WWF España - Historias de Linces: Pétalo y Falbalá

Historias de Linces: Pétalo y Falbalá

Pétalo ha sido la prueba viviente de que los esfuerzos de conservación del lince en esta última década, han dado un gran resultado. En sus diez años de vida ha visto cómo sus congéneres pasaban de algo menos de un centenar, a más de 300 ejemplares. Falbalá, por su parte, es una hembra joven que acaba de alumbrar a dos pequeños cachorros, Jaleo y Júpiter, queremos seguir con ellos la extraordinaria aventura de su vida.


 / ©: LIFE LInce

Testigo directo

Pétalo (2002 - 2012)

10 años de conservación a través de la vida de un lince
Pétalo nos ha dejado. Después de 10 años de aventuras, el que fuera un cachorrito gordo y enorme, se había convertido en un anciano con muchas batallas y viajes a sus espaldas.

Pétalo ha sido el compañero durante más una década de todos los que trabajan en la conservación del lince. El grandullón nos ha dado muchas alegrías y también algunos sustos, como aquella mañana de otoño de 2008 en que aparecía gravemente herido después de una pelea.

La vida de este lince corrió siempre paralela a las nuevas medidas de conservación que los científicos iban poniendo a prueba. Pétalo ha sido un caso de estudio viviente.

Gracias a él hemos aprendido e incluso cambiado algunas de las ideas preconcebidas que existían sobre la especie. Él nos enseño por ejemplo que tal era así y que tal cual no era para nada así

Tras más de un siglo viendo como desaparecía la especie, la generación de Pétalo ha sido la primera que ha visto la esperanza volver al campo.

A lo largo de una década, los que Pétalo nos ha acompañado, el número de linces en libertad se ha triplicado y pronto sus descendientes podrán llamar su hogar a territorios en los que nadie ya recuerda su imagen.

Ahora esperamos que los próximos 10 años sean testigos de una expansión de la especie por todo nuestra grografía y que los linces puedan vivir seguros y confiados para siempre.

Conoce su historia año a año AQUÍ
 / ©: WWF
Pétalo en 2006
© WWF

Un lince histórico

En 2002 una bonita hembra llamada Lupe alumbraba a tres cachorros. En aquellos tiempos, dos machos dominantes, Rubí y Romero, se disputaban el territorio. Cualquiera de ellos dos pudo haber sido el padre.  

Fue la primera camada de tres cachorros que se detectaba y la primera vez que salieron adelante todas las crías de una misma hembra. Se les puso los nombres de las Supernenas: Pétalo, Cactus y Burbuja. Pétalo, sin embargo resulto ser un macho, y ¡menudo animal¡, cuando se le capturó más adelante pesaba16.5 kg (el más grande de los casi 300 que se han capturado durante todos estos años)

Conoce su historia año a año AQUÍ
 / ©: WWF

Vida de una familia