Proyecto Zitrus | WWF España

What would you like to search for?

Conoce el proyecto Zitrus

Cuando el Planeta encuentra a su media naranja

© AuxiLópez/WWF

España es el naranjal de Europa. Bajo el sol de Andalucía crece casi la mitad de esa cosecha nacional, sobre todo en el valle del Guadalquivir. Sin embargo, la expansión de los cultivos convencionales intensivos de cítricos y otros frutales ha aumentado la presión sobre un agua cada vez más escasa, con un elevado uso de agroquímicos que tiene graves efectos sobre la biodiversidad y la calidad del agua.

Desde WWF nos hemos embarcado en el desafío de darle la vuelta a este modelo convencional para cultivar naranjas y mandarinas de un modo más sostenible, para reducir gradualmente la huella ecológica e inspirar cada vez más a los consumidores a obtener productos más sostenibles. El resultado es el proyecto ZITRUS, una alianza de WWF con el supermercado alemán EDEKA, iniciado en 2015 con un productor andaluz (Iberhanse) y que actualmente cuenta con 15 fincas (14 de ellas en el valle del Guadalquivir y una en Huelva).

A bordo del proyecto ya hay quince productores con una superficie total de 1.132 hectáreas que cultivan naranjas y mandarinas llenas de vida, utilizando las mejores prácticas del campo a la mesa, cuidando a las especies que viven en los naranjales, el agua empleada en el riego y la fertilidad de la tierra. Gracias a estas medidas, las fincas de cítricos se han convertido en modelos de gestión ambiental, tal y como demandan los consumidores, y se ha minimizado su huella sobre el agua y los recursos naturales.

El resultado de este proyecto son unas naranjas y mandarinas con todo el sabor de la fruta cultivada con mimo y con respeto a la naturaleza. Cítricos que concentran el sabor de la fruta que nace de la tierra con el esfuerzo de agricultores y agricultoras respetando los recursos naturales.

© Zzitrusprojekt WWF

​Naranjas que no exprimen la Tierra

En relación al agua, el proyecto da una vuelta de tuerca al enfoque con el que se trabajaba en agricultura anteriormente. Las acciones van encaminadas a asegurar un uso legal del agua y conseguir un uso más responsable, trabajando tanto a nivel de finca como a nivel de cuenca. Gracias a ello, se riega por debajo de la dotación autorizada y se consigue un importante ahorro de agua, siendo en la última campaña de 1.446 millones de litros de agua en las fincas del proyecto.

Además, una de las fincas productoras del proyecto (Iberesparragal) ha sido la primera empresa europea en recibir la certificación AWS (Alianza para la Custodia del Agua), que implica una gestión racional y sostenible del agua más allá de la finca, con un enfoque de cuenca y coordinando acciones individuales y colectivas.

Cultivar naranjas, cosechar naturaleza

La vida ha regresado con fuerza a estas fincas: lo que eran monocultivos, ahora ya se integran ambientalmente. Animales tan esquivos y sensibles como la nutria o el chotacabras, un ave que cría en el suelo, tienen su hogar en ellas.Trabajamos sobre el terreno para recuperar la biodiversidad en las fincas y promover el control natural de plagas gracias a la fauna silvestre, aliados naturales de la agricultura que actúan como ‘plaguicidas’ naturales.

Conoce a nuestros aliados naturales de la agricultura.

En las fincas ZITRUS se fomenta el control biológico de plagas por conservación, convirtiéndose en fincas perfectas para más de 20 especies diferentes de mariquitas y otras especies diminutas.

Todas las fincas cuentan con corredores biológicos, se han plantado más de 2200 árboles y arbustos y se han colocado 47 posaderos y 28 cajas nido para aves rapaces, con más de un 30% de ocupación. Además, se han llegado a observar más de diez especies de aves rapaces de actividad diurna y nocturna. En cuanto a especies simbólicas, en algunas fincas se producen cítricos en equilibrio con especies como nutria, chotacabras o alcaudón, teniendo el proyecto protocolos específicos para su protección.

Cítricos llenos de vida

Fomentando la biodiversidad en las plantaciones de cítricos y respetando a los aliados naturales de la agricultura, como las mariquitas, se ha reducido hasta un 80% el uso de agroquímicos y se ha eliminado el uso de algunos tan tóxicos como el glifosato o el mancozeb.

Además, se han prohibido los pesticidas perjudiciales incluidos en la lista PAN (Pesticide Action Network), y se ha logrado disminuir la carga tóxica en las fincas, mediante el diseño e implementación de un Plan de Pesticidas donde se prioriza el control biológico y los tratamientos con productos que no son perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

ZITRUS, mucho más que naranjas

Un proyecto no puede ser sostenible sin la variable social, un valor que cumple Zitrus. El proyecto ha derribado el falso dilema de la sostenibilidad económica frente a la ambiental: se puede producir lo mismo, con igual o incluso mejor calidad, respetando la naturaleza. Añadido a ello, los productores han logrado reducir los costes de producción al limitar tratamientos, y usar de manera más responsable el agua. Además, se han creado 200 nuevos empleos en una planta manipuladora de naranjas, se ha creado un nuevo nicho de economía verde de técnicos, expertos y plagueros, y se impulsa la formación y capacitación de todos los integrantes del proyecto.

MÁS INFO SOBRE EL PROYECTO (PDF)
HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO