Cambio Climático y soluciones | WWF España

What would you like to search for?

Emergencia climática: La mayor amenaza a la que se enfrenta la humanidad

AYÚDANOS CON TU FIRMA
© David_Fernández / WWF España

La ciencia es clara: no podemos permitirnos un aumento de la temperatura media global de más de 1,5ºC

¿Qué pasaría si superamos el límite de 1,5ºC? 

  • El nivel del mar podría subir más de un metro a finales de este siglo, lo que haría desaparecer estados enteros y desplazando a millones de personas.
  • En 2050 podría haber 1.000 millones de refugiados climáticos según la ONU.
  • El 30% de las especies podrían desaparecer al no poder adaptarse a los impactos del cambio climático.
  • El aumento de la acidez del mar provocado por el cambio climático afectará a grandes poblaciones de peces y hasta el 90% de los arrecifes de coral podrían desaparecer.
  • El incremento de los periodos de sequía amenaza los ríos y los cultivos en todo el mundo.
  • El 74% del suelo de la península ibérica está en proceso de desertización y la tendencia seguirá aumentado.
  • La crisis climática afectará a nuestra salud, aumentando el riesgo de alergias y enfermedades tropicales provocadas por especies invasoras.

Si continuamos quemando combustibles fósiles a este ritmo, pronto traspasaremos el punto de no retorno. Cuanto más tardemos en afrontar la reducción de emisiones, mayores serán los daños y más costosas las soluciones necesarias en el futuro. A pesar de ello, muchos estados  siguen ignorando las evidencias de la ciencia y sus compromisos de reducción de emisiones siguen siendo totalmente  insuficientes.

Acción climática ya

Las altas temperaturas son sólo el principio

Las altas temperaturas son sólo el principio, es el síntoma más palpable del cambio climático, pero existen muchos otros que no se aprecian a simple vista aunque son igual de dañinos: los ríos se secan, las playas desaparecen y los campos de cultivo ya no soportan las elevadas temperaturas y la falta de agua. A la vez, el aire está contaminado, las ciudades se resienten, y algunas de ellas viven bajo la amenaza de quedar sumergidas con la subida del nivel del mar. Suena alarmante pero lo cierto es que la realidad ya está demostrando que el cambio climático es real y estamos escribiendo juntos el futuro de la Tierra. 

En la actualidad son los más pobres los que más sufren al no disponer de los recursos necesarios para prever sus duros golpes, como son construcciones resistentes, reservas de alimento o dinero para actuar con rápidez una vez el desastre ha pasado. Sin embargo, el cambio climático es una amenaza que no distingue entre animales, plantas o humanos, ricos o pobres, es un problema que nos afecta y nos compete a todos.

Las sociedades modernas se basan en un modelo de combustibles fósiles que emiten gases de efecto invernadero a la atmósfera.

El cambio climático está provocado por un incremento de la concentración de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la atmósfera, que ocasiona que un mayor porcentaje de los rayos del sol queden atrapados en la misma, produciendo así una subida de temperatura a escala global.

El problema no es nuevo, y el concepto cambio climático tampoco. Hace ya décadas los científicos advirtieron de este fenómeno. El tiempo pasa y se empieza a prestarle la atención que requiere. Sin embargo, todavía se produce mal y con un modelo que se basa en el consumo desmedido en las energías generadas a partir de combusitbles fósiles, limitados y altamente contaminantes. 

La Huella Ecológica producida por el ser humano es muy profunda, como se ha visto en nuestro último informe sobre los impactos de la humanidad en el Planeta: Informe Planeta Vivo. En el gráfico, extraído de este informe IPV, vemos cómo, con independencia del nivel de ingresos, todos los países están siguiendo un patrón de desarrollo similar: caracterizado por la transición de las economías agrarias (basadas en la biomasa) a las industrializadas (basadas en los combustibles fósiles).

Según el estudio, los países con más Huella Ecológica total son China, EEUU e India, mientras que los que tienen una Huella Ecológica superior per cápita son Luxemburgo, Australia y EEUU. España ocupa el puesto 22 del ranking mundial de la Huella Ecológica. 

HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO