What would you like to search for?

Portada Informe Impacto cambio climático sobre la Península Ibérica

Informe sobre los efectos del cambio climático en la Península Ibérica

La España de 2050 será mucho más cálida y seca, y habrá zonas de la Península que vivirán bajo estrés hídrico. La Península se enfrenta a un panorama incierto por el cambio climático, con proyecciones de menor agua disponible y aumento de las demandas.

El desierto avanza sobre la Península Ibérica 

Esta región será una de las más afectadas de Europa por el aumento de periodos de sequías más intensas y un aumento de la temperatura significativo. Los modelos climáticos predicen desafíos y cambios extremos aún mayores que harán cada vez más difícil garantizar suficiente agua. 

El 75% de nuestro territorio está en peligro de sufrir desertificación por una combinación de lluvias más irregulares, un aumento significativo de la temperatura y un maltrato a nuestros suelos y bosques. El cambio climático está afectando a los recursos hídricos y a los ecosistemas de la Península Ibérica y se prevé que haya un empeoramiento parar 2050, si no hay un cambio estratégico en la gestión del agua. 

Ya estamos viendo y padeciendo las consecuencias del cambio climático en España; las precipitaciones son cada vez más irregulares, los periodos de sequía más intensos y cada año batimos récords de temperaturas medias. Si seguimos haciendo un uso inadecuado del suelo y de los embalses, la Península Ibérica se parecerá cada vez más a un desierto. 

Un futuro con menos agua 

Diversos estudios científicos prevén una reducción de las precipitaciones, especialmente en las cuencas atlánticas, la cuenca del río Guadalquivir y el sur peninsular, unido a un aumento constante de temperaturas medidas de hasta 2 grados más para el año 2040. Este escenario proyecta un futuro con menos agua que tendrá severos impactos, entre ellos para la economía agrícola de ambos países. Se espera que las sequías más intensas y el aumento de la temperatura, generen una mayor demanda de riego, poniendo en mayor peligro los ríos, los humedales y los acuíferos de la Península. 

Por otro lado, el informe apunta a una reducción de la generación de energía hidroeléctrica, al tiempo que la subida de las temperaturas prevé un incremento de la demanda eléctrica durante los meses veraniegos. Pero, además, afectará a la ya crítica situación de la biodiversidad acuática: el 52% de las especies de agua dulce de la Península están clasificadas como en peligro crítico de extinción, en peligro de extinción o vulnerables, según los criterios de la UICN. 
 

Pedimos un cambio en la gestión del agua

Ante ello, pedimos un cambio en el manejo del agua que fomente un uso racional del agua en los dos países, a través de una gestión compartida y coordinada de los ríos y acuíferos ibéricos, una política de precios que desincentive el malgasto y un enfoque preventivo de las inundaciones y sequías en el marco de los planes hidrológicos de cuenca.   

En los próximos años tenemos que asumir este cambio en la política del agua y apostar por soluciones basadas en la naturaleza  para proteger nuestros recursos hídricos y a la biodiversidad que albergan nuestros ríos ibéricos. Estos son fundamentales para afrontar los retos del cambio climático, garantizar nuestros recursos hídricos y alcanzar los  objetivos de la Estrategia para la Biodiversidad  2030 de la Comisión Europea.
Apoya nuestro trabajo
 

Leer la publicación

Efectos del Cambio Climático en la Península Ibérica

Ayúdanos a difundir este mensaje