WWF España - Ahorra energía y mejora el confort de tu hogar
Concuso #MiCasaEficiente / ©: WWF

Ahorra energía y mejora el confort de tu hogar

La rehabilitación energética de las viviendas y la producción de energía limpia, renovable y autóctona son dos elementos indispensables para que España consiga una mayor independencia energética. Es también el requisito para crear un nuevo campo de inversión y por tanto empleo de alta calidad y sostenible a largo plazo, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Así estaremos combatiendo el cambio climático y sentando las bases para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos contribuyendo hacía una sociedad más equitativa e inclusiva.

Por tanto, durante el 2013 y dentro del marco del proyecto “Mejora la energía de tu comunidad”, en colaboración con la Fundación Reale, WWF ha invitado expertos de diferentes áreas a formar un grupo de trabajo cuyo objetivo ha sido identificar las barreras que existen hoy en día y por las que no se impulsan el sector de la rehabilitación y el sector del autoconsumo en España. Juntos, las analizamos y propusimos soluciones al respecto “Grupo de trabajo sobre la rehabilitación y el autoconsumo (GT-REA)”. Llegamos a la conclusión de que una barrera importante por la que no se impulsa el sector de la rehabilitación es la falta de información de los ciudadanos al respecto. Por tanto, el grupo ha decidido a convocar una acción e informar los ciudadanos sobre los beneficios de la rehabilitación energética y del autoconsumo.

¿Cómo superar la pobreza energética?

Más de 12% de la población española no puede pagar la energía que necesita para mantener su vivienda en condiciones mínimas de confort. La rehabilitación energética es una necesidad social urgente.

La pobreza energética es la incapacidad de un hogar de satisfacer una cantidad mínima de servicios de la energía para sus necesidades básicas, como mantener la vivienda en unas condiciones de climatización adecuadas para la salud (18 a 20º C en invierno y 25º C en verano). España es el cuarto país dentro de la UE con mayor número de personas afectadas, por detrás de Italia, Reino Unido y Polonia

Como indica el estudio de la Asociación de Ciencias ambientales La tasa de hogares que destinan más del 10% de su renta a pagar la luz y el gas llega al 16,6% lo que supone unos 7 millones de personas. Simultáneamente un 9% de los hogares españoles no pueden mantener su vivienda a una temperatura adecuada.

Las causas del aumento de la pobreza energética en España, aparte de las malas condiciones en términos de eficiencia energética de los hogares, son la subida del precio de la energía (un 60% desde 2007), en combinación con una bajada de las rentas (un 8,5% desde 2007).

Para enfrentar la pobreza energética
, necesitamos por un lado el impulso del sector de la rehabilitación energética, pero con criterios sociales para que se puedan beneficiar las categorías sociales más vulnerables y por otro lado la instalación de energías renovables en régimen de autoconsumo para que los ciudadanos puedan generar y consumir su propia energía.

Rehabilitar para ahorrar

La rehabilitación energética de las viviendas puede lograr una reducción del consumo energético hasta un 80% y por tanto la disminución de la factura energética en torno a los mismos niveles. Esto se consigue, principalmente, a través de la instalación de aislamiento térmico (fachadas, cubiertas y suelos) y el cambio de las ventanas por otras más eficientes de doble cristal y rotura del puente térmico que puede reducir la demanda energética del edificio hasta un 50%.

Cuando el edificio está aislado podemos intervenir en las instalaciones de calefacción y refrigeración, aislando, o bien cambiando las calderas por otras más eficientes que puedan incluso utilizar energías renovables como combustible. Esta intervención puede llegar a ahorrarnos hasta un 20% del consumo energético. Finalmente se puede intervenir en los sistemas de producción de Agua Caliente Sanitaria, instalando sistemas que utilizan la energía solar, a través de paneles solares térmicos, aprovechando la energía térmica del sol para calentar el agua. Estos sistemas pueden llegar a ahorrarnos hasta un 10% del consumo energético de nuestra vivienda.

Además, se puede utilizar la energía solar o eólica (actualmente penalizadas por el proyecto ley del autoconsumo) para la producción de electricidad, algo que complementaría las demás medidas de ahorro energético, para llegar a crear edificios de consumo energético casi nulo e incluso edificios productores de energía.

Además, los usuarios del edificio pueden decidir cambiar sus equipos eléctricos y electrónicos por otros más eficientes, algo que supone un ahorro muy importante en la factura de la electricidad. Por ejemplo, cambiando un frigorífico de clase A por uno más eficiente de clase A+++, se puede conseguir un ahorro de hasta un 60%.

Según las estimaciones de WWF la factura energética de un hogar medio español (vivienda multifamiliar de 80m2), puede disminuir en torno a los 680€ anualmente.

Espacios sanos y libres de ruido

Mejorando la eficiencia energética de tu casa mejoras también tu confort acústico y la calidad del aire que respiras, evitando enfermedades asociadas a la contaminación acústica y la ventilación inadecuada.

La ausencia de aislamiento en la mayoría de los edificios de viviendas en España, aparte de las molestias que causa la falta de confort térmico tanto en el invierno como en el verano, permite también a los ruidos externos a penetrar dentro de las casas molestando sus usuarios e incluso generando problemas entre los vecinos. Los materiales aislantes y las ventanas con doble vidrio, no solo funcionan como aislantes térmicos, sino también como aislantes acústicos, disminuyendo las molestias causadas por los ruidos exteriores. En una vivienda aislada, la intensidad de los ruidos exteriores se puede reducir hasta un 90%, respecto a una vivienda sin ningún tipo de aislamiento.

Además del ruido, una vivienda antigua que carece de aislamiento puede tener varios problemas de calidad del aire interior. Las fachadas y cubiertas sin aislar están a muy bajas temperaturas en invierno, y el vapor de agua natural del ambiente interior se condensa en contacto con ellas.  Las condensaciones fomentan el desarrollo de moho dentro de las viviendas soltando en el aire compuestos orgánicos volátiles.

La humedad también causa en muchos casos la descomposición química de varios materiales conduciendo a la emisión de compuestos orgánicos. De todas formas, incluso en una casa aislada pueden aparecer condensaciones y deterioro del aire interior, por mala ventilación. Por tanto tenemos que tener siempre en mente la ventilación natural de nuestra vivienda, ya que es fundamental para nuestra salud. La organización Mundial de la Salud desde el 1982 ha reconocido como Síndrome del Edificio Enfermo (SEE) el conjunto de enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en espacios cerrados.

Presenta un conjunto de síntomas tales como, sequedad e irritación de las vías respiratorias, piel y ojos, dolor de cabeza, fatiga mental, resfriados persistentes e hipersensibilidades inespecíficas, sin que sus causas estén perfectamente definidas. Es característico que los síntomas desaparezcan al abandonar el edificio.


Rehabilitación energética / ©: WWF
Rehabilitación energética
© WWF

Que sea haga la luz, natural

La rehabilitación energética de tu casa mejora la entrada de la luz natural a través de las ventanas eficientes, optimizando así tu confort visual y tu bienestar y reduciendo tu factura eléctrica.

La iluminación natural en las viviendas es un factor muy importante por tres razones principalmente. Por la aportación de energía térmica y por tanto la reducción de la necesidad de calentar las casas con medios artificiales durante el invierno, por la creación de confort visual durante el día sin la necesidad de utilizar la iluminación artificial y por tanto sin la necesidad de utilizar energía eléctrica, y porque la luz natural es un elemento indispensable para nuestra salud biológica y psicológica. Por tanto la aportación de la luz natural está ya regulada dentro del código técnico de la edificación. Los proyectos de rehabilitación energética buscan también a optimizar la entrada de la luz natural en las viviendas a través de la implementación de medidas pasivas, tal como la mejora del control de la energía térmica del sol a través de la selección de vidrios con factores solares adecuados para cada caso, la instalación de voladizos, apantallamientos verticales, toldos u otras estructuras que prohíben la entrada de la luz directa durante el verano y por tanto previenen el sobrecalentamiento de los espacios interiores, mientras permiten la entrada de la luz natural para la iluminación durante el día. También, a través de las intervenciones de una rehabilitación energética se pueden instalar, en algunos casos, conductos solares que proporcionan luz natural a través de un sistema de tubos altamente reflectantes. Finalmente, en los estudios de una rehabilitación energética se define la cantidad de luz necesaria en cada habitación, ya que no todas las habitaciones tienen las mismas necesidades de aportación de luz, sea natural o artificial (p.ej. la cocina no tiene la misma necesidad con un estudio de trabajo etc.).

Rehabilitación energética / ©: WWF
Rehabilitación energética
© WWF

Las ayudas necesarias

Existen subvenciones hoy en día para la rehabilitación energética y la mejora de la accesibilidad de los edificios que pueden llegar hasta el 50% de la inversión total.

En este momento hay tres nuevas líneas de financiación de origen estatal.

1. La línea del Ministerio de Fomento para la mejora de la conservación, la accesibilidad y la eficiencia energética de los inmuebles que tienen una antigüedad anterior a 1981 y donde al menos el 70% de su superficie tiene uso residencial y es el domicilio habitual de sus propietarios o arrendatarios. Los beneficiarios de la ayuda son comunidades de propietarios, agrupaciones de comunidades o propietarios únicos de edificios de viviendas Esta subvención no puede superar el 35% del presupuesto de la obra (50% si además se mejora la accesibilidad del edificio) y en todo caso los 11.000€ por vivienda.

2. La línea de financiación, “LÍNEA IDAE”, que es un programa de ayudas a proyectos integrales de ahorro y eficiencia energética en edificios de viviendas que tiene dos tramos:
a. Ayudas públicas directas: Las actuaciones sobre la envolvente y las instalaciones térmicas de los edificios podrán obtener una ayuda de un 20% del coste de la actuación.
b. Préstamos reembolsables: en actuaciones que incorporen biomasa o geotermia se podrá financiar entre un 60 y un 100% de la actuación.

3. La Línea ICO con una dotación de 1.000M€ que tiene como objetivo atender las necesidades de financiación de particulares y comunidades de propietarios, para acometer proyectos de Rehabilitación o reforma de viviendas y edificios. Esta línea de financiación es de tipo fijo/variable (Euribor 6 meses) más diferencial:
• 2% para operaciones plazo inferior a 1 año, o
• 2,30% en plazo superior.

Además, recientemente se ha constituido el Fondo Nacional de Eficiencia Energética que tiene como objetivo recaudar fondos de distinta índole para la financiación de proyectos de rehabilitación energética y para la mejora de la eficiencia energética de los sectores de industria, transporte, servicios y del sector agrícola.


Proyecto piloto de rehabilitación / ©: WWF
Proyecto piloto de rehabilitación
© WWF