Conectividad y adaptación al cambio climático | WWF España

Las especies huyen de las altas temperaturas

Como tendencia general, especialmente en nuestra región mediterránea, los ecosistemas avanzan sin pausa hacia un estado más seco y árido, circunstancia que compromete la biodiversidad.

En este contexto climático, la tendencia general en España apunta a un importante empobrecimiento y relocalización de la biodiversidad, que se desplazaría desde sur peninsular en búsqueda de zonas más elevadas, tanto en altitud como en latitud, más favorables climáticamente. Son los exiliados climáticos.

Ya es posible observar muchos de estos cambios:

© Pixabay

Migraciones en busca de mejores temperaturas: la mariposa Apolo.


Las especies terrestres también están modificando su comportamiento debido al cambio climático. Aves, anfibios e insectos ya están experimentando cambios en procesos tan fundamentales como la migración y la puesta y eclosión de los huevos por el aumento de las temperaturas.

En la imagen vemos una mariposa Apolo, habitual en la Sierra de Madrid. Se viene observando cómo se ha desplazado a más altura en busca de temperaturas más bajas. 

© WWF


Acidificación del agua: blanqueamiento y muerte de los corales

A los desplazamientos de muchas especies marinas hacia zonas más septentrionales debido al deshielo se suma la concentración de CO2 en el mar, que provoca que el agua sea más ácida y afecte al coral y a los moluscos, debilitando sus estructuras calcáreas o impidiendo su formación.

En la imagen se puede ver el blanqueamiento de los corales, síntoma claro de los impactos del calentamiento global en el océano.

Morsas luchan por su supervivencia en Alaska y Rusia.

La desaparición del hielo en regiones de Rusia y Alaska ha provocado que las morsas tengan que cambiar sus hábitos de verano. Lo normal es que permanezcan sobre plataformas de hielo, donde les resulta fácil acceder a alimento, sin embargo, al desaparecer el hielo, en los últimos años se las ve amontonadas en las orillas de las playas.

Tenemos que ayudar a las especies en su viaje por la supervivencia

¿Cómo? Creando espacios naturales bien conectados

La importancia de alcanzar la conectividad del paisaje está reconocida por diferentes organismos y acuerdos internacionales.

Por ejemplo, el IPCC (Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) destaca la necesidad de establecer redes de conectividad como medida de adaptación al cambio climático.

A escala europea, el artículo 10 de la Directiva Hábitat hace referencia a la necesidad de mejorar la “coherencia ecológica” para la Red Natura 2000 con el fin de alcanzar y mantener un estado de conservación favorable. Para promover la conectividad ecológica en Europea, la Comisión Europea ha adoptado una estrategia destinada a fomentar la utilización de infraestructuras verdes, entre las que se encuentran los corredores ecológicos.

¿Qué pasa en España?

En España, este desplazamiento estará fuertemente condicionado por la alta fragmentación de los usos del suelo y la falta de conectividad ecológica.

En España partimos de una buena base como para alcanzar la conectividad, ya que un 28% de nuestra superficie terrestre y un 8,5% de la marina está protegida por la Directiva Hábitat. Sin embargo, es necesario conseguir la continuidad ecológica de estos espacios a través de la definición, conservación y restauración de una red de corredores que abarque todo el territorio. 

En este informe de conclusiones sobre como desde WWF España entendemos debería enfocarse el trabajo de CONECTIVIDAD

© WWF
Hemos desarrollado un mapa dónde podrás ver cómo, según las previsiones científicas, van a cambiar fauna y flora en nuestro país. 

A lo largo de este siglo, se prevén importantes cambios, desplazamientos y reducciones en la distribución de muchas especies de flora y fauna ibéricas debido a los efectos del cambio climático.

Con esta aplicación, podrás visualizar las áreas donde se podrán encontrar las especies en el futuro según las previsiones. 

 

 
HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO