WWF España - Cumbre del Clima 2016

No podemos permitirnos superar en 1,5º la temperatura global

Es urgente actuar impulsando las energías renovables y abandonando los combustibles fósiles como el carbón.

ÚNETE A WWF
©: Ward Parker / WWF

LAS ALTAS TEMPERATURAS SON SÓLO EL PRINCIPIO

La subida de las temperaturas es el síntoma más palpable de los impactos del cambio climático, pero existen muchos otros que no se ven a simple vista y que son igual de dañinos: Las especies desaparecen, los ríos se secan, las playas desaparecen y los campos de cultivo ya no soportan las elevadas temperaturas y la falta de agua, además, las ciudades también se resienten, y algunas de ellas viven bajo la amenaza de quedar sumergidas con la subida del nivel del mar.

Suena catastrofista, como una de esas películas de ciencia ficción sobre cataclismos naturales que se estrenan cada año. Y si bien no vivimos en una película, la realidad no está dando tregua. 

El cambio climático es real y está escribiendo el guión de la futura Tierra. 

En la actudalidad son los más pobres los que más sufren al no disponer de los recursos necesarios para preveer sus duros golpes, como son casas firmes, reservas de alimento, o dinero para actuar con rápidez una vez el desastre ha pasado. Sin embargo, el cambio climático a la larga es una amenaza que no distingue entre animales, plantas o humanos, ricos o pobres, es un problema que nos afecta a todos y nos compete a todos.

EL ACUERDO DE PARÍS ES SÓLO EL PRINCIPIO

Con el Acuerdo de París aprobado en diciembre de 2015, y convertido en noviementre de 2016 en "tratado global legalmente vinculante", la transformación hacia un futuro renovable ya está en marcha.

Sin embargo, no parece que vayamos a cumplir el compromiso de “mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2ºC, y realizar los esfuerzos para que no supere 1,5ºC respecto a las temperaturas preindustriales”. 

El acuerdo es histórico porque es fruto de un total consenso y crea un marco que posibilita la transformación hacia un modelo de desarrollo bajo en emisiones.

Hacia cambio de modelo energético sin combustibles fósiles.

©: Logo cumbre Marrakech 2016

CUMBRE DEL CLIMA DE MARRAKECH.
DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA

En esta cumbre los países tienen que demostrar que "van en serio" concretando cómo van a pasar de las palabras a los hechos que posibiliten una reducción real de gases de efecto invernadero y suficiente para prevenir los impactos ecológicos, sociales y económicos del cambio climático.
 
​Para saber si vamos por buen camino, en París se planteó crear hitos intermedios donde pararse a ver "cómo lo estamos haciendo". 2018 será un año importante para evaluar "cómo vamos". 

Reforzar la ambición en los próximos dos años es crucial para cerrar la brecha entre lo que ya se ha comprometido en términos de reducción de emisiones y lo que la ciencia dice que necesitamos hacer para reducir las emisiones para mantener el calentamiento por debajo de 1,5°C.

©: Bjorn Holland

El cambio climático está provocado por un incremento de la concentración de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la atmósfera, que ocasiona que un mayor porcentaje de los rayos del sol queden “atrapados” en la misma produciendo así una subida de temperatura a nivel global.

El problema no es nuevo, y el concepto "cambio cllimático" tampoco. Hace ya décadas los científicos advirtieron de este fenómeno.

El tiempo ha pasado y seguimos sin prestarle la atención que requiere. Seguimos produciendo mal, con un modelo que se basa en el consumo desmedido en las energías generadas a partir de combusitbles fósiles, limitados y altamente contaminantes. 

La Huella Ecológica de nuestro paso por la Tierra es ya muy profunda, como se ha visto en el último informe sobre los impactos de la humanidad en el Planeta: Informe Planeta Vivo 2016, de WWF. 

Todos podemos hacer algo

"Las grandes empresas contaminan, los gobiernos son cómplices, yo no puedo hacer nada para cambiar las cosas"...Todos lo hemos dicho alguna vez, pero es una verdad a medias. Elige actuar

Con el Acuerdo de París aprobado, la transformación hacia un futuro renovable ya está en marcha, pero necesitamos acelerar el paso. España puede y debe hacer más. Pide al gobierno un modelo 100% renovable y el fin del apoyo a los combustibles fósiles y contaminantes.

El calentamiento global tiene su epicentro en Ártico y el oso polar que habita en estas latitudes se ha convertido en un icono de las víctimas afectadas por la pérdida de hábitat debido al cambio climático.Su hogar se derrite. Ayúdanos a mejorar su vida y proteger su hábitat.

La producción de alimentos es responsable de buena parte de las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, gran parte de la comida acaba en la basura. Es una paradoja que tiene solución, empezando por la decisión diaria de qué entra en nuestras cocina.