Espátulas, Doñana / ©: WWF

Doñana

WWF en Doñana: cuatro décadas de presencia y lucha por la conservación

El nacimiento de Doñana y su evolución se hallan íntimamente ligados a la historia de esta organización de conservación de la naturaleza. Más de cuatro décadas después de la creación del Parque Nacional  la belleza de este maravilloso enclave natural rivaliza con las amenazas que se ciernen sobre él.

INFORME 40 ANIVERSARIO

En los años sesenta, eran muchas las amenazas que ponían en peligro los valores naturales de Doñana. Entre ellas, los proyectos de plantación de miles de eucaliptos, la construcción de un gran centro turístico en Matalascañas o los planes de desecación y conversión en tierras agrícolas de las marismas.

La actualidad: Un parque nacional sitiado
Aquellos tiempos quedaron afortunadamente atr.as, pero hoy en día tres grandes amenazas cercan a Doñana. Desde el este, el dragado del Guadalquivir, desde el noroeste, la caótica situación de cultivos ilegales de fresa que aíslan el parque nacional y compiten con el humedal por el agua del acuífero. Por el sur, en la costa, la reciente ampliación de la refinería de la Rábida y el posible oleoducto Balboa a Extremadura implican incrementar hasta 200 los barcos petroleros que llegarían anualmente a la costa de Doñana, multiplicando por cuatro el riesgo de un accidente.
 

  • El Dragado del Guadalquivir


A pesar de obtener una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) positiva, las dudas y las lagunas de información científica en el documento llevaron en 2004 a la entonces Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, a reconocer carencias en el informe y en la Declaración de Impacto Ambiental, y a crear una Comisión Científica que debía valorar de nuevo el proyecto.

El nuevo estudio, realizado por el CSIC en 2010, y parcialmente financiado por la Consejería de Innovación de la Junta de Andalucía, ha sido avalado por expertos de diferentes universidades e instituciones españolas.

Estudio y dictamen apuntan en la misma dirección: la profundización del dragado tendría graves consecuencias sobre el ya maltrecho estuario del Guadalquivir, sobre Doñana y sobre la costa, por lo que en la situación actual no debería realizarse.

Más información sobre el Dragado del Guadalquivir

  • El grave problema de los cultivos ilegales

La zona noroeste de Doñana ha sufrido desde los años 80 una intensa transformación para el cultivo de la fresa. El resultado, más de 6.000 hectáreas de cultivos bajo plástico instalados sin planificación ni autorización. Un tercio están ubicados en zonas de monte público.

Por otro lado, los cerca de 1.000 pozos ilegales que riegan estos cultivos han llevado a que las marismas de Doñana reciban hoy tan sólo el 20% del agua que de forma natural les llegaba del acuífero.

La fauna amenazada, como el lince ibérico, se encuentra además con un importante efecto barrera causado por la pérdida de bosques, la destrucción y ocupación de arroyos y el asfaltado de infinidad de caminos rurales.

La situación podría mejorar notablemente si se acometiese el prometido ‘Plan de la Fresa’, que debe eliminar cultivos en las zonas más sensibles, fijar una superficie máxima de regadíos en la zona y controlar el uso del agua del acuífero de forma que no se comprometa el futuro de las marismas y arroyos de Doñana.

Más información sobre los cultivos ilegales

  • El oleoducto Balboa ya es historia

Durante siete años hemos trabajado cada día junto a otras organizaciones ecologistas para terminar con la refinería y el oleoducto Balboa, uno de los proyectos con mayor impacto ambiental que se han promovido en España en los últimos años.

Gracias a la oposición de miles de personas organizadas en la Plataforma Ciudadana Refinaría No y a organizaciones como WWF, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SeoBirdlife, Amigos de la Tierra, hoy este proyecto contaminante e insostenible ya es historia.

Para WWF, frenar la refinería y el oleoducto Balboa se había convertido en uno de sus principales objetivos:

-por su impacto seguro en las playas y los ecosistemas marinos de Doñana, -por su afección a la biodiversidad de Sierra Morena
-por el riesgo para los cursos de agua
-por su grave contribución al cambio climático
-por poner en grave riesgo la calidad de vida de todos los habitantes de Tierra de Barros (Badajoz).

Sabías que...

uso del agua / ©: WWF
UNESCO ha alertado de las amenazas que ponen en peligro el futuro de este espacio natural. Entre ellas, el uso ilegal del agua.

Hazte socio ahora

y ayúdanos conservar el Parque Nacional de Doñana.
 / ©: Jorge Sierra / WWF España
Cultivos ilegales en zona de monte público
© Jorge Sierra / WWF España
 / ©: WWF España
Mapa de las amenazas de Doñana
© WWF España

Mapa de las amenazas de Doñana


 / ©: Jorge Sierra / WWF España
Arroceros en Doñana
© Jorge Sierra / WWF España

La importancia de un espacio natural privilegiado

La historia de la conservación de uno de los humedales más importantes del mundo comenzó con la unión de personas de todas las nacionalidades.
Científicos y conservacionistas, como José Antonio Valverde, Luc Hoffman, Max Nicholson, Félix Rodríguez de la Fuente y Francisco Bernis, junto a propietarios de fincas, como Mauricio González-Bordón, se unieron para detener la destrucción de Doñana. Fruto de esta alianza y bajo el impulso de Valverde, en 1963 WWF Internacional compró 6.794 hectáreas que cedió para la creación de la Estación Biológica de Doñana (EBD). A principios de 1969, WWF España adquirió otras 3.200 ha y creó la Reserva del Guadiamar, de la cual aún es propietaria y que es gestionada por la Estación Biológica de Doñana, a través de un convenio de colaboración.

James Leape, Director General de WWF Internacional, señala que “Desde hace años, Doñana es un referente de conservación a escala mundial y un enclave paradigmático en el que WWF pone en práctica sus políticas en gestión de humedales, ríos y acuíferos”.

En la actualidad, Doñana es el humedal más importante de Europa,
debido a la riqueza de sus ecosistemas y a la gran biodiversidad que alberga. Cuenta con las últimas áreas costeras sin urbanizar del suroeste de España y valiosos fondos marinos, además de con uno de los pocos sistemas de dunas móviles de la Península Ibérica. Asimismo, es uno de los santuarios de aves más destacados de Europa, con más de 360 especies residentes y migratorias, y da cobijo a una de las dos últimas poblaciones de lince ibérico de España, una especie en grave peligro de extinción.

Cabe destacar que el Parque Nacional se ha convertido también en un notable motor para el desarrollo del entorno, siendo una fuente de empleo directo y soporte para actividades de turismo de naturaleza y tradicionales, como el marisqueo, la apicultura y la ganadería.

Además, cuarenta años después, se han conseguido avances significativos. Entre ellos, destacan la ampliación de la superficie protegida, así como la recuperación de importantes zonas de marisma y de algunas especies en peligro.

Sin embargo, las amenazas también se han multiplicado y nuevos problemas acechan al Parque Nacional. Por esta razón, WWF sigue trabajando en la búsqueda continua de soluciones. De hecho, esta ONG promueve la reordenación del espacio ocupado por el cultivo de fresa.

También lucha por conservar las poblaciones de especies únicas, como el lince o el águila imperial.
De igual modo, se opone a grandes proyectos de infraestructuras con un alto impacto ambiental, como la ampliación del Puerto de Sevilla y el dragado del Guadalquivir, o el oleoducto de la refinería Balboa. Dicho oleoducto atravesaría la comarca de Doñana y supondría el tránsito de unos 150 petroleros en una de las áreas marinas más interesantes de Europa.

Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España, afirma que “Proteger Doñana hoy significa respetar el Guadalquivir desde su nacimiento, controlar la agricultura intensiva que asfixia el Parque, descartar proyectos como el oleoducto Balboa y sus 150 petroleros, y prepararse para los efectos que tendrá el cambio climático sobre la marisma.”