viñedos con valores | WWF España

What would you like to search for?

Un brindis por la tierra. Buenas prácticas agrícolas en la producción de vino

© Miguel Murcia / WWF

España es tierra de vinos. Estamos orgullosos del vino que producimos. Somos el primer país del mundo en superficie de viñedo, con más de un millón de hectáreas.

Pero lo que no todos saben es que tan sólo 96.591 hectáreas son de producción ecológica. Algo que conviertiría nuestro vino en doblemente bueno: bueno para el que lo saborea, bueno para el medio ambiente.

El papel del consumidor y el canal de distribución:

Es de suma importancia que los consumidores aprendan a valorar los productos de calidad que proceden de este tipo de explotaciones más respetuosas con el medio ambiente.

La labor de sensibilización e información a los consumidores, así como todo el trabajo que se puede desarrollar con los canales de distribución para acercar estos productos a un gran público (mercados, supermercados y grandes superficies) son estratégicos para preservar estas prácticas sostenibles.

El trabajo de WWF en el sector

Hay amenazas para esta actividad tradicional. Como en otros cultivos emblemáticos, el viñedo, tradicionamente de secano, se está transformando cada vez más hacia el regadío, con un elevado consumo de agua como resultado.

En WWF sabemos que preservar los recursos naturales (suelo, agua, biodiversidad) es clave para asegurar el futuro de la viticultura. Con esta premisa, salimos al campo para demostrar que el viñedo podía gestionarse de otra forma.

Nuestro campo de pruebas se ha extendido ya por varias Comunidades Autónomas: Canarias, Castilla la Mancha, Castilla León, Andalucía y la Comunidad Valenciana. El trabajo consiste en promover buenas prácticas agrícolas, en especial el ahorro de agua (para recuperar el buen estado de los acuíferos y humedales) y demostrar que cantidad y calidad, produciendo de una manera responsable ambientalmente, son una realidad. 

Descarga la "Guía de buenas prácticas en viñedos", con información detallada para una gestión sostenible de viñedos. La aplicación de estas prácticas no son sólo buenas para el suelo, sino también para el viticultor, al mejorar la calidad de las cosechas y disminuir los gastos de explotación. 

MANUAL DE BUENAS PRÁCTICAS
HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO