Comedero buitres, Montejo / ©: WWF

Refugio de Montejo

Historia del Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega

El Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega (Segovia) constituye uno de nuestros proyectos de conservación más emblemáticos y uno de los de mayor duración. No en vano, WWF gestiona este Refugio de Caza desde su constitución en noviembre de 1974, cuando firmó, a propuesta de Félix Rodríguez de la Fuente, entonces vicepresidente de WWF, un convenio con el pueblo de Montejo de la Vega. Poco después, el 13 de enero de 1975, el Refugio fue inaugurado. Se trata de la primera experiencia de Custodia del Territorio de España.

 

Con una superficie de 2100 hectáreas, este espacio protegido queda enclavado en las Hoces del río Riaza conjunto de barrancos y cañones excavados por el río Riaza en los páramos calizos del nordeste segoviano. En el extremo oriental de las Hoces y de forma análoga al Refugio de Montejo, la Confederación Hidrográfica del Duero creó el Refugio de Rapaces del Embalse de Linares del Arroyo, de 315 hectáreas.

Este enclave constituye uno de los mejores santuarios para las rapaces ibéricas y especialmente para el buitre leonado, que tiene en estas hoces una de las colonias más importantes de la península Ibérica, con alrededor de 1000 ejemplares (datos propios y censos de otoño organizados por el Fondo para el Refugio). Además de los buitres, aquí crían especies como el alimoche común, el águila real, el halcón peregrino, el búho real, el cernícalo vulgar o la aguililla calzada y la culebrera europea. Pero naturalmente, en la zona, no sólo viven aves rapaces, sino un largo listado de vertebrados que superan las 300 especies (según datos de Fidel José Fernandez y Fernández-Arroyo), entre las que destacan algunas tan raras o amenazadas, como la alondra de Dupont, el desmán del Pirineo o la nutria.

Todos estos animales encuentran cobijo en los diferentes ecosistemas presentes en la zona, cuya existencia se ve favorecida por la compleja orografía del terreno, que da lugar a un amplio abanico de microclimas. El bosque galería, los encinares y quejigares, el sabinar, los páramos y estepas, son algunos de los hábitats que podremos contemplar en esta zona, sin olvidar los de origen humano, como los cultivos o el Embalse de Linares del Arroyo.  (Más información sobre la fauna y flora de las Hoces del Riaza)

Todo esto ha valido para que esta zona sea merecedora de diferentes figuras de protección como la de Zona Especial de Protección Para las Aves (ZEPA), y que haya sido incluida en la propuesta de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) para la Red Natura 2000. Además, la zona ha sido declarada, por la Junta de Castilla y León, Parque Natural de las Hoces del Riaza en diciembre de 2004.

Desde el año 2002 al 2010 la OBRA SOCIAL DE CAJA MADRID ha patrocinado el proyecto de gestión del Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega.








Félix / ©: WWF
Félix
© WWF

Félix y el Refugio

Félix Rodríguez de la fuente fue el impulsor del Refugio. Durante muchos años este lugar fue el escenario de los famosos campamentos de verano del Club de los Linces, una inciativa prionera en la defensa de la naturaleza y cantera de muchos profesionales del conservacionismo español actual.