Incendios forestales | WWF España

Actualidad: 2017 está siendo un año negro 

Cada año, desde WWF hacemos un seguimiento de los grandes incendios forestales que se producen en nuestro país, con el "Mapas del fuego".

A la luz de los datos del  MAPAMA durante el período del 1 de enero de 2017 al 3 de septiembre, este año está siendo especialmente dramático en cuánto a incendios forestales se refiere: 

  • Nº grandes incendios: se han producido 20 GIF, un 33% que la media de los últimos diez años, durante el mismo periodo.
  • Total de siniestros registrados hasta la fecha: Hasta el 3 de septiembre se han producido en España cerca de 11.000 siniestros, un 15% más que la media de los últimos diez años durante el mismo periodo
  • Superficie forestal afectada: han ardido casi 85.000 hectáreas, un 17% más que la media de la década 
  • Porcentaje de la superficie afectada en relación a la superficie forestal nacional: 0,295%

​En 2017, a la gran cantidad de incendios que se produjeron en Asturias durante el invierno, tenemos que lamentar el que arrasó 8.000 hectáreas junto al Parque Nacional de Doñana ha arrasado. Doñana es Patrimonio de la Humanidad, hogar de animales en peligro de extinción, como el lince ibérico. Tras este incendio en el corazón de Doañna, eesde WWF, hemos puesto en marcha una campaña de recogida de firmas y denuncia bautizada como "cartas desde el bosque". En ella, utilizamos ceniza recogida tras el incendio para hacer una tinta negra con la que enviar una carta al Gobierno pidiendo soluciones. Súmate

El incendio intencionado de Losadilla, en León, es el más grande de este 2017, hasta la fecha. Se ha llevado por delante más de 10.000 hectáreas, además, las llamas obligaron a desalojar a unas 80 personas de hasta tres pedanías de Encinedo (Trabazos, Forna y Losadilla), así como el municipio de Robledo de Losada. 

No se trata de un problema exclusivo de España.

Las condiciones de sequía y olas de calor asociadas al cambio climático han alimentado estos “superincendios” por todo el planeta. Hasta el 26 de agosto, el Sistema europeo de información sobre incendios forestales (EFFIS) contabilizó 547.812 hectáreas afectadas por incendios dentro de la Unión Europea, un 60% más de la media entre 2008 y 2016. Las llamas han devorado la Europa mediterránea. En América, la Columbia Británica de Canadá ha vivido la peor temporada de incendios desde que existen registros. Y entre enero y febrero de 2017, ardieron en Chile más de medio millón de hectáreas.

Histórico: Evolución del fuego en España  

2012 fue un año negro, con un verano caluroso y seco, los incendios forestales fueron devastadores. Pasará a la historia como uno de los peores.

2014 2013  fueron años de "tregua", un espejismo fruto de las favorables condiciones metereológicas,

2015  fue un año de repunte de incendios: los de Quesada (Jaen), Luna (Zaragoza) y el de Acebo (Sierra de Gata - Cáceres) fueron desastres que no podremos olvidar, todos ellos, grandes incendios forestales.

En 2016, los grandes incendios dejaron una herida profunda: en agosto, el fuego devoró el 7% de La Palma, llevándose la vida de un agente forestal. El fuego se cebó con la Comunidad Valenciana (con 4 grandes incendios) y con Galicia (con 9 grandes incendios y más de 20.000 hectáreas afectadas). 

Al final de la "temporada alta de incendios" en septiembre de 2016, se habían registrado 7.305 incendios forestales (un 34% menos que la media de los últimos diez años, durante el mismo periodo)​, 20 de ellos, eran grandes incendios (con más de 500 hectáreas quemadas). Tras el verano, la superficie forestal afectada era de 59.065,74 hectáreas (un 32% menos que la media de las superficies afectadas en los últimos diez años, durante el mismo periodo). 

Las secuelas del incendio forestal en Doñana en imágenes

Las políticas de hoy, evitarán los incendios del mañana  

En España somos buenos apagando incendios forestales: el 65% de ellos son extinguidos en fase de conato (menos de 1 hectárea). Sin embargo, no lo somos evitando que se produzcan, es decir, en su prevención. 

Llevamos años advirtiendo que muchos montes españoles son "bombas de relojería forestales", listos para arder en grandes incendios devastadores ante una chispa. Si queremos evitar un futuro con incendios cada vez más grandes y devastadores, urge apostar por la prevención. 

Hay menos incendios, pero son más destructivos, son superincendios casi imposibles de extinguir

Entre 2007 y 2016 ardieron de media cerca de 90.000 hectáreas al año, lo que supone una reducción del 33% respecto al mismo periodo de la década anterior. Si bien esta reducción es muy positiva, en los últimos 20 años el fuego ha 
quemado una superficie equivalente a la de la Comunidad Valenciana.

Aunque el número total de incendios se está reduciendo, existe una amenaza creciente contra la que poco pueden hacer los servicios de extinción: los grandes incendios forestales (GIF).

Se considera gran incendio forestal, aquel en el que arden más de 500 hectáreas. Alimentados por el abandono de muchos montes, se están volviendo cada vez más grandes y destructivos: su tamaño ha aumentado un escalofriante 25% en la última década. 

Son pocos (una media de 23 al año en el último decenio), pero en muy pocos siniestros se quema la mayor parte de la superficie forestal afectada cada año. Y esta tendencia se acentúa más.

Hace dos décadas, los GIF eran responsables del 27% de la superficie total afectada. Entre 2007 y 2016, ese porcentaje aumentó hasta el 37%. En 2016 el 50% de la superficie quemada lo hizo en un gran incendio forestal.

Esta cifra revela que, por mucho que avancemos en los dispositivos de extinción, el impacto de los GIF continúa en aumento y seguirá creciendo si no apostamos por la prevención.

Las causas de esta virulencia

El incremento en la "combustibilidad" de nuestros montes debido al despoblamiento rural, el abandono de las actividades tradicionales, la falta de inversión y la ausencia de políticas serias que gestionen el territorio de forma ordenada y sostenible, ha llenado España de potenciales "bombas forestales".

Las previsiónes no son buenas y la sequía que sufre España no va a poner las cosas fáciles a los equipos de extinción este año. Una chispa prende y arrasa a toda velocidad hectáreas, sin dejar tiempo de reacción a los cuerpos de contención del fuego que luchan sin descanso y a contrareloj contra frentes de llamas imparables. 

La mano del ser humano está detrás del 96% de los incendios. El 55% es intencionado y el 23% se debe a negligencias

© Yevgeniy Gradov

Desde WWF llevamos años advirtiendo sobre el peligro de esta nueva generación de incendios y la necesidad de prevención.

Hay que cambiar la forma en que afrontamos los incendios. El modelo de los años 90 ya no sirve. 

En el último informe, advertimos de que este tipo de problemas está poniendo en riesgo, no sólo a la naturaleza y los animales, sino también a las personas. El fuego amenaza viviendas aisladas, urbanizaciones o pueblos, complicando enormemente las labores de extinción.

Informe 2017: "El fuego a las puertas". Un análisis sobre una alerta civil

La virulencia de los incendios forestales, que algunos expertos están denominando como de "sexta generación" por su dimensión y rápidez de expansión, nos han llevado a centrar el informe de incendios forestales de 2017 en lo que se conoce como "interfaz urbano forestal".

El urbanismo caótico y el abandono de los montes han convertido los incendios en una emergencia civil. Los incendios forestales, cada vez más virulentos y destructivos, afectan de modo creciente a la población. Los desastres en Doñana y la tragedia humana de Portugal, con 64 fallecidos, confirman esta preocupante tendencia. 

Accede a la página web del informe o descárgalo directamente. 

 
 
DESCARGAR EL INFORME
 

Puedes acceder al histórico de informes sobre bosques e incendios forestales en nuestra biblioteca

 

Pincha sobre la imagen para ampliarla.


Pincha en la imagen para ampliar el tamaño.