What would you like to search for?

Nuestro trabajo: Garantizar el agua del futuro

España se seca: la Península Ibérica es la región europea que sufrirá una mayor desertificación

COLABORA CON WWF
© José Luis Regalado WWF

Agua: Sequías

La imagen de una España atrapada en la sequía se ha vuelto cada vez más habitual. Las previsiones climáticas apuntan a olas de calor y sequías más intensas y con mayor frecuencia, que harán cada vez más difícil garantizar suficiente agua, incluso para las personas. 

Las perspectivas empeoran aún más si tenemos en cuenta que con el cambio climático los periodos secos serán cada vez más largos e intensos. El Centro de Estudios Hidrográficos del CEDEX (2017) estima que los recursos hídricos disponibles en las diferentes cuencas hidrográficas se reducirán entre un 3% y un 7% de aquí a 2040 y un estudio de WWF (Water Risk Filter) traslada una imagen de la Europa de 2050 donde el 17% de la población europea corre un alto riesgo de escasez hídrica. ​España, junto con Grecia, serán uno de los países que tendrán el mayor riesgo de sufrir estrés hídrico. Sevilla, Granada, Córdoba y Murcia sufrirán el mayor riesgo de escasez de Europa. 


 

La sobreexplotación de acuíferos, el crecimiento insostenible del regadío, el abandono de tierra y la degradación del suelo son la cara oculta de las sequías y la desertificación. Veámoslo en detalle. 

Analizamos las causas de la desertificación de España: ¿Qué hay detrás de la sequía? ¿Solo la falta de lluvia? 

Que no llueve y que los embalses están en mínimos es algo evidente y preocupante. Sin embargo, la sequía no solo se produce por el cambio climático y la falta de precipitación y altas temperaturas que trae consigo. Te vamos a explicar qué hay detrás del agotamiento de los recursos hídricos en España. 

La cara oculta de las sequías:

Rafa Séiz, experto del programa de aguas de WWF España. 

El regadío intensivo, el gran consumidor de agua en España 

En España, el 80% del agua se destina al riego de cultivos. Por ejemplificarlo en volumen: se estima que los cultivos de regadío consumen 100 veces más agua de lo que necesitan los 3 millones de habitantes de Madrid en un año. 

Uno de los ejemplos más graves de este "robo del agua" es el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, epicentro del saqueo de agua en España. Tras décadas sobreexplotando su acuífero y degradando Daimiel, este humedal se ha convertido en un claro ejemplo de cómo el desierto avanza en la Península Ibérica. 

A pesar de que un 75% de nuestro territorio está en peligro de sufrir desertificación, España ha apostado por un modelo de gestión del agua que prioriza los grandes consumos agrícolas. El regadío para la agricultura es el gran consumidor de agua en España. como ya hemos dicho, se bebe el 80% de este recurso de nuestras cuencas, y según los datos oficiales, la superficie de regadio no ha dejado de crecer en las últimas décadas.

Además, en aquellas zonas donde no existe agua disponible en ríos y embalses, se hace uso del agua subterráneaponiendo en peligro las reservas de agua del futuro. Como consecuencia, el 25% de los acuíferos están gravemente sobreexplotados.

Todo ello hace que España sea el país con mayor sobreexplotación de agua de Europa. Por no hablar del agua que se consume de forma ilegal: se estima que existe más de medio millón de pozos ilegales en España.

Por otro lado, hay una preocupante opacidad desde la Administración Pública sobre cuánta agua se gasta, quién la usa y qué derechos han sido concedidos.
 

¿Y en el futuro? España está en riesgo de desertificación. 

Además de la mayor escasez de agua, los incendios forestales están arrasando cientos de miles de hectáreas cada año en nuestro país. Estamos antes suelos degradados y esta  erosión deja 9 millones de hectáreas ya catalogadas como zonas con un riesgo alto o muy alto de desertificación, principalmente en el tercio sur y los dos archipiélagos.

Necesitamos tu colaboración: 

Olas de calor y sequías históricas nos empujan a una crisis hídrica sin precedentes, potenciada por el robo del agua por parte de la agricultura intensiva e industrial en nuestro territorio.
Firma para exigir al Gobierno y a las Comunidades Autónomas un giro en su política agrícola y del agua:


 

Te explicamos en detalle en qué consiste esta mala gestión del agua 

La mala gestión pública del agua

Pese a todo lo expuesto y lo alarmante de la sequía que sufrimos en la Península, las políticas actuales van en la dirección contraria a lo que sería razonable. Los planes hidrológicos vigentes prevén que la demanda de agua para uso agrario crezca.

Por poner un ejemplo de esta mala gestión del agua por parte de las administraciones, durante la gran sequía de 2017, la peor durante los últimos 20 años, se aprobó el Real Decreto 10/2017, de 9 de junio de 2017, que permitió las exenciones al pago del agua y la compra-venta de derechos entre usuarios a cambio de compensaciones económicas. abriendo la posibilidad de un mercado negro o que se pagara por recursos hídricos que no existen.

¿Cuáles son las soluciones? Si queremos agua, deberemos: 

  1. Avanzar en la recuperación de costes de los servicios del agua que requiere la Directiva Marco del Agua. Tenemos que establecer una política de precios del agua que reduzca la presión e incentive el uso eficiente de los recursos hídricos y asegure la contribución de los distintos usuarios a la mejora de los ecosistemas acuáticos de acuerdo con el principio de “quien contamina, paga”.

  2. Revisar los indicadores de sequía para mejorar la prevención. Hay que seguir avanzando en la mejora del sistema de indicadores de sequía de los actuales Planes Especiales de Sequía para que nos permitan prever las sequías excepcionales con suficiente antelación, diagnosticar sus consecuencias y realizar un seguimiento adecuado de estos eventos extremos.

  3. Adaptar las demandas a los recursos hídricos realmente disponibles. Tenemos que gestionar las sequías antes de que éstas tengan lugar, a través de la adaptación de las necesidades a los recursos disponibles. Esta gestión estratégica debe limitar y reducir las demandas para reducir la exposición al riesgo de la población y los sectores productivo ante un periodo de sequía.

  4. Utilizar fuentes alternativas de recursos hídricos en períodos críticos de sequía. La capacidad de desalación de agua marina es una alternativa viable cuando los recursos hídricos convencionales son escasos o no están disponibles. Otra fuente alternativa es la reutilización de las aguas depuradas, de modo que se reduzca la presión sobre las cuencas y la necesidad de regular las aguas. 

  5. Apoyar la cultura del ahorro del agua en España. La sociedad tiene que dar un giro a su relación con el agua, promoviendo un uso más sostenible de los recursos hídricos, especialmente por parte de los sectores productivos que más consumen (en España mayoritariamente los usos agrícolas). 

  6. ​Dotar de un presupuesto definido y de medidas concretas para los próximos ocho años a la Estrategia Nacional de Lucha contra la Desertificación. 

  7. Integrar los objetivos, medidas y recomendaciones de la Estrategia de Lucha contra la Desertificación en España en otros planes relevantes para abordar este problema. Como el caso de las ayudas vinculadas a las Política Agraria Común, los Programas de Medidas aprobados en los Planes Hidrológicos de demarcación para el ciclo 2021-2027 o los fondos Next Generation. 

  8. Impulsar una Ley de Protección de los Suelos para evitar su continua erosión y degradación.

¿Qué puedes hacer tú?

Firma para exigir al Gobierno y a las Comunidades Autónomas un giro en su política agrícola y del agua:

ACTÚA AHORA
© Juan Carlos del Olmo / WWF
Contenido relacionado: sequías
Actualidad e informes
Daimiel seco
El nuevo reglamento del Dominio Público Hidráulico no pondrá freno a la sobreexplotación y a la contaminación del agua

Ante los problemas que evidencia la actual sequía y el cambio climático, pedimos una mejor gestión del agua promoviendo un uso más sostenible de los ...

26 Aug 2022
water risk filter 2020
España será uno de los países europeos con mayor riesgo de sufrir estrés hídrico en menos de 30 años si no se toman medidas

Este nuevo análisis estima que en 2050 tres cuartas partes de la población y el PIB de España podrían enfrentarse a un riesgo alto por la falta de ...

17 Aug 2022
Portada Informe Impacto cambio climático sobre la Península Ibérica
Informe sobre los efectos del cambio climático en la Península Ibérica

La España de 2050 será mucho más cálida y seca, y habrá zonas de la Península que vivirán bajo estrés hídrico. La Península se enfrenta a un panorama ...

17 Jun 2021
HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO