Pesca Sostenible

WWF promueve la pesca sostenible global y localmente

Los océanos son la última gran reserva de vida salvaje del planeta, la única frontera que le queda al ser humano y quizá la última oportunidad para demostrarse a sí mismo que es una especie racional.
Pero los datos no dejan lugar a dudas y nuestros océanos sufren una pérdida masiva de biodiversidad a una velocidad muy superior de la que están sufriendo los ecosistemas terrestres. En este proceso de degradación oceánica, la pesca juega un papel decisivo.

Si no cambian las cosas, un estudio publicado en la prestigiosa revista Science estima que el conjunto de las pesquerías mundiales se agotará antes del año 2048 . Según otros estudios recientes en la misma línea, el 90% de los grandes peces (atunes y tiburones) han desaparecido en el último siglo y cada año mueren 300.000 tortugas marinas y 250.000 cetáceos en artes de pesca.

Además de esta pérdida de biodiversidad, los mares se están quedando sin pesca, lo que amenaza gravemente el futuro de la industria pesquera. Así, en aguas comunitarias más del 80 % de los caladeros se encuentran agotados o sobreexplotados.

Por estas razones, WWF desarrolla uno de los principales Programas de Conservación Marina a nivel internacional, realizando un importante esfuerzo en la promoción de la pesca responsable.

WWF pretende, por un lado, influenciar las grandes políticas pesqueras nacionales e internacionales y, por otro, desarrollar proyectos de campo demostrativos que muestren que es posible, e imprescindible, desarrollar una pesca sostenible.

La base del trabajo de WWF en pesca sostenible es la Gestión Pesquera Basada en el Ecosistemas, que pretende alcanzar una explotación sostenible de los recursos pesqueros, a través de un equilibrio de entre las necesidades socio-económicas de las comunidades pesqueras y la conservación de los océanos.

Pesca de atún con almadraba / ©: WWF-Canon/ Jorge Bartolomé
Pesca de atún con almadraba
© WWF-Canon/ Jorge Bartolomé

Objetivos de WWF/Adena

- Mejorar la gestión pesquera, promoviendo planes de recuperación de especies sobre-explotadas, el ajuste de la flota a los recursos disponibles, la creación de reservas pesqueras y el uso positivo de los fondos públicos desde un punto de vista ambiental.

- Reducir el impacto sobre el medio marino de la actividad pesquera, estableciendo medidas de protección de ecosistemas sensibles como los arrecifes de corales de aguas frías, adoptando dispositivos y medidas técnicas para minimizar las capturas incidentales o luchando contra artes tan destructivas como las redes de deriva.

- Promover la obtención de productos pesqueros sostenibles, identificando pesquerías susceptibles de obtener la certificación MSC, colaborando con comercializadores y cadenas de distribución para que adopten políticas de adquisición de productos marinos sostenibles y difundiendo la certificación MSC entre consumidores y comercializadores.