tráfico de especies | WWF España

What would you like to search for?

Acabemos con el sangriento negocio de la extinción de la vida salvaje

FIRMA CONTRA EL TRÁFICO
© Brent Stirton / Getty Images / WWF-UK

Un negocio sangriento que mueve millones

El tráfico de animales y plantas es un crimen que enriquece a unos pocos y destruye la riqueza natural de todos. Las cifras son abrumadoras. Alrededor de 100 tigres, 30.000 elefantes y más de 1.000 rinocerontes son asesinados cada año para traficar con sus huesos, piel, colmillos y cuernos. 

Un negocio sangriento que mueve miles de millones de euros, equiparable por volumen de negocio al tráfico de drogas y el de armas. Además, muchos de los criminales implicados en drogas o armas, lo están en el de fauna y flora. Un negocio rentable y cuyo riesgo "compensa" a los traficantes al estar menos perseguido y penado que las drogas o las armas.

El tráfico de animales y plantas también daña a las personas

Además de ser un drama para la naturaleza, al esquilmar los recursos y empujar a miles de especies hacia la extinción, también lo es para las comunidades locales de los países de origen de estos productos ilegales, llegando a poner en peligro su desarrollo social y económico. Afecta a la salud de las personas y a la seguridad nacional, ante la crueldad y corrupción que envuelven estas prácticas, y que en muchos casos ayudan a financiar el terrorismo. 

España es puerta de entrada a Europa del tráfico de especies

España tiene un relevante papel como importador y exportador de flora y fauna silvestre al resto de Europa y del mundo. Así lo evidencia el informe de WWF "El negocio de la extinción" sobre el tráfico de especies en España. Nuestro país no es ajeno a esta actividad delictiva al ser "la puerta de entrada" a Europa, por su proximidad con otros continentes donde se encuentran los países de origen de las especies "robadas", especialmente África y Latinoamérica

A través de los grandes puertos como Algeciras, Valencia y Canarias llegan a nuestro país miles de animales y plantas víctimas del tráfico de especies. Por ejemplo, entre 2005 y 2014, se incautaron en nuestro país 13.838 animales vivos.

descargar el informe

WWF, TRAFFIC y CITES

En los años 70 nace el Convenio Internacional CITES, del que WWF fue impulsor y a cuyas cumbres acudimos siempre que se producen para velar por los derechos de los animales. 

Suscrito por 183 países para regular el comercio de especies amenazadas de fauna y flora silvestre. Incluye una lista de 5.000 especies de animales y 30.000 de plantas cuyo comercio está reglamentado (prohibido o regulado). Según este convenio, 630 especies animales y 301 plantas tienen totalmente prohibido su comercio. 

Además, desde WWF para luchar contra este delito creamos TRAFFIC. Un organismo internacional dedicado a analizar las cifras y tendencias que se producen en este sangriento y lucrativo mercado del tráfico de especies. 

La dimensión de este crimen organizado nos ha llevado a poner en marcha esta iniciativa basada en estos 4 pilares: 

Una historia detrás de esta durísima imagen

La hembra de esta pareja de rinoceronte negro africano sobrevivió a un brutal ataque de furtivos que con una motosierra cortaron el cuerno de este hermoso ejemplar buscando su marfil. En el mercado negro se pueden pagar 60.000 dólares por un cuerno de rinoceronte, al que se atribuyen propiedades curativas y afrodisíacas. 

Afortunadamente esta historia tuvo final feliz y sobrevivió al ataque y está protegida y vigilada por guardas (rangers) y por el que ahora es su nuevo compañero, el macho de la fotografía.

Los rinocerontes no son las únicas especies icónicas de la naturaleza salvaje amenazadas por este crimen. Tigres, pangolinesrinocerontes, elefantes, leopardos de las nieves, gorila de montaña, león y jaguares.

HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO