What would you like to search for?

NOTICIAS

La inversión en desarrollo rural sostenible es el mejor escudo contra los Grandes Incendios Forestales

Las primeras estimaciones cifran en más de 30.000 hectáreas calcinadas en el incendio de la Sierra de La Culebra (Zamora).

El incendio de la Sierra de la Culebra ya se ha convertido en el más grave del siglo XXI

El fuego que desde el pasado miércoles ha devorado la zamorana Sierra de la Culebra ha arrasado más de 30.000 hectáreas, lo que lo convierte en el Gran Incendio Forestal (GIF) más grave de lo que llevamos de siglo. Este incendio ha afectado a una superficie de 30.800 hectáreas, según estimaciones de la Junta de Castilla y León, de un espacio natural muy valioso en nuestro país. 

Afortunadamente, el incendio ya se encuentra estabilizadopero ha dejado una dramática huella sobre quienes viven en el territorio y las consecuencias ambientales que ha podido tener sobre este espacio natural, morada del lobo ibérico, son todavía imprevisibles.

El escenario de cambio climático y el abandono del medio rural hacen que estos incendios sean cada vez más numerosos e impactantes en España y el Mediterráneo. Por lo tanto, es necesario invertir en desarrollo rural sostenible sería el mejor escudo contra los incendios forestales. No hay que olvidar que la Sierra de la Culebra es Reserva Regional de Caza y Reserva de la Biosfera, paraíso del lobo ibérico. Aunque es pronto todavía para saber las repercusiones ambientales, se prevén gravísimas consecuencias por la importancia ecológica de esta zona

La única medida eficaz es invertir en desarrollo rural sostenible y en transformar el territorio hacia paisajes más resistentes al fuego

Este incendio ha superado todo lo esperado, pero es la demostración del tipo de incendios que van a amenazar a nuestro país y al Mediterráneo a partir de ahora. 

Entre las causas que hay tras este Gran Incendio Forestal (GIF) está el profundo abandono del medio rural español y las políticas nefastas que ni fijan población ni generan empleo ni facilitan el desarrollo de actividades económicas sostenibles, como la ganadería extensiva o la gestión forestal responsable.

Además, este incendio se ha desatado en medio de una ola de calor sin precedentes, por producirse a mediados de junio, con unas condiciones meteorológicas extremas. Estos días se han alcanzado los 40 grados de temperatura, se ha experimentado una sequedad excepcional, vientos que superaron los 40 km/h y tormentas secas. Condiciones que han propiciado que el fuego se encontrase fuera de capacidad de extinción, pero que cada vez serán más frecuentes a causa del cambio climático. No hay que olvidar que, en este contexto, y a pesar de la profesionalidad de los dispositivos de extinción, el fuego es imparable y pone en serio riesgo la vida de las personas que viven en el entorno y de aquellos que trabajan en su extinción. Una población rural que ve aún más mermadas sus posibilidades de continuar viviendo en y del medio rural tras los incendios.

En este escenario, la única medida eficaz es invertir en desarrollo rural sostenible y en transformar el territorio hacia paisajes más resistentes al fuego. Y ¡es urgente!. Incendios va a seguir habiendo, pero debemos lograr que no produzcan estos daños ambientales y sociales extremos con altísimos costes económicos. Y por supuesto, tomarse en serio el cambio climático, políticas serias que lo combatan y responsabilidad para mantener los operativos al 100 % durante todo el año, apoyando en las tareas de prevención. 

Aunque aún no ha comenzado la supuesta temporada de alto riesgo de incendio, España se ha visto seriamente amenazada por las llamas en la última semana: Cataluña y Navarra han sufrido también incendios graves y simultáneos que han forzado el desalojo de varios municipios y cuya situación aún no está controlada.

Ante ello, nos preguntamos: ¿qué más tiene que pasar para que pongamos la prevención y la gestión del territorio en primer plano?

Firma contra los incendios forestales

Firma para pedirle a la Ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que apruebe una Estrategia Estatal de Gestión Integral de Incendios que ponga la prevención en primer plano y que la dote de los recursos necesarios para su aplicación

 

FIRMA AHORA
Ayúdanos a difundir este mensaje