispa. ​

​En España se destinan 1.000 millones de euros al año a poner en marcha medidas de extinción, sin embargo, tan sólo 300 millones de euros (un 20% del total) a la prevención. Un dato muy descompensado, ya que con el actual escenario de bosques altamente inflamables, pocas lluvias, cambio climático y desertificación augura incendios cada vez más peligrosos. La extinción es necesaria y positiva, sin embargo, no es suficiente. Sin una política de reordenación y planificación del territorio, el dinero invertido en extinción nunca será suficiente. 

Solo reduciendo la vulnerabilidad del paisaje a la propagación de las llamas evitaremos los grandes incendios forestales. Necesitamos un plan estructural de planificación del territorio. El modelo de los años 90, basado en medidas de extinción, ya no sirve. La política actual, que lo fía todo a aumentar los medios de extinción, no solucionará el problema. Los grandes incendios no se apagan con agua, sino con gestión forestal y planificación territorial (empezando desde por identificar zonas de alto riesgo -ZARIS- con criterios unificados en todas las Comunidades Autónomas). 

En el último informe que hemos publicado en julio de 2021, bajo el título "Paisajes Cortafuegos", explicamos por qué y cómo, la gestión del territorio es la clave para prevenir los peores incendios forestales que están por venir. 

Puedes ampliar información escuchando la entrevista que hemos hecho a Lourdes Hernández, coordinadora de lucha contra incendios en WWF España, en nuestro podcast. Pincha sobre la imagen para escucharlo.


 

accede al informe 2021

Consulta los informes sobre incendios forestales publicados por WWF España:

HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO