WWF España - Corcho FSC, Sí

Corcho FSC, Sí

corcho / ©: WWF
corcho
© WWF

Alcornocales: la selva mediterránea

Con una extensión de 2.7 millones de hectáreas distribuidas entre Portugal, España, Argelia, Marruecos, Italia, Túnez y Francia, los alcornocales representan uno de los mejores ejemplos de interacción entre las personas y la naturaleza en el Mediterráneo.

Además de proporcionar una fuente de ingresos para cientos de miles de personas en la región, los alcornocales son uno de los ecosistemas de mayor valor en términos de biodiversidad en Europa, albergando algunas de las especies animales más emblemáticas y amenazadas de los ecosistemas mediterráneos, como el águila imperial, la cigüeña negra o el lince ibérico. Asimismo, su adecuada gestión aporta valiosos servicios ambientales como la conservación del suelo, la protección contra el cambio climático y la desertificación, la fijación de carbono, la recarga de acuíferos, y el control de la escorrentía superficial

El corcho, un producto ecológico por naturaleza

De entre los muchos productos que ofrecen estos ecosistemas, destaca el corcho, un excelente producto natural con inigualables cualidades aislantes, cuyo aprovechamiento es el principal sustento económico para la conservación de estos bosques.
Sin embargo, a pesar de las bondades de este producto, en los últimos años los tapones de materiales artificiales, como plástico o metal, mucho más contaminantes que el corcho, están invadiendo los mercados de vino poniendo en peligro la extracción tradicional del corcho y por lo tanto el futuro del alcornocal, al favorecer el abandono rural, la ausencia de gestión forestal y el incremento del riesgo de incendios.
No deben confundirnos: el corcho es un material natural, renovable e indudablemente más “ecológico” que cualquier derivado del plástico o el metal.

Corcho FSC, Sí

A pesar del alto valor ambiental y social de los alcornocales, estos ecosistemas se ven afectados por los impactos de una ausencia de gestión planificada, la sobreexplotación de sus pastos, la conversión a otros usos, la sustitución de la vegetación natural por plantaciones de especies de crecimiento rápido y el abandono rural. Tales amenazas exacerbadas por el cambio climático, afectan negativamente a la salud de los alcornocales y aumentan su vulnerabilidad frente enfermedades y plagas, el fenómeno de la seca y los incendios forestales, poniendo en riesgo su viabilidad a medio plazo.
Para evitar estos impactos y disminuir la vulnerabilidad de los alcornocales frente al cambio climático, hemos de apostar por aquel corcho que provenga de alcornocales gestionados tanto ambiental como socialmente de manera responsable y para esto, la mejor herramienta es el sello de certificación forestal FSC.

  • Tapones de corcho FSC / ©: WWF
    Vino ecológico y corcho FSC: Un brindis por el territorio

  • Alcornocales / ©: WWF