Proyecto LiveWell | WWF España

What would you like to search for?

© WWF

Si todo el mundo viviese como un europeo, necesitaríamos el equivalente a 2,8 planetas

La dieta occidental agota los recursos rápidamente. Si todo el mundo viviese como un europeo, necesitaríamos el equivalente a 2,8 planetas. Estamos devorando los recursos del planeta a gran velocidad. Además, cada vez somos más, con lo que a este ritmo los recursos se agotarán incluso más rápido. 

Vivimos en una paradoja en la producción alimentaria: más de 2000 millones de personas sufren sobrepeso y 821 millones sufren desnutrición en el mundo. 

Las dietas occidentales son ricas en carnes y grasas y exceden con creces las 2.500 calorías recomendadas al día. Comer en exceso o inadecuadamente es negativo para nuestra salud y, de manera directa e indirecta, es causante de contaminación del suelo, el agua y el aire.  

El concepto de la huella de carbono en la comida.

La producción distribución y consumo industrializado de alimentos es responsable de una parte importante de las emisiones de gases de efecto invernadero que están provocando el cambio climático. Y es uno de las mayores responsables de la pérdida de biodiversidad y destrucción de ecosistemas, como los bosques tropicales. 

En la UE, casi un tercio de las emisiones están relacionadas con la alimentación. No somos conscientes del impacto que tiene lo que comemos sobre el medio ambiente. No es lo mismo comer un kilo de cerdo que uno de patatas en cuanto a las emisiones de CO2 que ha generado su producción, tampoco en el agua empleada.


EVITAR EL DESPERDICIO DE COMIDA:

Y en última instancia, encontramos el desperdicio de comida. ¿Cuánto de lo que producimos va a la basura? Los hogares de la UE tiramos el 30% de los alimentos: son 179 kg por persona al año. España es el séptimo país de la UE que más alimentos desperdicia.

Revertir esta preocupante tendencia está en nuestras manos. Cambiar algunos hábitos alimentarios es un modo sencillo de reducir nuestro impacto sobre el medio ambiente y, al mismo tiempo, tener una vida más saludable. 

Llevar una dieta sostenible es tener en cuenta el impacto que nuestra alimentación tiene sobre el Planeta buscándo fórmulas de alimentación que respeten el medio ambiente. Estas pautas de alimentación están reconocidas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

LiveWell, fue un proyecto LIFE+ de la Unión Europea, desarrollado por WWF y Friends of Europe, que ha servido para promover la adopción de hábitos alimentarios más saludables entre los europeos, que nos ayudasen además a cuidar del planeta. 

El proyecto ha promovido el debate sobre el impacto ambiental de nuestra alimentación, y fomentado una dieta más sana, sostenible y baja en carbono entre los europeos.

Se desarrollaron iniciativas piloto en tres países: España, Francia y Suecia. 

Sabemos que las dietas son diferentes según la cultura y por eso se escogieron países piloto muy diversos para mostrar que estos principios son universales y para conseguir recomendaciones que reflejen las costumbres locales y cómo deberían cambiar para ser más saludables para el medio ambiente. (Accede a los resultados de España)

La conclusión es que no siempre son necesarios cambios muy grandes para conseguir un beneficio importante para el medio ambiente. Por ejemplo, el estudio concluyó que si Francia adoptara los principos del LiveWell ahorraría un 11% del gasto en comida.

​Quiero hacer algo


En este video te explicamos, en menos de un minuto, qué puedes hacer para mantener una dieta más sostenible para el planeta. ¡Buen provecho!
 
HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO