La mayoría de la población de Sierra Morena quiere al lobo en sus montes y está dispuesta a colaborar en su conservación | WWF España

La mayoría de la población de Sierra Morena quiere al lobo en sus montes y está dispuesta a colaborar en su conservación

Publicado el
27 julio 2018
Más de un 80% de la población residente en el área de la Sierra Morena cordobesa y jiennense están dispuestos a colaborar en las actividades integradas en el Proyecto LIFE “El Lobo en Andalucía: cambiando actitudes”.

Además, un 56% de los habitantes de las localidades más cercanas al hábitat de este animal manifiesta su total acuerdo con la existencia de planes de conservación del mismo, un porcentaje que se eleva hasta el 69,9% en las capitales cordobesa y jiennense, más sensibles a su significación cultural y valor cinegético. 

Los resultados obtenidos permiten afirmar también que existe en ambas áreas un amplio consenso en una actitud positiva hacia el lobo, entendiendo como tales aquellas en las que los individuos mostraban su acuerdo con la preservación de la especie y con la limitación de todos aquellos comportamientos que pudieran ponerla en peligro (más del 70% se muestra totalmente en desacuerdo con la extinción del lobo). La existencia de posturas reticentes hacia el lobo y a la puesta en marcha de medidas de conservación son muy minoritarias, situándose en torno al 13,7%, y se concentran en las localidades próximas al hábitat de la especie, indicándose que es sobre ese sustrato de población sobre el que se debe incidir en labores de concienciación.

Que el lobo es un valor como parte de la naturaleza y debe protegerse es una postura generalizada. Así, respecto a los programas de conservación, la mayor parte de la población se muestra claramente a favor de los mismos. Un 80% de los encuestados considera que deben ser los expertos y biólogos los que organicen y lideren las actuaciones para la conservación del lobo, con la colaboración de la Administración Pública (en torno al 75 % creen que debería tener “bastante” o “mucha” influencia) y de los habitantes de los territorios con presencia del lobo (un 72,6% considera muy relevante que se les consulte su opinión), estimándose un mayor peso en la toma de decisiones del sector ganadero que del colectivo de cazadores.

Planes de Conservación del lobo

El informe refleja la percepción general de que la presencia del lobo se está reduciendo en Sierra Morena en los últimos años (un 70% de los encuestados así lo considera), destacando la utilidad del lobo como especie natural que ha de protegerse por el mero hecho de serlo (el 63,9% en las capitales así lo cree), resaltando su labor para eliminar las piezas de caza enfermas (contribuyendo a evitar epidemias) y su interés cultural y científico.

Tanto los cazadores los como ganaderos entrevistados reconocen las bondades naturales y culturales de la especie, y no son muy destacadas las opiniones que consideran sus intereses frontalmente en conflicto con la supervivencia del lobo, pero sí que desconfían en mayor medida que el resto de los planes de conservación y reintroducción. En cuanto al sector turístico, los datos muestran que percibe la potencialidad del lobo para atraer visitantes y su importancia como recurso cultural.

Frente a sólo un 19,2% de individuos en los municipios de Sierra Morena que considera que no debe llevarse a cabo ningún tipo de actuación en pos de la conservación del lobo, el resto de las acciones son mayoritariamente apoyadas en las dos áreas de estudio. En las ciudades, las dos más mencionadas son la concienciación (de la que se es menos partidario en los municipios) y las ayudas a ganaderos. Por su parte, en las localidades de Sierra Morena, parece optarse en mayor medida por la creación de zonas protegidas y, de nuevo, por el apoyo económico a ganaderos.

El análisis sociodemográfico de la muestra permite observar por ejemplo cómo las mujeres sostienen una actitud ligeramente más positiva hacia el lobo que el hombre, mientras que son los más jóvenes quienes se muestran más proclives a las políticas de conservación y sensibles al valor de la especie. Se puede deducir que el perfil más receptivo hacia el lobo y su conservación sería el de un hombre residente en la ciudad, menor de 35 años y con estudios secundarios o universitarios.

El proyecto LIFE: “El lobo en Andalucía: cambiando actitudes”

El proyecto está poniendo en marcha un conjunto de acciones que pretenden modificar la percepción negativa de la especie; determinar acciones que permitan la convivencia del lobo con las actividades que se desarrollan en el ámbito rural; sensibilizar a la población rural sobre los problemas de conservación del lobo trabajando por un cambio de mentalidad hacia una actitud más favorable con este animal, y mejorar la información y el conocimiento que la población rural de Sierra Morena tiene sobre el lobo, especialmente entre los colectivos cinegético y ganadero, recuperando su imagen para la cultura local y el valor añadido que puede tener el lobo para la economía rural.

El lobo ibérico (Canis lupus signatus) es una especie amparada por la legislación nacional e internacional, que se encuentra protegida desde los años ochenta en Andalucía. Ha ido desapareciendo a lo largo del siglo XX, quedando relegado a zonas concretas de las provincias de Córdoba y Jaén, en la zona centro oriental de Sierra Morena. No se puede entender la desaparición de una especie en una sociedad avanzada, como la nuestra, en una Europa donde la política ambiental es uno de sus principales pilares.
 

Comentarios

blog comments powered by Disqus