Fondos Marinos

El fondo marino, más allá de la plataforma continental, supone cerca del 50% de la superficie terrestre. Pese al escaso conocimiento de estas zonas, sí existe un acuerdo científico sobre la alta biodiversidad de los ecosistemas de profundidad y su extrema fragilidad. Las montañas submarinas, los corales de aguas profundas, las fumarolas y otras zonas de alta biodiversidad albergan entre medio y cien millones de especies, en muchos casos raros y únicos.
 / ©: PJLG, Univ. de Sevilla
Fondos marinos
© PJLG, Univ. de Sevilla
  • El 98% de las especies que viven en los océanos están asociadas a los fondos marinos.
  • Las montañas submarinas dan cobijo a un alto número de especies (más de 850 especies se han descrito en el Mar de Coral y en el Mar de Tasmania; más de 2.000 se encontraron en las montañas de Nueva Caledonia, en el Océano Pacífico).
  • 2/3 de todas las especies coral conocidas viven en aguas profundas, frías y oscuras, algunos de ellos a más de 3.000 m de profundidad.
  • Algunos corales de profundidad tienen edades entre 5.000 y 8.500 años y han dado lugar a espectaculares estructuras que superan los 35 metros de altura.

Importancia de los fondos marinos

A pesar del gran desconocimiento científico de estos hábitats, el fondo marino es extremadamente importante. Cada expedición científica que explora sus fondos encuentra nuevas especies. En ocasiones, ecosistemas enteros son descubiertos, como las asociadas a emanaciones gaseosas y las infiltraciones frías. Aunque se estima que sólo un 1% del fondo oceánico ha sido explorado.

VALOR CIENTÍFICO

Las adaptaciones tan especializadas de los organismos de fondo no sólo son interesantes por el valor intrínseco del conocimiento, también el conocimiento de su bioquímica puede en un futuro, llevar al descubrimiento de nuevas medicinas u otros productos de utilidad para el hombre.

PESCA


Poco a poco, gracias a la mejora tecnológica de los buques pesqueros, los fondos oceánicos son diana de la pesca comercial, tanto en aguas nacionales como en internacionales. Por ejemplo, la merluza negra o bacalao de profundidad (Dissostichus eleginoides) vive en profundidades por debajo de los 2500 m. Su sabrosa carne ha subido su precio hasta los 48 € el kilo, ganándose el sobre nombre de “oro blanco” entre los pescadores. La sobrepesca ha mermado casi todas las pesquerías costeras y epipelágicas (dentro de la plataforma continental, hasta los 200 m.) y en la actualidad las grandes flotas apuntan a las grandes profundidades, ya que se estima que el 40% de los caladeros de pesca mundiales se sitúan a más de 200m. de profundidad. Más información
 / ©: WWF-Canon/ Erling Svensen
Corales de profundidad
© WWF-Canon/ Erling Svensen
  •  / ©: WWF/Adena