Tortugas marinas | WWF España

Seis de las siete especies de tortugas marinas que existen están amenazadas, tres de ellas de forma crítica

CONOCE LA ESPECIE

Las tortugas marinas desempeñan un papel fundamental en el mantenimiento de la salud de los océanos, especialmente de los lechos y praderas marinas y los arrecifes de coral, lo que beneficia a numerosas especies con valor comercial, como el camarón, la langosta y el atún.

Principales características 
  • Nombre científico: Cheloniidae / Dermochelyidae 
  • Miden entre 60 centímetros y 1,8 metros, según la especie, y pueden alcanzar los 900 kilos de peso. La tortuga laúd, la especie más grande de todas, puede alcanzar hasta 1,80 metros; mientras que la olivácea, la más pequeña, no supera los 70 centímetros.
  • Solo una de cada 1.000 tortugas que salen del huevo llega a la edad adulta. Depredadores como cangrejos, zorros y aves se alimentan de las crías a las que capturan durante su corta pero difícil travesía desde sus nidos en la playa al mar.
  • Los machos no abandonan el mar nunca y las hembras solo salen para depositar sus huevos en la arena durante la temporada de nidificación.
  • Las hembras de algunas especies vuelven a poner sus huevos en la misma playa en la que nacieron.
  • Los nidos de tortuga marina suelen tener alrededor de 150 huevos.
  • Su alimentación es muy variada: desde esponjas de mar, anémonas, medusas o algas hasta moluscos, cangrejos y otros crustáceos.

Hábitat

Pueden encontrarse tortugas marinas en todos los océanos, mares y costas con aguas templadas, cálidas y tropicales.

Crían en playas de arena bien conservadas y sin presión humana
. Según la época del año y su ciclo reproductivo están en unos u otros lugares (más cerca o lejos de la costa y en aguas más frías o más cálidas). La mayoría de las especies de tortugas pasan gran parte de sus vidas en aguas de la plataforma continental.

Cinco de las siete especies pueden encontrarse en distintos lugares, siempre y cuando sean aguas tropicales y subtropicales. Las dos especies restantes tienen áreas relativamente restrictivas: son la tortuga bastarda, que se encuentra principalmente en el Golfo de México y la tortuga franca oriental que habita alrededor del norte de Australia y el sur de Papúa Nueva Guinea.

Tortugas en aguas españolas: tortuga verde y tortuga boba (la más frecuente) 

También encontramos dos de las siete especies en España: la tortuga verde y la boba, y sólo esta última ha nidificado alguna vez en las costas españolas.

Nivel de amenaza

Al menos seis de las siete especies están amenazadas en mayor o menor medida. Las tortugas laúd, boba y olivácea están clasificadas como “vulnerable”, la tortuga verde está considera “En Peligro” y las tortugas carey y bastarda como “En Peligro Crítico”. No se tienen datos suficientes de la situación de la tortuga franca oriental.

Todas las especies están protegidas y su comercio está prohibido

Según la UICN*, seis de las siete especies de tortugas marinas que existen están amenazadas, tres de ellas de forma crítica. 

Sus poblaciones se estiman en 60.000 hembras reproductoras de tortuga boba, 34.000 de laúd, 203.000 verdes, 8.000 carey, 10.000 francas oriental, 1.000 bastardas y 800.000 oliváceas.

*La "Lista Roja de especies amenazadas", elaborada por la UICN (Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza), nos permite conocer el estado de la amenaza de las especies de animales y plantas en el mundo. 

Conoce a la familia de las tortugas marinas 

Existen 7 especies de tortugas marinas. Te las presentamos de mayor a menor tamaño:
  • tortuga laúd (Dermochelys coriacea);
  • tortuga boba (Caretta caretta);
  • tortuga verde (Chelonia mydas);
  • tortuga franca oriental (Natator depressus);
  • tortuga carey (Eretmochelys imbricata);
  • tortuga bastarda (Lepidochelys kempii) y
  • tortuga olivácea (Lepdochelys olivacea).

Ponles "cara" en la siguiente galeria de imágenes. 


Tortuga franca oriental: La hembra australiana sube la playa para anidar, dejando rastros de tractor detrás de ella.

Tortuga olivácea (Lepidochelys olivacea)

las tortugas confunden las bolsas de basura con medusas

El fotógrafo que tomó esta instantánea retiró la bolsa de plástico para evitar que la tortuga la comiera.

UNA ESPECIE AMENAZADA

Esta especie se enfrenta a una gran amenaza, de la que cada vez la sociedad está siendo más consciente: la basura que se acumula en el mar. Para 2050 puede haber más plásticos que peces en el mar. No podemos permitirlo. 

Contaminación y basuras:

  • Las tortugas confunden los restos de plásticos flotando con medusas y se ahogan cuando intentan comérselos.
  • Los restos de redes de pesca y determinados plásticos se pueden enredar también en las tortugas y hacer que se hundan o impedir que puedan nadar y alimentarse.
  • La basura de las playas puede atrapar a las crías e impide que alcancen el mar.
  • Los vertidos de aceite pueden envenenarlas.

 

 

Una segunda razón de su muerte, tiene que ver con la pesca "accidental": 

Las tortugas marinas necesitan subir a la superficie para respirar, pero si se quedan atrapadas en redes de pesca, pueden morir.  Son capturas accidentales, porque los pescadores no buscan tortugas, pero aun así suponen su mayor amenaza.

Comercio ilegal y consumo: 

Menos común, pero igualmente preocupante para una sociedad "civilizada", es que las tortugas sigan muriendo asesinadas para conseguir sus caparazones, su piel, sus huevos o su carne (la sopa de tortuga, por ejemplo, se consideraba un auténtico manjar).

El cambio climático: 

Está provocando el aumento del nivel del mar e incrementando el número y la intensidad de las tormentas. Todo ello daña las playas donde anidan las tortugas.

Además, son animales muy vulnerables al cambio climático: el sexo de las tortuguitas depende de la temperatura, y si las temperaturas son más altas de lo normal, nacen solamente hembras.

La destrucción de su hábitat: 

El desarrollo urbano en las cosas está destruyendo las zonas y playas de nidificación, haciendo imposible para las hembras depositar sus huevos. 

Enfermedades:

Entre estos animales se han observado muchos tipos de enfermedades, algunas de las cuales se cree que pueden estar causadas por la contaminación del mar, depredadores naturales y especies invasoras.

Las tortugas marinas pueden poner más de 150 huevos por cada puesta y poner varias veces en cada temporada para compensar la alta mortalidad que impide que la mayor parte de las tortugas marinas alcancen la madurez. El sutil balance entre las tortugas marinas y sus depredadores puede inclinarse en contra de la supervivencia cuando se introducen nuevos depredadores o cuando los depredadores naturales aumentan de número de forma repentina como resultado de la interferencia humana.

PROTEGIENDO LAS TORTUGAS MARINAS

Queremos reducir: 

  • La pérdida y degradación de los hábitats.
  • El impacto negativo de pesca accidental. 
  • El uso insostenible y el comercio ilega.l 

¿Cómo lo hacemos? 

  • Establecimiento y fortalecimiento de las áreas protegidas alrededor de las playas de nidificación.
  • Estamos trabajando para minimizar los impactos del cambio climático en la especie. Para ello, seguimos aprendiendo sobre la especie a través del seguimiento vía satélite y el radiomarcaje de ejemplares, a través de un emisor que se coloca en su caparazón. Así sabemos más sobre sus rutas de migración, hábitos alimenticios y amenazas y podemos mejorar la conservación de sus poblaciones. Un caso de trabajo en este sentido, lo realizamos en Kenia, en la Reserva Nacional Marítima Kiunga (uno de los lugares de anidación de tortugas marinas más importantes ya que las playas Kiunga son relativamente prístinas y aisladas). 
  • Además, el trabajo con pescadores para reducir el las capturas accidentales es estratégico para frenar una de las principales causas de la merma de esta especie. 
  • Aumentar la consciencia y promover el ecoturismo en zonas donde habitan tortugas marinas, de forma que las comunidades locales se involucren y se beneficien de protegerlas.
  • Promover los acuerdos regionales e internacionales para su conservación.
  • Detener el comercio ilegal de carne y huevos de tortuga a través de TRAFFIC, un organismo dedicado a  analizar las cifras y tendencias que se producen en este sangriento y lucrativo mercado. 

 

En 2014, un grupo de voluntarios de WWF rescataron una tortuga enredada entre plásticos en las costas de Chinijo (Canarias)

 

AYÚDANOS A LOGRARLO

Elige productos no dañinos para la especie

Puedes ayudar con tus hábitos de consumo:

  • Consume marisco certificado como sostenible y no consumas huevos o carne de tortuga.
  • Conoce lo que compras cuando viajas. Piensa dos veces y pregunta antes de comprar un recuerdo hecho de caparazón de tortuga.
  • Apoya el ecoturismo de tortugas marinas. Reserva un tour sostenible para ver tortugas, especialmente cuando beneficie a comunidades locales.
  • Disminuye el uso de plásticos

Colabora con WWF

Puedes hacerte socio de WWF colaborando con la cantidad y periodicidad que tú decidas. 

ADOPTA UNA TORTUGA MARINASi eres un enamorado de esta especie puedes hacer una adopción simbólica realizando una donación de 39€ en un único pago. 

Recibirás en tu domicilio (gastos de envío incluidos) un precioso peluche con información sobre la especie y su conservación y un certificado de adopción simbólica. Mucho más que un regalo para los más pequeños, un regalo para la naturaleza y para los niños del futuro, que podrán seguir conociendo esta especie fuera de los libros. . 

Los donativos y las cuotas de socios a favor de WWF, tienen una desgravación en la declaración de la renta del 50% (en los primeros 150 €) y el 27,5% en el resto.

HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO