Áreas Marinas Protegidas

Delta del Ebro/ Paraísos Marinos / ©: WWF
Delta del Ebro/ Paraísos Marinos
© WWF

¿Qué son las AMP?

Según WWF, el 80% de las AMPs del mundo se limita a la simple denominación pero no están gestionadas como correspondería a estos espacios.

Las áreas marinas protegidas (AMP) son muy recientes si se comparan con las existentes en el medio terrestre, y especialmente tardía es la conciencia sobre la necesidad de establecer figuras de protección en nuestros océanos. Algunos países establecieron sus primeras AMP hace ya varias décadas y en 1997 existían cerca de 4000 AMP en más de 80 países, siendo la más extensa de todas ellas la Gran Barrera de Coral australiana.

Con las AMP se pretende proteger, conservar y restaurar especies, hábitats y procesos ecológicos que como resultado de diversas actividades humanas se han visto afectados. Del mismo modo, y actuando con cautela, pretenden prevenir la degradación futura y el daño a especies, hábitats y procesos ecológicos aún no estudiados o desconocidos.

Una vez  declarada un AMP, de poco o nada sirve tener un mapa de vivos colores delimitando su extensión si no existen planes de gestión que integren las premisas adecuadas para protegerla. Según hemos estimado en WWF el 80% de las AMPs del mundo no están bien gestionadas, limitando su protección meramente a su denominación.

Protección bajo un "abanico de nombres"

En España y en el mundo se utiliza una gran variedad de términos y definiciones para etiquetar las áreas marinas protegidas. Incluyendo las reservas marinas, reservas integrales de protección marina, zonas vedadas a la pesca (no-take zones), santuarios marinos, parques marinos, parques nacionales y naturales, parajes y reservas naturales y Lugares de Importancia Comunitarios.
WWF asume una definición de AMP como: Cualquier zona marina y costera definida bajo legislación para proteger sus ecosistemas, procesos ecológicos, hábitats y especies que pueden contribuir a la recuperación de los recursos sociales, económicos y culturales.

WWF y la protección de nuestros mares

Nuestra organización ha jugado un importante papel a nviel internacional en la creación de AMPs en otras partes del planeta, promoviendo la implicación de las poblaciones locales, científicos y gobernantes. En España también aspira a desempeñar un papel similar.
Conscientes de las amenazas cada vez más intensas que pesan sobre nuestros mares y su escasas protección, en el año 2002 y apoyados por la Fundación MAVA iniciamos la determinación de los puntos más importantes de diversidad biológica en el litoral y en alta mar y la identificación de aquellos espacios que por su singularidad deberían ser protegidos de manera integral.
Nuestros tesoros submarinos

El mar está lleno de tesoros, la mayoría desconocidos. Pocos saben que los corales no sólo se encuentran en los trópicos. En las zonas profundas de nuestros océanos podemos descubrir auténticos jardines de coral que nada tienen que envidiar a sus parientes tropicales. Estas bellas colonias tienen un crecimiento extremadamente lento, apenas unos milímetros al año, pero pueden formar arrecifes de miles de kilómetros. Por ejemplo, en el banco de Galicia o al norte de Gran Canaria podemos encontrar arrecifes vivos de estas características.

También en WWF  trabajamos con otros tesoros que no viven en el fondo. En el mar abierto  habitan depredadores (tiburones, cetáceos, túnidos...) que condicionan todo el ecosistema. Son los grandes migradores de los océanos y las víctimas de una pesca industrial que ha provocado, en la última mitad del siglo XX, una drástica reducción de las poblaciones de especies tan fundamentales para el mantenimiento del ecosistema como el pez espada, el atún, el bacalao o la merluza.