What would you like to search for?

DI NO AL LAVADO VERDE DE LA ENERGÍA

Desde WWF hemos puesto en marcha una campaña de presión política para que los europarlamentarios voten no este mes de junio a este despropósito.

Lennys Rivera Photo
Lennys Rivera , experta en finanzas sostenibles en WWF España

Publicado el 8 de junio de 2022

La emergencia climática, la guerra de Ucrania y la subida vertiginosa del precio del gas dejan claro que debemos cambiar urgentemente a fuentes de energía limpias, baratas, abundantes y locales. Según la Comisión Europea, la UE debe invertir 350.000 millones de euros más al año en esta década para alcanzar sus objetivos climáticos en 2030 y esto va en contra de seguir apoyando las energías contaminantes.

¿Sabías que la Comisión Europea ha propuesto el ‘lavado verde’ del gas natural y la energía nuclear?

¡Tenemos que evitarlo!


Nos lo jugamos todo en las votaciones que se celebran en los comités de medio ambiente y económico y social del Parlamento Europeo el 14 de junio. Necesitamos que 353 diputados digan NO a este ‘lavado verde’ del gas y la nuclear y tú puedes ayudarnos a conseguirlo.

Si participas en la campaña ‘No al greenwashing del gas y la nuclear’, mandaremos tu mensaje a los diputados para que voten NO al acto delegado de la lista de actividades económicas sostenibles, es decir, les pediremos que  rechacen  la falsa Taxonomía propuesta que pretende poner al gas y a la nuclear la etiqueta verde.

 

El peligro es inminente

Este conjunto de reglas de finanzas sostenibles causaría un grave daño a la acción climática a nivel global y amenazaría el liderazgo ambiental de la Unión Europea por dicha etiqueta verde. Además, se corre el riesgo de que miles de millones de euros se desvíen de las energías renovables y otras tecnologías sostenibles para financiar los combustibles fósiles y la energía nuclear, empeorando la crisis climática, dañando el medio ambiente y amenazando con nuevas subidas de la factura energética.

De hecho, esto sería un contrasentido, en especial en países como España que se encuentran entre los 10 países más atractivos para invertir en energías renovables de acuerdo al Índice de Atractivo de País para hacer inversiones en Energía Renovable (RECAI) de EY publicado en mayo.

Y todo esto puede ocurrir a pesar de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero del gas natural y de los residuos radiactivos producidos por la energía nuclear.

No podemos seguir apoyando las energías contaminantes

La emergencia climática, la guerra de Ucrania y la subida vertiginosa del precio del gas dejan claro que debemos cambiar urgentemente a fuentes de energía limpias, baratas, abundantes y locales. Según la Comisión Europea, la UE debe invertir 350.000 millones de euros más al año en esta década para alcanzar sus objetivos climáticos en 2030 y esto va en contra de seguir apoyando las energías contaminantes. 

Podemos resumir en cinco las principales razones por las que el Parlamento Europeo debe rechazar la inclusión del gas y la nuclear en la Taxonomía.

  1. En primer lugar, se corre el riesgo de aumentar la dependencia de la UE de las importaciones de combustible ruso;
  2. no resolverá el problema de los altos precios de la energía y el Banco Central Europeo ha constatado que los precios del gas se multiplicaron por seis en 2021 y el gas es un factor clave de la crisis de inflación;
  3. el Parlamento Europeo ha sido excluido de este debate, pero ahora se le pide que apruebe el acuerdo entre la Comisión y el Consejo;
  4. los inversores y los bancos han criticado la taxonomía por ser contraproducente ya que se necesita información fiable sobre el impacto ambiental de las actividades que consideran financiar;
  5. y en quinto lugar destacamos que etiquetar el gas y la nuclear como verdes contradice el propio Reglamento de Taxonomía que requiere estar basado en la ciencia y no causar daño significativo a otros objetivos medioambientales. 

Además, el acto delegado de la taxonomía no es una herramienta de planificación energética sino de clasificación de inversiones sostenibles.

El sinsentido de etiquetar como verdes el gas y la nuclear

Quienes pretenden impulsar este acto delegado para etiquetar de verde la construcción de nuevos gasoductos o de terminales de GNL o incluso la construcción de nuevas centrales nucleares están pasando por alto que el acto delegado no incluye infraestructura de transporte de gas. Solo contempla nuevas plantas de gas que sustituyen centrales eléctricas de carbón en países que han fijado una fecha de eliminación del carbón, y la construcción de nuevas centrales de energía nuclear en aquellos países que cuenten con un plan para tener instalaciones operativas para el almacenamiento definitivo de los residuos altamente radiactivos para 2050.  

Igualmente es un sinsentido en países como España con sobrecapacidad instalada de ciclos combinados y donde se ha iniciado un proceso de cierre de centrales de carbón y de sustitución por energía renovable, o donde no existe un plan para dar una solución definitiva al depósito de los residuos radiactivos, más aún cuando ninguna comunidad quiere ser un cementerio de desechos tan peligrosos.

Este acto delegado debe ser rechazado porque no se basa en la ciencia, sino en promesas.  La Comisión ha propuesto que las centrales nucleares obtengan la etiqueta verde si disponen de un plan de almacenamiento definitivo de residuos a 2050, cuando hasta ahora ningún país ha logrado construir tales instalaciones, a pesar de siete décadas de explotación comercial de la energía nuclear.

La Comisión también ha propuesto  que las nuevas centrales de gas se consideren verdes a partir de 2023 si se comprometen a cambiar a gases renovables para 2035.

No podemos permitir que las promesas -en lugar de la ciencia- se impongan como criterio en la taxonomía de finanzas sostenibles.

ENVIA UN EMAIL AHORA A LOS EUROPARLAMENTARIOS

¿Nos ayudas a parar este sinsentido? Lo único que te pedimos es que nos ayudes enviando un email a los europarlamentarios de España en Europa para que voten NO a la taxonomía que permita que la energía nuclear y el gas natural sean etiquetadas como energías verdes.

HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO