/ ©: R. Moore /WWF

Anfibios

Una vida entre el agua y la tierra

El término anfibio procede del griego, “Amphibia”, “amphi” (ambos), “bio” (vida); es decir, ambas vidas o ambos medios. En estos vertebrados, las larvas habitan en las aguas dulces y tras sufrir metamorfosis y convertirse en adultos, generalmente llevan una vida semiterrestre. Los anfibios necesitan lugares húmedos para vivir y reproducirse.

Su papel ecológico es muy importante. No sólo transportan energía desde el medio acuático hacia el medio terrestre, además se alimentan de diversos tipos de insectos, controlando posibles plagas. Por último, sirven como bioindicadores de la calidad de las aguas.

También destaca su utilidad para la medicina, ya que algunas especies producen compuestos en sus secreciones cutáneas, para defenderse de virus, bacterias y hongos del medio, que pueden emplearse como antibióticos y otros medicamentos para el ser humano.

SABÍAS QUE..

Un 85% de los 100 anfibios más amenazados reciben ninguna o poca protección. Entre las diez especies más amenazadas del mundo (de todos los grupos) se encuentran tres anfibios.
 

El proyecto de WWF y Fundación Obra Social y Monte de Piedad de Madrid

WWF, en colaboración con la Fundación Obra Social y Monte Piedad de Madrid, ha puesto en marcha un proyecto conjunto para la conservación de las poblaciones de anfibios en el centro peninsular.

Las acciones no sólo se desarrollan sobre el terreno, sino que buscan la familiarización de la sociedad con un grupo de fauna que, por lo general, es muy desconocido. Las ranas, los sapos, los tritones y los gallipatos permanecen camuflados en charcas y arroyos y, a menudo, pasan desapercibidos a los ojos del hombre. Este proyecto pretende darlos a conocer, a ellos y al importante papel que cumplen en la naturaleza.

Durante la duración del proyecto se crean y restauran charcas con la participación de voluntarios, se colocan vallas que impidan el paso de los anfibios a las carreteras, para evitar atropellos o se crean refugios. 



También tendrán lugar reuniones de expertos, que ayuden a mejorar el conocimiento sobre este grupo de animales y el mejor modo de impedir su declive en el centro peninsular. Con las conclusiones se elaborará un documento técnico que sirva como manual de gestión de los anfibios en esta zona.

Asimismo, se realizarán acciones de sensibilización para voluntarios, formación para técnicos de las administraciones locales, para que pongan en marcha iniciativas para salvar a los anfibios o la publicación de una guía de anfibios ilustrada. 

Leptodactylus pentadactylus / ©: Roger Leguen / WWF
Leptodactylus pentadactylus
© Roger Leguen / WWF

El mundo de los anfibios, para niños

Construye una charca, aprende cómo pinchando aquí

Sal a campo a buscar renacuajos, conócelos todos aquí
 / ©: WWF España
Concurso Rana busca Charca
© WWF España

CONCURSO Rana busca Charca

Ayudas para la conservación de anfibios -
¿Tienes alguna idea para mejorar la vida de los anfibios en tu localidad?

Si quieres volver a escuchar el croar de las ranas, corre a tu ayuntamiento con una propuesta e invítales a participar.

Ya está abierta la convocatoria de inscripción .

Éntra y revisa el formulario de inscripción ¡Es sencillo y rápido!
 / ©: Fundación Biodiversidad
Fundación Biodiversidad
© Fundación Biodiversidad

Los anfibios te hablan ¡Escúchalos!

  •  / ©: Antonio Ojea www.ojeailustraciones.es
     Entra y escucha los cantos de ranas y sapos
  •  / ©: Chris Martin Bahr / WWF

    Su situación actual en el mundo

    Los anfibios son el grupo zoológico más amenazado del planeta, según la Lista roja de la UICN, que ha determinado que casi un tercio de las más de 6.000 especies de anfibios en el mundo están en peligro de extinción.

    El uso masivo de herbicidas, pesticidas y otras sustancia tóxicas, sumado a la cada vez mayor demanda de agua para el riego y el efecto del cambio climático, han hecho mella en estas especies.

    En España, los procesos de desertización que se producen en la Meseta norte comporta además la desaparición de medios acuáticos temporales y de pequeños arroyos.  

    Por otra parte, se han detectado enfermedades que afectan a los anfibios, como la enfermedad del hongo asesino (Batrachochytrium dendrobatidis), que debido a su rápida extensión han provocado la desaparición de algunas especies.